El blog de 道


Las sensaciones (III)
30/10/2017, 7:44 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , , ,

Pasamos ahora a responder otra pregunta, ¿cual es la relación entre emoción (tal como se definía hace unos días) y sensación? ¿son lo mismo?

No, no son exactamente lo mismo.

Las emociones son percibidas eso es cierto.

Aunque de hecho potencialmente es posible tener emociones no percibidas, pero se nos hará raro llamarlas emociones. Serían formas de movernos que nos son completamente desconocidas, como cuando hacemos algo y no sabemos por qué. Una pulsión, un impulso de origen desconocido.

Eso ocurre sin duda y no tenemos un nombre claro para ello, precisamente porque no lo percibimos y no sabemos qué ocurre, pero dejando eso de lado, podemos asumir que toda emoción es percibida de una manera u otra. Y es una percepción interna al cuerpo.

Por tanto toda emoción tieneasociada una sensación  o varias. Por ejemplo: el miedo puede sentirse como un malestar en el estómago o como intranquilidad, como sudor frío, etc…

Y de hecho es lo que suele llamarse “emoción” pero es interesante ver que solo es su expresión consciente… El miedo no es malestar en el estómago, es la liberación de ciertas substancias internas que nos moverán…

Porque la característica principal de la emoción es que nos mueve a hacer cosas. Por tanto la emoción es algo más que pura sensación.

Una sensación pura sería, por ejemplo, nuestra percepción de la temperatura actual.

Si ahora atiendes a eso, puedes concluir si estas en un lugar templado o frío o algo cálido, con mucha humedad ambiental o seco, etc… Eso sin duda es una sensación pero no es una emoción porque no nos mueve, no es como sentir miedo. Es neutra.

Ya en el texto sobre las emociones estuvimos hablando de aspectos como el dolor, que están a caballo entre ambos mundos.

Están a caballo porque aunque nos mueven, lo hacen de una manera mucho más primitiva y directa que las emociones. Desencadenan actos reflejos casi instantáneos y que no son demasiado gestionables. Se parece más bien a la misma situación que ocurre cuando te tiran un a pelota hacia la cara, se desencadena un acto reflejo casi instantáneo para desviarla. Y eso no convierte a la visión en una emoción…

Probablemente estas reacciones a la velocidad de la luz surgen principalmente de la parte más primitiva de nuestro sistema nervioso mientras que las emociones están en el sistema límbico, más evolucionado (y lento) pero en realidad el cerebro ha evolucionado sin diseño prefijado y aparentemente está todo bastante repartido y mezclado. No es una separación categórica.

Y también por surgir de lugares muy primitivos del cerebro, nuestro control sobre esas reacciones es casi nula o en todo caso muy difícil.

(continua)



Las emociones, los sentimientos y la senda espiritual (PDF)
08/10/2017, 7:41 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , , , ,

Como siempre dejo el texto en PDF y lo tendreis también en la sección de mini-libros.



Las emociones, los sentimientos y la senda espiritual (Epílogo)
06/10/2017, 7:39 am
Filed under: Frases, Uncategorized | Etiquetas: , , , ,

En el monasterio de tu corazón, está el templo donde todos los Buddhas se reunen.

-Milarepa



Las emociones, los sentimientos y la senda espiritual (y VII)
04/10/2017, 7:50 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , , ,

Pero con las emociones negativas nos queda un trabajo más. 🙂 Y es entender el sentimiento que nos las provoca.

Para empezar ya es mucho si somos capaces de entendernos lo suficiente para saber que tipo de sentimiento nos provoca esas emociones aflictivas que rompen con nuestra paz. Esto nos parece evidente, y lo único evidente es nuestro auto-engaño al respecto.

Si crees que sabes porqué surgen todas tus emociones, entonces con seguridad estás equivocado y es un gran problema porque no te investigarás…

Realmente de gran cantidad de emociones no tenemos ni idea de por qué surgen y nuestro juicio al respecto suele ser erróneo. Y claro, al no equivocarnos, no actuamos sobre el problema origen y no hay cambio.

¿Es odio? ¿a quién? ¿Es miedo? ¿a qué? ¿A que se debe este nerviosismo que sentía hace unos minutos? ¿Por qué me he peleado hace un momento con otro conductor del atasco? ¿tiene la culpa el conductor u otra cosa?

etc…

El sentimiento tiene una componente mental por eso puede ser tratado mentalmente.

La emoción no tiene una componente mental por eso no puede ser gestionada mentalmente.

Pero el sentimiento desencadena emociones, así que es importante trabajar con él.

Una vez identificado el sentimiento lo mejor posible podremos analizar conceptualmente si ese sentimiento tiene sentido, si es íntegro con mi ética, si es irracional, en qué se basa, etc… cada caso es único.

A menudo el sentimiento surge por patrones de comportamiento adquiridos que muchas veces ya han perdido todo su sentido. No solo no ayudan sino que son un problema, además de torturarnos son inoperantes o ineficientes. Pero hay que verlos para cambiarlos. La inconsciencia nos condenaría a un eterno retorno a esos patrones reactivos a los que nos hemos acostumbrado.

Y como hemos visto la emoción no puede eliminarse una vez surgida, por tanto la única tarea preventiva posible ocurre a nivel de sentimiento.

Cambiar nuestros patrones de reacción aflictivos es purificación. Y eso implica también cambiar sentimientos.

Cada vez que sientas odio o algún sentimiento negativo y creas que es correcto y adecuado, porque “se lo merece” o porque “está justificado”, o porque sino “me toman el pelo” o porque “han empezado ellos” estás cometiendo una grave falta contra ti mismo y lo vas a notas incluso a nivel de práctica formal. No pasará desapercibido el retroceso,  si te observas ese dia.

La compasión (o el amor entendido correctamente) implica la ausencia de (o lucha contra) todo sentimiento negativo hacia el prójimo y hacia ti mismo. Y es por eso que es un sentimiento rey.

Un Buddha tiene tres cuerpos (Trikaya)  y uno de ellos es emocional, Sambhogakaya.

Sin emociones positivas no hay Buddha.



Las emociones, los sentimientos y la senda espiritual (VI)
30/09/2017, 7:47 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , , ,

Así pues el camino espiritual puede y debe re-alimentarse con emociones y sentimientos positivos, por una doble razón: Por su valor intrínseco (para ti, tu salud y para los que te rodean) y por su valor motivador para proseguir un camino de serenidad y paz.

Inmerso ya en la propia práctica formal, sea cual sea la tuya. Esta va a ser muy diferente si hay emoción o no.

Cuando se dice “poner interés en…” en realidad no es otra cosa que “poner emoción (positiva) en…”.

En tu práctica ha de haber interés, ha de haber emoción. Y además has de crear un sentimiento a su respecto, para que no se abandone o se convierta en una rutina muerta.

La maestra de Adyashanti preguntaba a este si su práctica “estaba viva”. Se refería a esto.

Esa vitalidad en la práctica, el interés en la práctica es emoción. El dia que estés practicando y lo único que te apetezca realmente en ese momento sea estar ahí, en tu práctica, nada más, el salto será cuántico.

Ese es el rol de la emociones y sentimientos positivos para nuestra senda, pero ¿y los negativos?

Por supuesto las emociones negativas nos expulsan de la práctica. Y de nuestro equilibrio en el día a día.

Las emociones negativas no son demasiado diferentes de lo que el budismo llama los cinco venenos. Y son realmente venenos fisiológicos. Hoy día la medicina ya nos dice que emociones como el estrés (miedo de baja intensidad, básicamente) son perjudiciales para nuestro organismo de forma física.

Así que son realmente venenos. ¿Te conviene irlos tomando con tanta frecuencia?

Pero ¿es posible evitarlos?

¿Cómo trabajamos las emociones y sentimientos negativos?

Pues de forma diferente en función de si es emoción o sentimiento.

Cómo hemos dicho, la emoción es rápida y fisológica. No es demasiado diferente estresarte a que te inyecten cafeína… y no se puede gestionar de forma demasiado diferente.

Una vez se ha desencadenado una emoción (que puedes imaginar como que has tomado un veneno inadvertidamente) cualquier trabajo conceptual es inútil para eliminarla, solo puede empeorarla, realimentarla y mantenerla en el tiempo.

Así que la mejor estrategia es descartar todo pensamiento al respecto y centrarnos en la sensación física, pero de una manera muy diferente a como nos centramos en las emociones positivas. En este caso seremos siempre un observador externo de ellas, y nuestro objetivo observándolas será el verlas lo más objetivamente posible como lo que son, ¿qué es esto que siento? ¿es un hormigueo en el estómago? ¿o un vértigo en la cabeza? ¿o un pinchazo en el plexo solar? Y no añadir nada más a esa observación.

Descartad de raíz cualquier relación con nada mental. Y no nos fundimos con la emoción sino que somos observadores neutrales de ella. Observadores neutrales, externos y separados de ella.

Esto es mindfulness y espero que con la práctica y el tiempo se logre desarrollar la sensibilidad interna para captar la diferencia entre lo sugerido para las emociones positivas y las negativas, porque es fundamental. Si es necesario se puede profundizar en ello en los comentarios.

(continua)




A %d blogueros les gusta esto: