El blog de 道


Las neo-filosofías y el budismo (II)
06/05/2019, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , ,

Os confesaré, que ni siquiera tengo claro que quieren decir con eso de que todos somos Buddha, pues si todos somos Buddha y no hay no-Buddhas, la palabra no contiene información, es equivalente a decir “personas”, todos somos personas. Ambos términos serían equivalentes, luego no aporta nada… ni dice nada usado de esa manera extensiva…

El problema de extender demasiado un concepto, es que, como todo concepto es discriminante, cuando ese lo abarca todo ya no discrimina y deja de servir para algo. Es inútil.

Si quieren decir “todos podemos llegar a ser Buddhas”, entonces su capacidad de redacción es pésima porque no es lo que están diciendo. Sería una frase indemostrable pero con la que podría estar de acuerdo el budismo, si se asume tiempo infinito y renacimiento, como hemos visto antes.

Al final, me temo que es solo un slogan vacío aunque atractivo y motivante… es lo que tiene la espiritualidad del siglo XXI… Pues como veis, mirado fríamente no tiene pies ni cabeza… no es que pueda ser falso o cierto, es que no dice nada concreto…

Otra forma de intentar entenderles es, que lo que quieren decir es que “ya eres uno con todo” o que “ya eres sin-yo” o “ya eres Atman o Anatman” o “ya eres Brahman” (un Jnani es obvio que no eres pues está liberado). Y eso lo confunden con Buddha, o bien no lo confunden pero han decidido que eso es ser un Buddha en su doctrina personal.

La respuesta a todo eso, de una persona sensata debería ser: “De acuerdo ¿y?”

Quiero decir que esa afirmación tiene el mismo valor espiritual que decir a alguien que sufre: “tú ya estás compuesto de átomos”.

¿Y en que me ayuda eso a resolver el problema del sufrimiento?

En poco realmente… estamos simplemente haciendo una afirmación filosófica o metafísica… nada más. Y por oírla o incluso mantenerla, incluso opinar que es cierta, no va a cambiar nada…

De hecho si ya eres “eso”, y aún así sufres, es obvio que no es “ser eso” lo que va a resolver el problema del sufrimiento, ¿no?. De nuevo vemos como se contrapone con fuerza una posición teórica con una práctica…

Existe una confusión recurrente entre lo que es realizar algo y lo que es “charlar al respecto de algo”. La diferencia es no-conceptual y es por eso que creerse algo conceptualmente no desencadena casi nunca una realización ni nos libera en absoluto de nada.

Es decir son afirmaciones, que aún siendo ciertas (las que lo sean), no tienen efectos prácticos.

El budismo va a estar de acuerdo con muchas de ellas, así está escrito. Pero no se va a quedar ahí, eso es solo el capítulo uno de sus manuales (estaría en la parte de “visión”).

Lo comentado, son posiciones conceptuales aceptables, visiones aceptables, pero solo eso. Y ya sabéis que el intelecto ayuda poco en este camino… no es que no ayude nada, es cierto, pero no te llevará muy lejos si no añadimos más ingredientes a la receta.

El problema adicional es que en estas neo-filosofías las expresiones se usan, no para indagar sino para lo contrario. como diciendo: “¿ves? ya eres no-dual, no es necesario que hagas nada, vete a casa y relájate”. Esta última instrucción es la única útil aunque muy insuficiente; existen muchas personas relajadas en este mundo y ninguna se convierte en Buddha de forma espontánea.

Y entonces, el sufrimiento causado por el espejismo, continua… Lo cual es normal, dado que no has hecho nada, todo sigue igual. Lo mismo te podrían haber dicho que estás hecho de polvo de estrellas (que es cierto) para intentar animarte.

Y aquí abro otro inciso, gran parte de los beneficios de estas técnicas modernas basadas en la escucha, son mera auto-sugestión. Que no implica que no haya beneficio alguno (como también lo produce el efecto placebo) pero un cambio espiritual es mucho más.

Podrás distinguir realización de auto-sugestión por diversos indicadores, esbozo algunos.

Las emociones positivas surgidas de la auto-sugestión casi siempre tienen sus causas claras (soy más feliz por tal cosa, por ejemplo porque me han dicho que ya soy un Buddha) porque para auto-sugestionarse uno ha de auto-convencerse de algo. El gozo de las realizaciones no siempre tiene sus causas claras hasta que nos inventamos una (hay gozo sin objeto. sin razón, incluso sorprende estar gozando y buscamos la razón).

Las realizaciones siempre implican cambios en cómo funciona nuestra mente. La auto-sugestión nunca. Quién ha pasado por una realización ya sabe de sobras a qué me refiero. Este punto es clave, porque este cambio es lo que permite seguir evolucionando, el resto (la experiencia puntual) es accesorio.

Las realizaciones suelen sorprender en su aparición y en sus efectos. La auto-sugestión raramente (aunque dependerá del grado de ignorancia de ti mismo) pues es un efecto buscado. Ya dijo Nisa hace tiempo, que una garantía de que una realización es genuina, es que no se parece en nada a como creías que sería antes de que ocurriera.

Los cambios mentales de las realizaciones consolidadas son permanentes o en todo caso lleva años de indolencia revertirlos, pero el bienestar de la auto-sugestión raramente dura mucho. Y nunca dura para siempre. Está solo esperando al siguiente evento que te haga sufrir…

Cierro el paréntesis.

Seguimos



Atman, Anatman y Brahman (I)
09/12/2018, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , ,

Derivado de un comentario reciente:

En este texto, veremos someramente una posible armonización entre los conceptos de Atman, Anatman y Brahman del budismo Mahayana y el Advaita Vedanta a pesar de que parecen conceptos opuestos y doctrinas enfrentadas.

Hay que decir, para dar sentido a esa armonización, que algunas meditaciones Mahayana y las Advaita Vedanta son muy, muy parecidas, tanto las samatha (que llaman meditar o reposar en el ser en A.V.) como las vipassana (que llaman auto-indagación).

Así que el sentido común dice que los meditadores de ambas doctrinas deberían transitar sendas parecidas si hacen prácticas parecidas. Sin embargo pareciera, si leemos la teoría doctrinal en cada caso, que los meditadores realizan hechos, no solo no demasiado parecidos, sino opuestos.

Desde mi punto de vista hay al menos cuatro posibles respuestas a ese hecho:

  • Una es que todo sea auto-sugestión, por tanto “si crees X” realizas X, y si “crees no-X” realizas no-X.
  • La otra es que las prácticas sean sutilmente diferentes y eso marque una diferencia gigantesca con el tiempo. En cualquier eso significaría que “si medito así, realizo X” pero “si medito un poco diferente, realizo no-X”.

Estamos diciendo en el primer caso que, conceptualmente y en el segundo que no conceptualmente, es posible “influir” sobre las realizaciones y que estas ocurren “a la carta”. Una idea inquietante.

Estas dos opciones no se pueden descartar de saque simplemente porque no nos gusten, será tarea de cada mediador reflexionar sobre ellas y decidir.

Descarto, por supuesto, el razonamiento naive habitual de “mi doctrina es cierta, por eso he podido realizarla y lo de los demás es auto-sugestión”. No suena razonable, dado que meditadores de ambas doctrinas opinan de igual manera en el 100% de los casos (o casi), es decir estadísticamente ocurre que el 100% de personas que opinan diferente a ti son todas sugestionables, lo cual es ridículo. Sobretodo porque en general hablamos en todos los casos de personas notablemente sabias.

Pero hay una cuarta posibilidad y es que a pesar de que realmente las experiencias sean muy parecidas (parecidas, pues tampoco parecen ser exactamente iguales ni entre miembros de la misma doctrina) el filtro de nuestro dogma y de nuestro lenguaje haga que las expliquemos de la manera en que “nos han enseñado” que deben explicarse y por tanto suenen muy diferentes.

Si eso fuera así, finalmente todo sería una cuestión de “cómo transmitimos y mediatizamos con el lenguaje y el dogma esa realización” más que de que la realización fuera diferente.

Pero ¿es eso posible?

Esta cuarta posibilidad es la que se usa como base para este texto.

Seguimos



REVISITANDO EL «NADA QUE HACER» Y EL «YA ERES ESO» (PDF)
02/06/2017, 7:58 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

Por si lo quereis guardar o distribuir con mayor facilidad, aquí está esa serie en formato PDF:

Revisitando el «Nada que hacer» y el «Ya eres Eso»

 



Revisitando el «nada que hacer» y el «ya eres Eso» (y V)
27/05/2017, 7:13 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

Casi todos estos maestros, al poco, empiezan a hacer retiros y a proponerte lo que en realidad son prácticas pero que no ha de parecer que lo son… porque ¿acaso no es un retiro una práctica? Por supuesto lo es, y originaria de las tradiciones que rechazan.

Pero es que ellos no son tontos y ya ven, consciente o inconscientemente, asumo que con su mejor buena fe (no solo ahora. sino en todo el texto), que su no-método no está funcionando. Y así nace otro mito algo ridículo de esta neo-espiritualidad, que parece afirmar que esto es como una lotería, que al maestro le tocó y a ti no te está tocando…

Pero no, no hay ninguna lotería.

O mejor dicho, es falso pensar que esa supuesta lotería no depende de lo que hagas. Depende, y mucho. Lo cual hace que realmente no sea una lotería… También depende de tu entorno e influencias externas, por supuesto, pero depende muchísimo de lo que hagas. Por eso toca a alguien que auto-indaga y no a los noventa-y-nueve fanáticos del fútbol.

Así pues, lo que hay es un desconocimiento notable de las dinámicas que nos hacen progresar en el camino espiritual.

Nos parece que la gente despierta por azar igual que antaño se podía creer que las tormentas o los terremotos los enviaban los dioses, porque no sabemos cómo ocurre ni por qué. Pero no hay azar en esta realidad, hay causas y condiciones, internas y externas.

Como decía P.K. Dick, la ley fundamental del universo es la ley de la necesidad, todo ocurre porque necesariamente ha de ser así.

Si no estás progresando en tu camino espiritual, es porque no se están creando las condiciones adecuadas para que tal cosa ocurra. Por las razones que sean (internas o externas).

Y es cierto que crear esas condiciones es sutil y raro, pero pensar que “es un azar que no te toca” es casi una garantía de que no te vaya a tocar… porque te lleva a no investigar que está faltando en tu situación.

Así vamos completando el círculo y volviendo al principio, pero en el camino mucha gente pierde su tiempo y su dinero… a cambio solo de una cierta ilusión… la ilusión de que el camino espiritual es casi gratis, no hay que hacer nada, y que todos los que entrenan su mente están tremendamente equivocados o incluso que entrenarla es «malo».

Y cuidado, que no son los únicos que tienen un desconocimiento notable de las dinámicas que nos hacen progresar en el camino espiritual, eso es algo muy común, lo raro es lo contrario, incluso dentro de las tradiciones espirituales de siempre.

Resumiendo y acabando, lo que ocurre con los sloganes de estos nuevos maestros no es que sean incorrectos, es que se le da al sujeto equivocado, a la «persona» que no puede llevarlos a cabo.

Es como si se le dice a un pobre indigente «tu problema es que no ganas dinero»…

Sí, claro, un consejo cierto, obvio e inútil…



Revisitando el «nada que hacer» y el «ya eres Eso» (IV)
25/05/2017, 7:25 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

La propuesta «nada que obtener» o «nada que lograr» o «nada que perseguir» o «nada que buscar» no es que sea errónea, no lo es. Simplemente la persona comúnmente no puede llevarla a cabo de buen principio.

Quizá ciertas personas muy, muy pocas, sí pueden, lo desconozco. No es mi caso ni el de nadie que conozca, pero si ha surgido este mito igual es que sí… Pero vaya, que si alguien tiene esa capacidad, seguramente ya es perfectamente feliz desde siempre y ve la espiritualidad como una “frikada innecesaria”.

Pero en general, para todos los demás, ojalá todo fuera tan sencillo como decir «quiero dejar de ansiar» y ya está…Si tal fuera el caso no existiría camino espiritual alguno, no serían necesarios. Que es más o menos el planteamiento de estos neo-maestros.

Lo que ocurre simplemente es que no puedes… sabes que no puedes hacer tal cosa ni con uno solo de tus problemas… ni siquiera con uno solo de ellos… decides no obsesionarte con él (sea el que sea) y a los cinco minutos estás obsesionado con él…

En realidad, en parte, todo el camino espiritual es una evolución para poder hacer eso: poder decir «quiero dejar de ansiar» y que eso ocurra. Es decir, en cierta manera, el slogan es el destino… pero no nos explican como llegar… quizá porque no saben cómo llevarte allí…

Y eso no es en absoluto raro. Es otro mito de la espiritualidad, que una persona que vive cierto estado de consciencia puede enseñar a otros a llegar a él.

Casi es matemático que si alguien obtiene un estado de consciencia no habitual (a veces ni eso) se haga maestro. Y eso genera un notable caos, sin duda, porque raramente están capacitados para ello.

Incluso en el  caso que su situación sea realmente recomendable, la tenga consolidada y entendida, que ya es raro, incluso en ese caso, que sepa acompañar a otros a su situación es casi siempre falso, como debería sernos obvio a todos: discípulos y maestros.

Pero a menudo en los primeros falta espíritu crítico y en los segundos auto-sinceridad al respecto.

Todo se pervierte cuando además convierten esas enseñanzas en su forma de subsistencia, y la comida de sus hijos  y su techo empiezan a depender de tener discípulos o vender libros.

Quiero aclarar que creo que una situación muy diferente es cuando una de estas personas, como hacia Nisa o Ramana, simplemente se ponen a disposición de los demás por si pueden ayudar, o responder sus dudas sin pedir nada a cambio, se les llame maestros o no (lo que seguro que sí son, es buenos consejeros).

El problema de la propuesta del «nada que hacer» dada así, sin más, es que, a pesar de lo que te dice no es erróneo, no te da ni una sola herramienta para cumplir con ello, porque asume implícitamente, lo cual es obviamente falso y por tanto sorprendentemente poco sabio, asume, repito que puedes hacerlo ya o bastante fácilmente solo con proponértelo o sugestionarte para ello, y que si no lo hacías es porque no querías o porque nadie te lo había contado antes…

¿No es eso tremendamente inocente?

(continua)




A %d blogueros les gusta esto: