El blog de 道


REVISITANDO EL «NADA QUE HACER» Y EL «YA ERES ESO» (PDF)
02/06/2017, 7:58 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

Por si lo quereis guardar o distribuir con mayor facilidad, aquí está esa serie en formato PDF:

Revisitando el «Nada que hacer» y el «Ya eres Eso»

 



Revisitando el «nada que hacer» y el «ya eres Eso» (y V)
27/05/2017, 7:13 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

Casi todos estos maestros, al poco, empiezan a hacer retiros y a proponerte lo que en realidad son prácticas pero que no ha de parecer que lo son… porque ¿acaso no es un retiro una práctica? Por supuesto lo es, y originaria de las tradiciones que rechazan.

Pero es que ellos no son tontos y ya ven, consciente o inconscientemente, asumo que con su mejor buena fe (no solo ahora. sino en todo el texto), que su no-método no está funcionando. Y así nace otro mito algo ridículo de esta neo-espiritualidad, que parece afirmar que esto es como una lotería, que al maestro le tocó y a ti no te está tocando…

Pero no, no hay ninguna lotería.

O mejor dicho, es falso pensar que esa supuesta lotería no depende de lo que hagas. Depende, y mucho. Lo cual hace que realmente no sea una lotería… También depende de tu entorno e influencias externas, por supuesto, pero depende muchísimo de lo que hagas. Por eso toca a alguien que auto-indaga y no a los noventa-y-nueve fanáticos del fútbol.

Así pues, lo que hay es un desconocimiento notable de las dinámicas que nos hacen progresar en el camino espiritual.

Nos parece que la gente despierta por azar igual que antaño se podía creer que las tormentas o los terremotos los enviaban los dioses, porque no sabemos cómo ocurre ni por qué. Pero no hay azar en esta realidad, hay causas y condiciones, internas y externas.

Como decía P.K. Dick, la ley fundamental del universo es la ley de la necesidad, todo ocurre porque necesariamente ha de ser así.

Si no estás progresando en tu camino espiritual, es porque no se están creando las condiciones adecuadas para que tal cosa ocurra. Por las razones que sean (internas o externas).

Y es cierto que crear esas condiciones es sutil y raro, pero pensar que “es un azar que no te toca” es casi una garantía de que no te vaya a tocar… porque te lleva a no investigar que está faltando en tu situación.

Así vamos completando el círculo y volviendo al principio, pero en el camino mucha gente pierde su tiempo y su dinero… a cambio solo de una cierta ilusión… la ilusión de que el camino espiritual es casi gratis, no hay que hacer nada, y que todos los que entrenan su mente están tremendamente equivocados o incluso que entrenarla es «malo».

Y cuidado, que no son los únicos que tienen un desconocimiento notable de las dinámicas que nos hacen progresar en el camino espiritual, eso es algo muy común, lo raro es lo contrario, incluso dentro de las tradiciones espirituales de siempre.

Resumiendo y acabando, lo que ocurre con los sloganes de estos nuevos maestros no es que sean incorrectos, es que se le da al sujeto equivocado, a la «persona» que no puede llevarlos a cabo.

Es como si se le dice a un pobre indigente «tu problema es que no ganas dinero»…

Sí, claro, un consejo cierto, obvio e inútil…



Revisitando el «nada que hacer» y el «ya eres Eso» (IV)
25/05/2017, 7:25 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

La propuesta «nada que obtener» o «nada que lograr» o «nada que perseguir» o «nada que buscar» no es que sea errónea, no lo es. Simplemente la persona comúnmente no puede llevarla a cabo de buen principio.

Quizá ciertas personas muy, muy pocas, sí pueden, lo desconozco. No es mi caso ni el de nadie que conozca, pero si ha surgido este mito igual es que sí… Pero vaya, que si alguien tiene esa capacidad, seguramente ya es perfectamente feliz desde siempre y ve la espiritualidad como una “frikada innecesaria”.

Pero en general, para todos los demás, ojalá todo fuera tan sencillo como decir «quiero dejar de ansiar» y ya está…Si tal fuera el caso no existiría camino espiritual alguno, no serían necesarios. Que es más o menos el planteamiento de estos neo-maestros.

Lo que ocurre simplemente es que no puedes… sabes que no puedes hacer tal cosa ni con uno solo de tus problemas… ni siquiera con uno solo de ellos… decides no obsesionarte con él (sea el que sea) y a los cinco minutos estás obsesionado con él…

En realidad, en parte, todo el camino espiritual es una evolución para poder hacer eso: poder decir «quiero dejar de ansiar» y que eso ocurra. Es decir, en cierta manera, el slogan es el destino… pero no nos explican como llegar… quizá porque no saben cómo llevarte allí…

Y eso no es en absoluto raro. Es otro mito de la espiritualidad, que una persona que vive cierto estado de consciencia puede enseñar a otros a llegar a él.

Casi es matemático que si alguien obtiene un estado de consciencia no habitual (a veces ni eso) se haga maestro. Y eso genera un notable caos, sin duda, porque raramente están capacitados para ello.

Incluso en el  caso que su situación sea realmente recomendable, la tenga consolidada y entendida, que ya es raro, incluso en ese caso, que sepa acompañar a otros a su situación es casi siempre falso, como debería sernos obvio a todos: discípulos y maestros.

Pero a menudo en los primeros falta espíritu crítico y en los segundos auto-sinceridad al respecto.

Todo se pervierte cuando además convierten esas enseñanzas en su forma de subsistencia, y la comida de sus hijos  y su techo empiezan a depender de tener discípulos o vender libros.

Quiero aclarar que creo que una situación muy diferente es cuando una de estas personas, como hacia Nisa o Ramana, simplemente se ponen a disposición de los demás por si pueden ayudar, o responder sus dudas sin pedir nada a cambio, se les llame maestros o no (lo que seguro que sí son, es buenos consejeros).

El problema de la propuesta del «nada que hacer» dada así, sin más, es que, a pesar de lo que te dice no es erróneo, no te da ni una sola herramienta para cumplir con ello, porque asume implícitamente, lo cual es obviamente falso y por tanto sorprendentemente poco sabio, asume, repito que puedes hacerlo ya o bastante fácilmente solo con proponértelo o sugestionarte para ello, y que si no lo hacías es porque no querías o porque nadie te lo había contado antes…

¿No es eso tremendamente inocente?

(continua)



Revisitando el «nada que hacer» y el «ya eres Eso» (III)
23/05/2017, 7:24 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

Bien, paremos y busquemos, pues, un plan B, para entender bien a estos neo-maestros, pues por ese camino no parece que podamos llegar a ninguna parte sin práctica…

Igual lo estoy haciendo mal, quizá no tengo que hacer nada nuevo, nada de nada, si me angustio por el futuro es que eso es lo que toca, si persigo mi placer o ser millonario, es que eso es lo que me une a la realidad, si revierto a mis patrones de reacción aflictivos es que eso es lo correcto, etc, etc…

Eso sí que sería «no hacer ninguna práctica», fíjate que para «no hacer nada nuevo»,  realmente nada nuevo, la única opción que te queda es «seguir como siempre». No hay otra…

Cualquier intento de que cambie algo mínimamente profundo dentro tuyo va a requerir un cierto nivel de disciplina y entrenamiento mental.

Pero realmente ese «lo dejo todo y que sea lo que dios quiera» relaja… inicialmente… igual que normalmente relaja salir del trabajo.

Nos hemos quitado un peso de encima, tanta ansia por conseguir «iluminarme» se relaja…

Pero en el largo plazo vas a ver que en realidad lo que has hecho es «volver a seguir haciendo lo mismo» que antes y notarás que, por puro sentido común, nada ha cambiado, te enfadas como siempre, te frustras como siempre, ansías como siempre… ¿entonces? ¿tanto viaje para esto?

El alivio momentáneo existe, especialmente para personas que han ansiado en exceso esa «iluminación». La liberación de cualquier ansia relaja y si habías convertido ese ansia en algo central en tu vida eso va a relajarte mucho, y hacerte sentir mejor…

Pero eso es momentáneo, igual que nos relaja pagar una deuda que nos agobiaba pero eso no nos hace más sabios, no nos libera, ni evita que a la semana siguiente ya estemos sufriendo por otra cosa.

De lo que no se ha dado cuenta el ex-practicante que aplica este supuesto remedio neo-espiritual, es que en realidad lo que ha hecho es simplemente abandonar el camino espiritual, porque el ansía de logro le había mantenido sufriendo dentro él, aunque sea un sufrimiento de baja intensidad. Y eso libera temporalmente.

Este abandono es algo así como la liberación que uno obtiene de dejar de hacer ejercicio cuando ve que no se adelgaza… tiras la toalla y dices «pues me conformo con mi cuerpo actual». Eso libera… sin duda.. temporalmente… pero sigues estando obeso (con perdón) y quizá en breve vuelvas a lamentarte de ello, por ejemplo cuando una cita no salga como tú deseabas.

El alivio es temporal, y es interesante ver que sus razones son tremendamente simples, a eso se refieren muchas personas cuando critican estos métodos como simple auto-sugestión. Y la auto-sugestión nunca dura en exceso… es demasiado superficial y basada en circunstancias. No es fácil de sostener porque debe ser sostenida forzadamente.

Mucha gente se lamenta que con estas propuestas neo-espirituales logró un gran alivio, pero que en cuanto llegaron «malos tiempos» todo desapareció.

Normal, justo eso era lo que previsiblemente debería pasar si es auto-sugestión.

Y eso es así porque no hay un cambio profundo en tu interior.

Siguiendo con el símil de sentirme mal por estar obeso, no se ha atacado el fondo del problema, que puede estar muy profundamente enterrado en tu psique, y es por qué te sientes mal siendo obeso. Ese sí es un camino sensato y no engañarte a ti mismo pensando que sin cambiar nada «ya no te va a preocupar estar obeso». Solo porque sí, porque lo has decidido… Encima tu alivio ni siquiera fue por eso, fue por librarte de la presión que te imponía el gimnasio…

Así pues desgraciadamente esto simplemente no funciona.

(continua)



Revisitando el «nada que hacer» y el «ya eres Eso» (II)
21/05/2017, 7:22 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , ,

El planteamiento base de muchos de estos maestros es que “si te relajas y dejas de buscar, el despertar/liberación o lo que sea, llegará”.

Esta propuesta es tremendamente atractiva, pues ofrece todo a cambio de nada, por tanto no es extraño su éxito comercial, pero tiene el problema de base ya comentado, que, en realidad, el 99% de la población actual, que no está interesada en la espiritualidad, ya está haciendo eso todo el tiempo y desde luego no despiertan a nada, al contrario, cada vez están más perdidos…

Ahora bien, podemos matizar el mensaje, quizá es que no es tan simplista o directo, quizá lo que nos están diciendo es que debemos relajarnos más que la media de la población y dejar de buscar, no solo espiritualmente sino en general, abandonarnos a todo y dejar que la realidad nos llevé de un lugar a otro sin oponer resistencia.

Bien, eso tiene bastante mejor pinta, suena más razonable, eso realmente no lo hace nadie más que la gente espiritual, y entonces explicaría porque el resto de la población no va despertando como palomitas en una olla caliente: pop, pop, en una proporción de 99 a 1 respecto a las personas que meditan.

Ahora bien, llegados aquí hemos de reflexionar: ¿Soy yo capaz de abandonarme completamente a esta realidad y dejar de oponer resistencia y querer cosas de una forma consistente?»

Al final bajo mensajes sencillos del tipo «abandona la búsqueda» si los entendemos como hemos dicho, de forma amplia, en realidad no se está diciendo nada demasiado diferente a cuando por ejemplo, un maestro zen te dice que «dejes de aferrar y rechazar», simplemente fluye…

Por tanto el mensaje igual tendría sentido hasta para un budista si se expresa así. ¿Estaríamos encontrando un punto de encuentro? ¿Entonces?

Entonces volvemos al punto de partida:

«Mira que fácil, todo consiste en abandonarme y dejar que todo fluya»

Perfecto, el mensaje puede ser hasta común, lo que no son comunes son los medios, porque permanece en pie la misma pregunta:

¿Soy yo capaz de abandonarme a esa realidad y dejar de querer cosas de forma compulsiva?

La respuesta es muy fácil de obtener:

Prueba… y observa los resultados.

Pero ¿cómo lo intentas?

Pues normalmente lo que harás, dado que te han dicho que no has de meditar ni nada por el estilo, es aplicar interés y consciencia a tu día a día, pues sino en pocos segundos verás que te vuelves a encontrar rechazando la realidad presente o persiguiendo pensamientos del tipo que sean, pero que de abandono, nada de nada…

A la que te despistas, de lo de entregarte a la realidad no queda nada, nada de nada… reviertes a los patrones mentales de siempre… De repente te encuentras de nuevo o enfadado o entristecido o resentido o …

¿No es eso lo que te pasa? Me extrañaría lo contrario.

Es decir, que para, tan siquiera empezar a aplicar eso que te dicen, ya estás empezando a hacer una práctica, eso es mindfulness, estar atento a aceptar, fluir y no ansiar, ser consciente de lo que haces, piensas, y en especial a las reacciones emocionales que eso genera. Atento a no enredarte de nuevo con lo de siempre…

Eso es una práctica, y nada fácil por cierto. Es dura. Y tu maestro no te ha preparado para ella porque en realidad seguramente “oficialmente” la rechaza…

Pronto comprobaremos en nuestra vida, que esa práctica es muy difícil de ser mantenida siquiera un par de horas, no estamos preparados para ello, ¡No soy capaz de fluir por mi vida!!!

Entonces ¿aplicamos más prácticas para mejorar en eso? ¿para aumentar nuestra capacidad de «no aferrarnos»? ¿Cómo entrenar la concentración, por ejemplo?… uy, uy, nos estamos volviendo casi-budistas con tanta práctica…

Si no es eso ¿qué?

(continua)




A %d blogueros les gusta esto: