El blog de 道


Discurso de Bassui Tokusho, 拔隊得勝 (y II)
02/08/2016, 12:28 pm
Filed under: Fragments | Etiquetas: , , ,

En un sueño puedes desviarte y perder tu camino a casa. Le preguntas a alguien cómo volver o le ruegas a Dios o a los Budas que te ayuden, pero aún así no puedes regresar. Una vez que despiertas de tu estado de sueño, te encuentras con que estás en tu propia cama y te das cuenta de que la única forma de regresar a casa era despertando. Este [despertar espiritual] se llama “regresar al origen” o “renacimiento en el paraíso”. Es el tipo de realización interna que puede lograrse con cierto entrenamiento. Virtualmente todos aquellos a quienes les gusta el zazen y hacen un esfuerzo en su práctica, sean legos o monjes, pueden experimentar hasta este grado. Pero incluso ese despertar [parcial] no puede obtenerse más que por la práctica del zazen.Sin embargo, sería un serio error asumir que esto es la verdadera iluminación en donde no hay duda sobre la naturaleza de la realidad. Serías como un hombre que al encontrar cobre, abandona su deseo de hallar Oro.

Al darte cuenta de esto, pregúntale aún más intensamente: “mi cuerpo es como un fantasma, como burbujas en un arroyo, mi mente, al verse a sí misma, es tan amorfa como un espacio vacío. Sin embargo, en algún sitio dentro, se perciben sonidos. ¿Quién escucha?” Si te preguntas de esta forma, con una profunda absorción, sin declinar la intensidad de tu esfuerzo, eventualmente tu mente racional se vaciará y sólo quedará la pregunta al nivel más profundo. Finalmente perderás la conciencia de tu propio cuerpo. Tus concepciones y nociones, retenidas por tanto tiempo, se desvanecerán después de un cuestionamiento absoluto de la misma forma que cada gota de agua desaparece de una vasija que se ha roto y vendrá la iluminación perfecta como botones que florecen en un árbol seco.

Con esa realización alcanzarás la verdadera emancipación. Pero aún entonces deshazte repetidamente de lo que has realizado, regresando al sujeto que realiza, es decir, al fondo, y resueltamente continúa. Entonces tu Propia-naturaleza será más brillante y transparente a medida que tus sentimientos engañosos perecen, como una gema que gana en brillo al pulirse muchas veces, hasta que por fin ilumina positivamente el universo entero. ¡No dudes de esto! Si tu deseo fuera demasiado débil para llevarte a este estado en la vida presente, sin duda llegarás a la Auto-realización fácilmente en la próxima, siempre y cuando al morir sigas trabajando en esta pregunta y así como el trabajo de ayer quedó a medias, fácilmente se termina hoy.

En el zazen no desprecies ni aprecies los pensamiento que surgen; busca tu propia Mente: la mismísima fuente de estos pensamientos. Debes comprender que cualquier cosa que aparezca en tu conciencia o que tus ojos vean es una ilusión y no una realidad perdurable. Por lo tanto no debes ni temer ni fascinarte por tales fenómenos. Si mantienes tu mente tan vacía como el espacio, sin mancharse con cuestiones externas, ningún espíritu maligno te molestará ni siquiera en tu muerte. Mientras haces zazen, sin embargo, no pienses en todos estos consejos. Sólo debes convertirte en la pregunta “¿Qué es eso “¿Qué es esto que escucha estos sonidos?” Cuando te des cuenta de esta Mente sabrás que es la fuente misma de todos los eres salientes. El Bodhisattva Kannon (Avalokitesvara) se llama así porque llegó a la iluminación al percibir, es decir, al captar la fuente de los sonidos del mundo a su alrededor.

Al trabajar o al descansar, jamás dejes de tratar de comprender quién escucha. Aunque tu pregunta penetre el inconsciente, no encontrarás al que escucha y tus esfuerzos se verán frustrados. Sin embargo, los sonidos se escuchan, así que pregúntale aún más profundamente. Por fin desaparecerá todo vestigio de auto-conciencia y te sentirás como un cielo despejado. Dentro de ti no encontrarás un “yo” ni descubrirás a alguien que escucha. Esta Mente es como el vacío, y sin embargo no tiene un solo punto que pueda llamarse vacío. No confundas este estado con la Auto-realización, sino que continúa preguntándote aún más intensamente. “¿Quién es el que escucha?” Si penetras más y más esta pregunta, sin fijarte en otra cosa, incluso este sentimiento de vacuidad se desvanecerá y no estarás consciente de nada, prevalecerá la oscuridad absoluta. No te detengas aquí; sigue con fuerza preguntándote “¿Qué es lo que escucha?” Sólo cuando hayas extinguido totalmente la pregunta, ésta estallará; entonces te sentirás como un hombre que vuelve de entre los muertos. Esta es la verdadera realización. Verás a los Budas de todos los universos cara a cara y a los patriarcas del pasado y del presente. Prueba este koan: “Un monje le preguntó a Joshu: ‘Cuál es el significado de que Bodhidharma haya venido a China?’ Joshu respondió “El roble en el jardín … “ Si ese koan te deja con la más mínima duda, regresa a tu pregunta, ¿,¿Quién es el que escucha?”

Si no llegas a la realización en esta vida, ¿Cuándo lo harás? Una vez que hayas muerto no podrás evitar un largo periodo de sufrimiento por los Tres Caminos del Mal. ¿Qué obstruye tu realización? Nada, sino tu débil deseo de la verdad. Piensa en esto y esfuérzate al máximo.



Discurso de Bassui Tokusho, 拔隊得勝 (I)
30/07/2016, 12:25 pm
Filed under: Fragments | Etiquetas: , , ,

Del libro Los tres pilares del Zen (de P. Kapleau) y por sugerencia de S. Sella


Si has de liberarse de los sufrimientos del samsara, debes aprender el camino directo para convertirte en Buda. Este camino no es otro que el de la realización de tu propia Mente. ¿Cuál es esta mente?. Es la verdadera naturaleza de todos los seres sintientes, aquélla que existió antes de que nuestros padres nacieran y por tanto antes de nuestro propio nacimiento y que existe actualmente inmutable y externa. Así pues, -se le llama el propio Rostro antes de que nuestros padres nacieran. Esta Mente es intrínsecamente pura. Cuando nacemos no se crea nuevamente y cuando morimos no perece. No tiene distinción entre hembra o varón, ni tiene matiz de bueno o malo. No puede compararse con nada; así pues se le llama Naturaleza-búdica. Sin embargo, innumerables pensamientos surgen de esta Propia-naturaleza como las olas que surgen del octano o como las imágenes que se reflejan en un espejo.

Para realizar tu propia Mente primero debes buscar la fuente de donde surgen todos los pensamientos.Durmiendo y trabajando, parado y sentado pregúntale profundamente, “¿Qué es mi propia mente?” con un intenso deseo de hallar una respuesta. Esto se llama “entrenar” o “practicar” o “deseo por la verdad” o “sed por la realización”. Lo que se llama zazen no es sino ver esta propia Mente. Es mejor buscar tu propia Mente con devoción que leer y recitar innumerables sutras y dhararús cada día por muchísimos años. Estas prácticas, son sólo formalidades; otorgan cierto mérito pero éste expira y de nuevo debes experimentar el sufrimiento de los tres Caminos del Mal. Ya que la búsqueda de la propia mente en última instancia lleva a la iluminación. esta práctica es el prerrequisito para convertirse en Buda. No importa si antes has cometido los diez actos malignos o los cinco pecados mortales. Si regresas tu mente y te iluminas, instantáneamente eres un Buda. Pero no peques con la esperanza de que la iluminación te salve [de los efectos de tus propios actos] pues ni la iluminación, ni un Buda, ni un patriarca pueden salvar a una persona que, engañadada por caminos del mal.

Imagínate a un niño que duerme junto a sus padres que sueña que lo golpean o que está dolorosamente enfermo. Sus padres no pueden ayudarle por mucho que sufra porque no pueden acceder a la mente que sueña. Si el niño pudiera despertar, se libraría automátícamente de estos sufrimientos. De la misma forma el que se da cuenta de que su propia Mente es Buda se libera instantáneamente de los sufrimientos que surgen de [la ignorancia de la ley] del cambio incesante del nacimiento Y de la muerte. Si un Buda pudiese prevenirlo, ¿permitiría que un sólo ser saliente cayera en el infíerno. Sin la Autorrealizaci6n uno no puede comprender estas cosas.

¿Qué clase de maestro es aquel que en este mismo instante ve color con sus ojos y escucha voces con sus oídos, que ahora levanta las manos v mueve los pies? Sabemos que estas son funciones de nuestra propia mente, pero nadie sabe exactamente cómo se realizan. Puede afirmarse que detrás de estas acciones no hay una entidad, sin embargo es obvio que se llevan a cabo de manera espontánea. También se puede afirmar que estos son los actos de una entidad; sin embargo la entidad es invisible. Si uno contempla esta pregunta como inescrutable cesarán todos los intentos de razonar [una respuesta] y uno no sabrá qué hacer.

En este estado propicio, adéntrate cada vez más en tu deseo de saber, sin tregua, hasta el fin. Cuando el profundo cuestionamiento penetre hasta el fondo Y éste se rompa no quedará en tu mente la más ligera duda de que tu Mente es en sí misma Buda, El Universo-vacío.

Entonces ya no habrá ni ansiedad sobre la vida o la muerte ni verdad qué buscar.

(continua)




A %d blogueros les gusta esto: