El blog de 道


Daehaeng Kun Sunim
09/01/2017, 7:13 am
Filed under: Vides | Etiquetas: , , , ,

Llegué hasta Daehaeng gracias a un texto del forero culoplano en forobudismo.

Ese texto que ya no está, pero hablaba de “morir tres veces”. Más tarde lo he encontrado en otros lugares y voy a publicarlo también aquí.

Recientemente descubrí que el título de ese fragmento no es “Morir tres veces” sino que es el capítulo “La iluminación” que aparece en su libro “Ningún río que cruzar”.

Me atrajo notablemente la sencilla y modesta forma de explicar un camino espiritual que era profundo (mucho, mucho más allá del Despertar) y que a todos los efectos me parecía cierto y genuino como pocos, por razones que no vienen al caso.

Huía de las palabras complicadas y giros lingüísticos paradójicos tan de moda en zen y que suelen ocultar notables carencias en experiencia real (pura imitación de Dogen), e iba directa a la experiencia y su camino, dejando claro que hablaba de algo de sobras conocido para ella y no de teorías, o peor, simple berborrea mística.

Hay que “saber” mucho y de verdad, para poder explicar de forma sencilla lo más profundo.

Solo más tarde leí sobre su vida. Por ella vamos a empezar, por la vida de la monja seon coreana Daehaeng Kun Sunim.


Daehaeng Kun Sunim (대행, 大行; 1927-2012)

Nacida en Seúl, de familia de origen militar y acomodada, su padre se opuso a la invasión japonesa de Corea. Cuando ella tenía 5 años tuvieron que abandonarlo todo y huir pues iban a  ser detenidos por ello. Entonces pasaron a vivir en las montañas, en una choza de lo más humilde y a pasar penurias.

En ese choza la relación con su padre se agría y ella acaba durmiendo sola y al raso a menudo (con solo 7 años).

Se dice que se obsesiona con la razón de tanto sufrimiento y despertó con solo ocho años, fue ordenada monja en 1.948 (a los 21 años) a la vez que también recibía la trasmisión del Dharma al ser considerada “ya realizada”.

Siguió viviendo como una vagabunda en las montañas unos años, vestida con harapos y comiendo lo que se le ofrecía. Más tarde diría que no perseguía ascetismo alguno, simplemente estaba más interesada en profundizar en su naturaleza que en cualquier otra cosa.

En 1.959 se asienta en una ermita en las montañas de Chiak. Tras residir en diversas ermitas establecerá un centro en Anyang 1n 1.972 donde enseña hasta su muerte en 2.012.

Se dice en la fuente de este artículo:

Ella no enfatizó períodos fijos de meditación sentada, ni animó al estudio sistemático de koans. Quería que la gente se acostumbrara a escuchar su interior y descubrir lo que necesitaban hacer en cada momento para iluminar sus propios corazones, contrariamente a quedar atrapados en las formas fijas de otros o de las tradiciones.

Fuente.



Diálogos con Gary Weber (V)
11/04/2016, 7:18 am
Filed under: Enllaços | Etiquetas: , , , , , , ,

Penúltima entrada.



Diálogos con Gary Weber (III)
28/03/2016, 8:18 am
Filed under: Enllaços | Etiquetas: , , , , ,

Otra entrega.



La muerte del 16º Karmapa, Rangjung Rigpe Dorje (y IV)
29/12/2015, 9:39 am
Filed under: Vides | Etiquetas: , , , , , ,

Su ritmo cardíaco y la presión arterial se mantuvieron durante unos cinco minutos, entonces se agotó. Parecía que se dio cuenta de que no era viable, que su cuerpo no podía soportar más, y él se fue, murió.

Trungpa Rinpoche llegó al hospital poco después de eso, sin saber si Su Santidad estaba vivo o no. Así que tuve que decirle que había muerto. Y eso fue todo. Esas fueron sus remontadas, que fueron muy notables.

Incluso en la muerte, Su Santidad no dejó de sorprender al establecimiento médico occidental. Cuarenta y ocho horas después de su muerte, su pecho estaba caliente justo encima de su corazón. Esto fue lo que sucedió.

Situ Rinpoche (uno de los tulkus más jóvenes) me llevó a la habitación donde Su Santidad estaba reposando. Primero tuve que lavarme las manos por completo y poner una máscara. Y Situ Rinpoche entró y puso un tejido sobre su boca, como si incluso la respiración pudiera perturbar el samadhi de Su Santidad. Tomó mi mano, y la puso en el centro del pecho de Su Santidad y luego me hizo atender, y se sentía caliente.

Y es curioso, porque como me había lavado mis manos en agua fría, mi mente médica occidental dijo ‘Bueno, mis manos todavía deben estar un poco frías’. Así que me calenté las manos en alto, y luego le dije a Situ Rinpoche, ‘¿Puedo tocar su pecho una vez más?’ Me dijo: ‘Sí,’ bajó la bata de Su Santidad y puso mi mano en el pecho de nuevo. Mis manos estaban calientes en este momento, y su pecho estaba más caliente que mi mano. Para comprobarlo, moví mi mano a ambos lados de su pecho, y estaban fríos. Y entonces toque de nuevo en el medio, y estaba caliente.

También pellizqué su piel, y aún era flexible y completamente normal. Hay que saber que aunque hay alguna variación, sin duda después de treinta y seis horas, la piel es como pasta. Y al cabo de cuarenta y ocho horas, su piel era exactamente como la tuya y la mía. Era como si no estuviera muerto. Pellizqué su piel y volvió a su lugar. La turgencia era completamente normal.

Poco después de irnos de la habitación, el cirujano también salió y dijo: ‘Está caliente. Está caliente.’ Y entonces todo el personal de enfermería iba diciendo, ‘¿Es que todavía caliente?’. Después de todo lo que había pasado, simplemente lo aceptaron. Por mucho que todo lo que sucedía iba en contra de su formación médica, sus creencias culturales y su educación religiosa, en este punto no tenían problemas para simplemente aceptar lo que estaba ocurriendo realmente.

Esto estaba, por supuesto, muy en consonancia con la experiencia tradicional tibetana, la gente realizada como Su Santidad, después de que su respiración y el corazón han dejado de funcionar (la disolución externa), permanece en un estado de profunda meditación por algún tiempo (la ‘luminosidad base’ que sigue a la disolución interna) con el rigor mortis ausente durante ese período.

Una cosa que debo mencionar es la cualidad de la habitación en la que estaba reposando. El tulku dijo: ‘Su Santidad está en samadhi’ (es decir, descansando en el Dharmakaya de la luminosidad base). Lo que la gente sentía en esa habitación parecía depender de sus diferentes niveles de percepción.

Le pregunté Trungpa Rinpoche al respecto. Dijo que cuando entró en la habitación, era como si el vacío hubiera absorbido todos los obstáculos mentales. No hubo charla mental. Estuvo absolutamente en calma. Todo era crudamente simple y directo. Dijo que era por lo que estaba tan concentrado, que no había espacio para cualquier tipo de obstáculo en absoluto. Y dijo que era absolutamente magnífico.

Mi experiencia no fue así. Para mí, el aire era escaso y había una tranquilidad que era inquietante de alguna manera. No había ninguna familiaridad, ni ruido de fondo. Era como estar en otro reino, uno que era absolutamente inmóvil y vasto. Estaba solo el cuerpo de Su Santidad en el centro de la habitación, envuelto en su túnica de brocado, y se sentía como si no quisieras ni respirar. Esa fue mi experiencia. Sentías como si cualquier cosa que hicieras perturbaría esa quietud. Mis acciones me gritaban. Quiero decir que toda mi grosería y vulgaridad simplemente me gritaba.

Sentía como si en cada movimiento que hacía hacia su cuerpo, estaba cortando algo de espesor para pasar a través. Y que todo lo que hacía era torpe. Y desde un punto de vista normal, no lo era. Estaba caminando. Pero había un aire de calma, una toma de conciencia en esa habitación que era insoportable. Entendí lo que Trungpa Rinpoche quería decir con el vacío, porque se sentía así.

Después de tres días, el samadhi de Su Santidad todavía continuaba. Fue interesante, porque los médicos y las enfermeras estaban tan preocupados como el tulkus más jóvenes en que dejáramos su cuerpo allí y no lo moviéramos hasta que su samadhi terminara. Esto era inusual, porque normalmente cuando alguien muere, el personal del hospital quiere deshacerse del cuerpo lo más rápido posible. Esa es la forma en que lo hacemos en Occidente.

Después de tres días, el samadhi terminó. Se notaba porque Su Santidad ya no estaba caliente, y el rigor mortis finalmente llegó. Y también el ambiente en la sala cambió, volviéndose más normal…

– Reginald A. Ray’s, 1981, entrevista al Dr. Mitchell Levy

Fuente en inglés (ampliada)


 

Epílogo:

Hay una cosa que es importante que entienda. Si se me necesita aquí para enseñar a los seres sintientes, si todavía hay trabajo que hacer aquí, entonces no habrá enfermedad que sea jamás capaz de vencerme. Y si no se me necesita más para enseñar a los seres sintientes, entonces aunque pueda atarme, no permaneceré en este planeta.

– Rangjung Rigpe Dorje al Dr. Mitchell Levy unos años antes

 



La muerte del 16º Karmapa, Rangjung Rigpe Dorje (III)
27/12/2015, 9:35 am
Filed under: Vides | Etiquetas: , , , , , ,

Entonces, el día después de eso, entró en lo que llamamos fallas respiratorias, que era que sus pulmones no funcionaban porque estaban totalmente llenos con neumonía. En este punto, estaba claro que si no se le intubaba, iba a dejar de respirar. Lo hicimos, y lo prolongamos durante treinta y seis horas.

Temprano en el día en que murió realmente, vimos que su pantalla había cambiado. Los impulsos eléctricos a través de su corazón se habían modificado de una manera que indicaba que estaba empezando a fallar. Y por lo que sabía, los cirujanos sabían que era algo inminente. Pero no dijimos nada a los Rimpochés.

Entonces, su corazón se detuvo durante unos diez segundos. Le resucitamos, tenía algo de problemas con su presión arterial, se la devolvimos, y luego estuvo estable durante unos veinticinco minutos, treinta minutos, pero parecía que tendría un ataque al corazón. Entonces su presión sanguínea bajó hasta tocar fondo. No pudimos conseguir recuperarlo en absoluto con la medicación. Seguimos trabajando, dándole medicación, y entonces su corazón se detuvo de nuevo.

Y así, tuvimos que empezar a masajear su pecho y en ese momento, yo sabía que era el momento. Porque podía ver su corazón parado muriendo delante de mi en el monitor. Pero sentíamos que teníamos que demostrar nuestra minuciosidad en todo lo que pudimos, para tranquilizar a los Rimpochés. Así que me quedé con la reanimación durante casi cuarenta y cinco minutos, mucho más de lo que normalmente habría hecho.

Por último, le di dos amplificadores de epinefrina intra-cardiaca y adrenalina y no hubo respuesta. Calcio. No hubo respuesta. Así que paré y este fue el punto en el que finalmente nos dimos por vencidos. Salí para realizar la llamada a Trungpa Rinpoche para decirle que Su Santidad había muerto.

Después de eso, volví a la habitación, y la gente estaba empezando a salir. En ese momento, Su Santidad había estado reposando allí durante unos quince minutos, y empezamos a sacar la sonda nasogástrica, y cuando alguien iba a tirar del tubo gástrico nasal de la nariz, de repente, miro y veo que su presión arterial es de 140 sobre 80. Y mi primer instinto me hace gritar: “¿¡Quién está apoyado en el control de la presión?! yo estaba casi en un estado de pánico: “¿Quién se está inclinando sobre el monitor de presión? Me dije a mí mismo: ‘¡Oh, no!, aquí vamos de nuevo.’ Porque sabía que para que la presión subiera así, alguien tendría que inclinarse sobre ella con… bueno… no sería posible…

Entonces una enfermera, casi literalmente, gritó:” ¡Tiene buen pulso! ¡tiene buen pulso!’

Y uno de los mayores Rimpochés me dio una palmada en la espalda, como diciendo: ‘Esto es imposible, ¡pero está sucediendo!’. La frecuencia cardíaca de Su Santidad era de 80 y su presión arterial era de 140 sobre 80, y hubo un momento en esa habitación en el que pensé que me iba a desmayar.

Y nadie dijo una palabra. Era literalmente un momento de: ‘Esto no puede ser. Esto no puede ser’. Mucho había sucedido con Su Santidad, pero esto era claramente la cosa más milagrosa que había visto. Quiero decir que esto era más que un evento extraordinario. Esto había ocurrido una hora después de que su corazón se hubiera detenido y quince minutos después de que se le había dejado de hacer cualquier cosa.

Después de que esto ocurrió, salí corriendo de la habitación de nuevo para llamar Trungpa Rinpoche y decirle que Su Santidad estaba vivo otra vez:”No puedo hablar ahora. Adiós”.

En esa habitación, tenía la sensación de que Su Santidad había vuelto para comprobar una vez más si su cuerpo podría mantener a su conciencia. Había estado con valium y morfina, y eso lo desconectaba de su cuerpo. Parecía que, de repente, se dio cuenta de que su cuerpo había dejado de funcionar, así que volvió para ver si era viable. La sola fuerza de su consciencia regresando comenzó todo el asunto de nuevo. Quiero decir, esto es sólo mi impresión ingenua, pero esto es lo que realmente sentía, en esa habitación.

(continua)




A %d blogueros les gusta esto: