El blog de 道


Los cinco y los diez (y II)

Estos cinco estadios tibetanos, parece que podrían coincidir al menos parcialmente con los diez estadios de la doma del buey Ch’an y asumiendo ciertas razonables dudas … Lo cual es lógico pues ambos son budismos Vajra/Mahayana. Aunque probablemente el motivo de esta entrada es simplemente que siempre me han gustado estos dibujitos y así tengo un motivo para repasarlos de nuevo. 😀

 

 

Buscar y descubrir las huellas del Buey aplican al inicio del camino de la acumulación (dibujos 1 y 2).

En este punto nos empezamos a interesar por el camino espiritual y vamos acumulando entendimiento y buena situación kármica. Es la fase del “buscador perdido”, cuando se busca pero aún no se sabe qué debe hacerse, ni en quién confiar o qué creer…


Encontrar al buey y capturarlo corresponde con la sadhana a aplicar en el camino de la preparación (3 y 4).

Son estos los estadios más habituales entre los practicantes, los estadios del esfuerzo y la perseverancia, tal como pretenden reflejar las imágenes de lucha y forcejeo. La persona lucha por domar su ego, aún no sabe que no hay lucha alguna, solo sufrimiento e ignorancia. Las dudas siguen presentes.


También la doma propiamente dicha podría ser parte del camino de la preparación (dibujo 5) por las mismas razones, aunque si es una doma total, correspondería al camino del ver, junto con el gozoso retorno a casa (6).

Ahora hemos despertado, la persona ya no es esclava de su pensamiento. Ya no hay lucha, ya no hay dudas. La persona ahora es un Arya, no un ser ordinario. El ego es visto como inofensivo o más bien inoperante. El dibujo muestra el gozo y la liberación de este estadio, a menudo confundido con el final de la senda.


Buey superado y persona superados (dibujos 7 y 8), corresponden con claridad al camino del cultivo post-despertar.

Por eso  la doma del buey no acaba con el buey domado…

Aquí se superan como vacíos tanto buey (cosa que ya se descubre en el camino del ver) como persona (que aquí representa a la esencia), hecho este último (vaciar el sujeto) que solo es posible con el cultivo post-despertar. Aquí deja de verse la consciencia como esencia nuclear. Estos son los estadios que no actualiza quién queda anclado en el “testigo eterno” anclado a la idea de un “buey domado” por un domador aunque este sea algo tan etéreo como La consciencia…

Si el sujeto es deshecho convenientemente, la dualidad se disuelve, de ahí el enso (círculo vacío) en la imagen 8. Fijaos que la no-dualidad (enso) aparece en el dibujo que se titula “Persona superada” y no antes… Y el título del dibujo no es casual, ninguno lo es…


El regreso a la fuente (9) podría corresponder ya al camino de no-más-aprender (o no, lo desconozco), y sin duda el retorno al mercado (con las manos vacías) sí que le corresponde (10).




A %d blogueros les gusta esto: