El blog de 道


Las teorías del caos y el origen interdependiente budista (y II)
21/02/2020, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Bien, podemos decir, que los factores causales menos destacados son infinitos, ¿por qué? bueno la realidad es compleja y de cualquier “sistema” real podremos enumerar un número casi infinito de influencias si no importa cuán pequeñas sean.

Luego un sistema tiene infinitos factores causales y si es caótico cualquier mínima variación en ellos puede cambiar radicalmente el resultado y la ciencia por ahora no sabe calcular eso. Lo que hace son simulaciones cada vez más parecidas a la realidad y para eso hacen falta los super-ordenadores más potentes que existen.

Buf, esto se está poniendo complicado porque además si queremos ser más “realistas” deberemos admitir que eso de suponer un “sistema cerrado” es una entelequía.

Por ejemplo, cuándo se hacen modelos sobre el clima, quizá se considera que el influjo gravitatorio de Jupiter es irrelevante pero está ahí… no se va a ir… y aunque es ridículamente pequeño, no es cero… y dado que el clima es caótico, ¿adivinas? pues ese factor causal menor, podría cambiarlo todo…

O dicho de otra manera, en un sistema caótico, potencialmente todo el universo participa. Y por pequeña que sea la influencia, puede cambiar el resultado.

¿Veis como nos vamos acercando a la idea espiritual de que todo el universo ejerce su influencia sobre cualquier acción?

“Ep, para” – podría decir alguien – “no sobre cualquier acción, solamente sobre los sistemas caóticos”.

Ok, concedido, pero los sistemas caóticos son aquellos tan complejos que ocurre lo que decimos que ocurre… y ¿cuales son los sistemas más complejos que conozco?

Cualquier ser vivo es tan complejo seguramente como el clima del planeta…

Luego podría ser sensato asumir que cualquier ser vivo o si quieres cualquier mente, es un sistema caótico… Y de hecho a veces, al ver retrospectivamente un curso de eventos, nos sorprende que algún hecho “anecdótico” o poco relevante, hizo mil carambolas y cambió todo lo previsto… ¿no te ha pasado nunca?

Y con una pequeña pirueta más ya estamos:

Hemos dicho que los sistemas caóticos son finalmente aquellos que son movidos por toda la realidad. Y la mente es uno de ellos muy probablemente. Luego…

  • La mente es movida por toda la realidad.

Así pues, la visión Mahayana del o-i-d, que no se limita a las 12 eslabones clásicos, sino que amplia ese origen-i-d a toda la mente, coincide con la forma de ver la causalidad de las teoría del caos entendidas de forma amplia.

Y eso es lo que se intentó expresar hace ya muchos, muchos siglos con metáforas como la red de Indra.

Gracias por leer



Las teorías del caos y el origen interdependiente budista (I)

Derivado de un comentario.

La teoría del caos en física y el origen interdependiente budista están estrechamente ligados.
Casi podría decirse que la teoría del caos es un paso de la física hacia el origen interdependiente budista, como un acercamiento a esa forma de ver la “causalidad”.

Igual que a veces hemos comentado que la mecánica cuántica también puede verse como un acercamiento a los postulados budistas, tanto de vacuidad (las partículas no son sólidas, no está claro ni qué son y pueden surgir del vacío sin problemas), como de, también, el origen interdependiente (como con el entrelazado cuántico).

Veamos ahora como la física del caos nos aproxima a los postulados budistas.

Lo primero que hay que entender es lo que es la física del caos, y que no tiene nada que ver con el caos puro o la aleatoriedad.

Vemos por ejemplo la definición de Teoría del Caos de la Wikipedia:

La teoría del caos es la rama de las matemáticas, la física y otras ciencias (biología, meteorología, economía, entre otras) que trata ciertos tipos de sistemas complejos y dinámicos no lineales muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales. Pequeñas variaciones en dichas condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro, imposibilitando la predicción a largo plazo. Esto sucede aunque estos sistemas son en rigor deterministas.

Es decir hablamos de:

  • Sistemas deterministas (es decir, nada de caos o aleatoriedad).
  • Pero muy complejos o dinámicos.
  • En los cuales un cambio muy pequeño en las condiciones iniciales provoca un gran cambio en el resultado final.

De ahí que el “efecto mariposa” se haya usado para caracterizar estos sistemas.

El efecto mariposa es ese que nos dice que una mariposa moviendo sus alas en Japón puede provocar un tornado en Kentucky.

Hablamos de un sistema determinista pero muy complejo (el clima) en que un cambio pequeño (una simple mariposa aletea) puede provocar un gran cambio finalmente (un tornado).

¿Y por qué se llaman caóticos? Bueno, porque actualmente están en la frontera de lo que sabemos calcular y por tanto nos parecen regidos por el caos, pero no lo están. Simplemente son complejos.

Existen muchos modelos de simulación del clima, pero ninguno da resultados perfectos (por eso hay muchos).

Ahora centrémonos en la palabra “sistema” para entender cómo funciona la física (a diferencia del o-i-d).

La física siempre, siempre trabaja con modelos simplificados de la realidad.

Cuando decimos que algo cae a 9,8m/s2 deberíamos decir siempre “en condiciones ideales”: sin rozamiento, en cierto lugar del planeta y no en otro donde igual varía un poquito, etc…

O dicho de otra manera las cosas no caen a 9,8 m/s2 en este planeta, no es cierto, pero en condiciones ideales ese sería su ritmo de aceleración gravitatoria. Y casi siempre caen con una aceleración muy cercana a esa, al menos hasta que van tan deprisa que el rozamiento con el aire adquiere relevancia. Entonces ya no aceleran así…

Es decir, la física asume que puede centrarse solo en los elementos causales más destacados de un sistema cerrado y obtener conclusiones extrapolables al resto de la realidad, ignorando los factores causales menos destacados.

Es importante destacar eso: se ignoran los factores causales menos destacados.

Pero ¿qué ocurre si los factores causales menos destacados pueden cambiar radicalmente el resultado final?

Imaginad que según el lugar del planeta las cosas cayeran a 9,8, en otro a 15 o 6,3 m/s2 debido a que la densidad de la tierra variara mucho de un lugar a otro (esto pasa realmente, pero en un grado muy, muy pequeño).

Entonces las fórmulas habituales para calcular la aceleración gravitatoria no valdrían… pues no tienen en cuenta dónde estás…

Seguimos

 



Mountain mist
17/02/2020, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , ,



El Sistema-mente: esquema resumen

Se amplía al picar.



El Sistema-mente v2020: Alaya (y III)
13/02/2020, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Alaya no es una entidad coherente. Es absolutamente incoherente, por eso tú eres incoherente. No hay problema alguno para tu mente en construir cicatrices en Alaya que son contradictorias entre sí.

Cuando se da una situación en la que dos cicatrices contradictorias surgen a la vez decimos que… ¿lo adivinas?

Decimos que dudamos… Dudar es un conflicto entre tendencias que surgen de Alaya.

Si las cicatrices son muy profundas y contradictorias podemos acabar en situaciones más graves de conflicto mental, patologías mentales más serias… como neurosis, etc…

Todo depende de cuan fundamentales para ti sean esas corrientes contradictorias, en conflicto. Cuanto más relevantes sean y más contradictorias sean, mayor es el conflicto, la fragmentación y la potencial patología mental.

Así pues, ¿en qué línea debe depurarse Alaya?

Alaya se debe vaciar de cicatrices, no crear nuevas o crear pocas y alineadas.

Pues si el conflicto es el problema, la solución es la integración. Es decir que no hayan corrientes en conflicto en Alaya o que hayan los menos posibles.

Puedes, por ejemplo, tener un marco ético concreto y aplicarlo, como la compasión del Bodhisattva o los paramitas budistas. Un marco ético siempre plantea una serie de valores alineados, que no tienen conflicto entre ellos. Por tanto, la persona éticamente intachable, es una persona sin conflictos interiores, siempre sabe qué debe hacer. Sin dudas. Da igual qué marco ético sea.

Un paramita budista (la perfección de una virtud) no tiene conflictos internos.

Uno puede dudar entre el veganismo y su deseo de comer carne. Un paramita es la perfección de uno de los dos polos, por ejemplo el veganismo, de tal manera que ya no hay conflicto interno.

¡Ah! por supuesto, por si no ha quedado claro, el depurado de Alaya es independiente del Despertar, puede hacerse antes, después o nunca.

Si se hace, serás un santo para el marco ético elegido. Esa es realmente la perfección de la santidad: una alaya totalmente alineada con un marco ético concreto. Y puede no haber habido ningún cambio mental más allá de la propia purificación… Nada de kenshos o despertares.

Las doctrinas graduales suelen ser doctrinas de purificación de Alaya… por eso son graduales y por eso no conducen de forma directa al Despertar, evento que pertenece a otra familia de sucesos. En terminología técnica budista eso se llama paramitayana (el vehículo de los paramitas). Sería el camino más puramente gradual, pero también es ese que la tradición budistas afirma que llevaría eones de completar (y creo que no se equivocan).

¿Y por qué se dice que un Buddha no genera karma?

Porque la propia capacidad de no ser afectado emocionalmente por la realidad, por lo que le ocurre, hace que no se generen cicatrices en Alaya, por tanto un Buddha no genera nuevas cicatrices en Alaya o genera muy pocas y débiles.

Es decir no crea nuevas creencias, manías, sesgos intelectuales, gustos y rechazos, patrones reactivos, etc…

Hace no muchos días hablábamos de las emociones. Hoy día se dice, aunque ya era obvio, que para aprender hace falta emocionar.

Digo que ya era obvio porque si asumimos realmente que las emociones son lo que nos mueve, ha de ser obvio que para toda acción ha de hacer falta emoción, también para aprender.

Bien, pues para crear cicatrices en Alaya también hace falta emoción.

Da igual lo que te ocurra, si no hay emoción (positiva o negativa), no hay cicatriz en Alaya.

Así la forma en que te tomes los temas mundanos puede “ensuciar” Alaya o todo lo contrario.

Si te ocurre algo y te enfadas, creas cicatrices. Si te ocurre lo mismo y lo aceptas con perfecta ecuanimidad, desaparece como una ola en el mar sin dejar rastro.

Pero ¿quién es capaz de perfecta ecuanimidad?

Pues eso.




A %d blogueros les gusta esto: