El blog de 道


Tratado de las tres naturalezas – Vasubandhu
09/05/2022, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , ,

Vasubandhu se considera el fundador de la doctrina Yogacara junto son Asanga.

Yogacara es sin duda, junto con Madiamika (de Nargajuna) las dos doctrinas que han construido totalmente todas las escuelas Mahayana. Toda doctrina Mahayana, aparte de seguidora de las enseñanzas de Buddha es siempre un cóctel con ciertas partes de Yogacara y otras de Madiamika. El resultado final en cada caso dependerá de las predominancia  de cada doctrina y de sus influencias locales (Bon, Hinduismo, Taoismo…)

Si podemos decir que Madiamika es el culmen del pensamiento filosófico budista, Yogacara lo es del estudio de la mente. No soy imparcial pero me da la impresión que tras ellos, el budismo degeneró un tanto, especialmente tras madurar el tercer giro de la rueda del dharma y la idea loca del «ya originalmente iluminado». Renunciada esa idea, el budismo que queda es tremendamente efectivo y certero. Esto es solamente una opinión, por supuesto.

Hoy trataremos el texto de «Las tres naturalezas» de Vasubandhu, a ver qué podemos aprender de él.

El texto inicial en castellano se obtiene del tratado de Fernando Tola y Carmen Dragonetti con el mismo título (Trivabhavanirdesa), mil gracia a ellos, también se refuerza con algunas versiones existente en inglés en caso de duda.


Se postula que las tres naturalezas propias:
la imaginada, la dependiente y la absoluta
son el objeto profundo
del conocimiento de los sabios.

Lo que aparece es la naturaleza dependiente;
cómo esta aparece es la naturaleza imaginada.
La primera se llama así porque funciona sujeta a causas.
La segunda porque su existencia es mera creación mental.

El eterno no existir tal como aparece
de aquello que aparece, ha de ser conocido
como la naturaleza propia absoluta
en razón de su inalterabilidad.

Al respecto de ¿qué aparece? La imaginación irreal.
¿Cómo aparece? Con dualidad.
¿Qué es su no-existencia?
consiste en que su esencia es la inexistencia de la dualidad.


Empezamos fuerte 🙂

Vasubandhu postula tres naturalezas que podríamos llamar:

  • Lo que eres convencionalmente (causal)
  • Lo que crees ser (que es ideación)
  • Lo que realmente eres (sunyata)

Y dice, que lo relevante para el sabio (budista) es el estudio de esas naturalezas.

Quizá con ejemplos sea más fácil entender esas tres naturalezas.

Cuando digo «yo soy listo», o contemplo cualquier característica propia o ajena, es pura imaginación. Ideación. La más destacada la de que haya un atman o yo integral decidiendo. Esa es tu naturaleza imaginada y es ignorancia. Tú ideación. No porque siempre sea absolutamente falsa (a veces sí), pero si suele ser aproximada y basada en creencias previas que pueden ser falsas.

Cuando ocurre que me pinchan y salto, incluso sin yo pensar nada, vemos actuar a nuestra naturaleza causal. Lo que hacemos (y pensamos) es debido siempre a causas y condiciones. Por tanto, postulando una naturaleza causal, Vasubandhu ya de salida desmonta esa idea exótica de que Yogacara es idealismo puro. No lo es. Existe la causalidad y es así como se mueve el universo.

Y alineado con Madiamikas, Nagarjuna y Buddha, y como decía Dogen, la naturaleza búdica es la ausencia de naturaleza (Anatta o Sunyata, lo mismo da). Y rechazamos la otra acusación a Yogacara que es que re-afirma objetos o cosas auto-existentes o existentes por sí mismos (no lo hace). Tu naturaleza en última instancia es vacuidad.

Re-leídos los versos con estas ideas en mente, deberían ser fáciles de entender.

«El eterno no existir» es Sunyata (la ausencia de entidades) y se afirma que es la naturaleza absoluta porque es lo que es inalterable (no cambia nunca ni para nadie o nada).

Luego le da la vuelta:

«¿Qué es su no-existencia? Consiste en que su esencia es la inexistencia de la dualidad»

¿Que implica sunyata si no hay identidades? que todo es no-dual.

Seguimos

 

 



Solo-práctica (Traleg Kyabgon)
07/05/2022, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Práctica sin teoría lleva a una devoción extrema y fanatismos de varias clases. Así tu práctica se volverá un peligro en lugar de una situación saludable. Si reflexionas sobre lo que estás haciendo y aprendes sobre ello, tendrás una oportunidad mucho mayor de entender lo que está pasando y en que nivel está tu mente. No necesitas ser un escolar o un filósofo. Sin embargo, si solo practicas dogmáticamente, pensando que lo único que importa es practicar y que la teoría es inútil, no irás en una dirección constructiva.

-Traleg Kyabgon



¿Qué es Presencia? (y II)
05/05/2022, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Resumiendo, que para estar presente, basta con no pensar en futuro-pasado, o bien basta con activar una atención más allá del proceso intelectual de pensamiento o bien basta con sentir que «somos» y nada más, o incluso si sigues blogs raros como este, basta con activar la mente mindful, porque las cuatro cosas te llevarán a una posición mental correcta para la evolución espiritual.

A veces en neo-advaitismo (o advaitismo) se habla de la Presencia u otras prácticas hablando de «concentrarse en el corazón». Bueno, todo el mundo el libre de aplicar una definición como crea oportuno pues como comento a veces no existe «la RAE de la espiritualidad» para prohibirdefiniciones alternativas, pero esa práctica es claramente tántrica y básicamente tenderá a activar ese chakra obteniendo gozo. ¿Es eso Presencia? Bueno, también en cierta manera pues has activado la mente mindful y estamos presentes, pero sería mejor descrito como un ejercicio samatha (concentrativo) sobre el chakra del corazón. En el Zen hacen similar con el Tan Tien o Hara, otro chakra principal por herencia seguramente de Taoisimo (Qi Qong/Chi Kung).

En todo caso sería una forma concreta de presencia cuyos resultados tenderán al tantrismo.

Acabando, en fases más avanzadas, post-kensho, la presencia se seguirá ejerciendo igual al menos hasta el colapso no-dual, aunque la diferencia es que esa presencia será compatible con los contenidos mentales, no los bloqueará (a menos que se esfuerce en hacerlo) y eso, no hacerlo, es bueno y correcto y es el camino a seguir. El error sería continuar bloqueándolos pues eso te mantendrá indefinidamente en una situación atmánica. No es problema alguno (al contrario, es lo ideal) cuando ellos paran solos por falta de gasolina (apegos) uno no piensa, porque no le apetece pensar, tan sencillo como eso.

Esta es la verdadera Presencia (con mayúsculas) pues se ejerce siendo conscientes de nuestra verdadera naturaleza, es decir dependiendo de si estamos o no en lo que aquí llamamos la mente realizada, y el indicador para confirmarlo no es tanto si hay pensamiento reactivo presente o no, sino de si estamos ejerciendo esa mente realizada. Es decir, estando mindful desde nuestra esencia.

Finalmente, en estadios no-duales, es decir más adelante, la presencia no es tanto presencia en el sentido de estar mindful o no, pues no se puede estar no-mindful en momento alguno, sino que de forma pura ahora es estar conectado con nuestra esencia o desconectado de ella.

Si hay Presencia (en mayúsculas) esta es ahora entendida como correcta inteligencia en acción o a veces en budismo se dice que es mera sabiduría trascendental (inteligencia no-conceptual y no explícita, es decir silenciosa).

Así que entonces podemos decir o bien que la Presencia ha quedado completada o perfeccionada, pues ya se está siempre presente. O bien podemos decir que esa Presencia ha mutado a correcta inteligencia o sabiduría, es decir que estando presentes, además hemos de tener siempre «Presentes» (y de ahí mantener la palabra) la conexión con esa esencia.

Y estadio final en este aspecto del Dharma será cuando esa conexión sea estable y permanente, de tal manera que el Buddha nunca la abandona.

Como siempre, gracias por leer.



¿Qué es Presencia?

Otro texto corto para intentar alinear significados que nos permitan hablar entre nosotros con coherencia.

El concepto de hoy es Presencia.

Se habla mucho sobre ella, especialmente en las últimas décadas. De nuevo no es un concepto budista que uno vaya a leer, no ya en los sutras, sino incluso en cualquier texto de maestros que no sean del siglo XX. No en budismo pero tampoco hinduismo, ni en otras doctrinas tradicionales. Es una palabra relativamente nueva en espiritualidad. Lo cual no es necesariamente malo (como tampoco lo era lo de «residir en al ahora«).

Quizá en este caso es un concepto sencillo, que no plantea dudas o quizá no, en todo caso vamos a revisarlo para que no haya confusiones cuando aparezca.

Obviamente ejercer la «Presencia» viene de Estar Presente. Esto no suena especialmente difícil de deducir.

Y este estar Presente, debe venir de estar en El presente que es lo mismo o similar que estar en El Ahora. Así que como referencia complementaria podéis leer los textos sobre «El ahora» que ya se publicaron.

Así que ya casi podríamos cerrar el texto pues Estar Presente es de la misma familia que estar en El Ahora, y eso ya vimos que:

«¿qué es residir en el ahora?» .

Dos cosas: la activación de la mente mindful (o del mindfulness si quieres) y la exclusión del intelecto o pensamiento o en general todo proceso cognitivo, de nuestro foco de atención. Porque al futuro y al pasado solo podemos ir mentalmente, con el pensamiento o la ensoñación.

Es decir, como siempre, atención y no dirigida al proceso intelectual. O al menos no a cualquiera de esos procesos que sea sobre pasado o futuro.

Bien, pero hoy vamos a aprovechar y añadir algo más, relacionado con «ser».

A menudo Presencia, se relaciona con ejercer una forma más clara o intensa nuestra ese-idad («ser») probablemente porque la palabra ha surgido en entornos de neo-escuelas que hacen de El Ser su concepto principal.

Y es cierto, pero eso no excluye que sea también lo citado anteriormente, de hecho es casi paradójico la de prácticas que en el fondo son iguales o muy parecidas, pero se conceptúan diferente y a veces se cree que son muy diferentes (mindfulness, residir en el ahora, presencia, retorno al ¿quién soy yo?, mente mindful en este blog, etc…). Es el típico caso de usar como definición de algo una u otra característica y no ver que varias son aplicables.

Al final como también pasa en meditación sentada hay muy pocas variantes reales de práctica (por raro que parezca), lo que las diferencia son otras sutilezas internas como lo que aquí llamamos «visión» o incluso más sutiles (entre ellas una visión no auto-reconocida), y a veces nada, solo el nombre y el poco interés en que puedan ser lo mismo que la práctica de la otra religión, pues eso igualaría demasiado ciertas doctrinas que se ven casi como «enemigas» y opuestas entre ellas. Luego sus prácticas han de ser muy diferentes… pero no lo son… 🙂

Todo ello puede ser consecuencia de dar demasiado relevancia a las prácticas, muy típico en occidente, en contra de la visión que suele ser el pariente pobre. La visión o principios que aplicas es lo que va a determinar tu camino y resultados si las prácticas son correctas (si son incorrectas no habrá camino).

En la Presencia de las neo-escuelas el foco se suele poner en «ser», mientras que en el mindfulness se pone en la atención y en residir en el ahora se pone en el tiempo presente. Pero al final ocurre que esos factores conductores, nos llevan a la misma posición mental o muy parecida. Igual que en meditación samatha el objeto de concentración es secundario y las absorciones obtenidas se parecen.

Seguimos



Imagina ser una piedra
01/05/2022, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Ey, imagina ser una piedra.
Imagina ser tan duro como ellas.
Imagina que te lanzan a volar.
Y atraviesas la ciudad.

Ey, imagina reventar cabezas.
Imagina destrozar algunas tiendas.
Imagina ser vehículo del mal.
Y que nadie te va a culpar.

(Meditación guiada a partir de aquí):

Imagina no estar mal.
Imagina no estar mal.
Imagina no estar mal.
Imagina no estar mal.

Ey, imagina no saber que existes.
Imagina no saber si estás.
Imagina no tener certezas.
Simplemente estar en paz.

Ey, imagina que te caes a un río.
Imagina que no intentas nadar.
Imagina que te lleva la corriente.
Y apareces en el mar.

Imagínate en el mar.
Imagínate en el mar.
Imagínate en el mar.
Imagínate en el mar.

Ey, imagina ser una piedra.
Imagina ser tan duro como ellas.
Imagina que te lanzan a volar.
Y atraviesas la ciudad.




A %d blogueros les gusta esto: