El blog de 道


Vipassana: adquisición de prajna (III) – categorias
25/09/2021, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Vipassana no es solamente lo que se hace en los retiros de Goenka, auque su popularidad ha prácticamente colonizado la palabra por completo, pero en otras doctrinas como Mahamudra, vipassana está también muy presente y bajo formas totalmente diferentes, y en realidad en todas las doctrinas, pues inicialmente es la herramienta principal para adquirir sabiduría.

Si estás adquiriendo sabiduría estás haciendo vipassana. Da igual las formas.

Formas de vipassana que tradicionalmente no se han considerado como tales podrían ser los koan zen, muy radicales en su intensidad, quizá algo artificiosos, y algo exóticos en su forma, pero al final una forma de práctica con visión (el koan) para adquirir prajna (su resolución no-conceptual).

Cabe decir, que el resultado final de vipassana es siempre sabiduría transcendental, por el camino se puede adquirir sabiduría convencional, por ejemplo, cómo debo respirar para tranquilizarme ante una amenaza, pero sus frutos verdaderos y finales han de ser siempre no conceptuales y trascendentales.

En el hinduismo también hay vipassana, la auto-indagación (indagación sobre el “self”, realmente) si es indagación, es vipassana. Y tiene visión: ¿quién o qué soy? eso estoy investigando, ¿qué es eso del “self” o atman? Aunque suele ser más básica que la budista, los budistas siempre tan re-complicados y el hinduismo siempre tan etéreo… 😀

Como con cualquier forma de práctica vipassana, dado que lo fundamental es tu actitud interior, es posible hacer auto-indagación en teoria y que externamente lo parezca, pero no estar indagando nada. Vamos que no es vipassana.

Si repetimos como loros la pregunta ¿quién soy?, cosa bastante típica, esperando que algo caiga del cielo en forma de revelación, eso no es vipassana, en absoluto. Probablemente no es práctica alguna, es inútil. De hecho, en la práctica, la pregunta no hace falta decirla, ni tan siquiera pensarla verbalmente. En general en vipassana no expresaremos la pregunta ni como pensamiento verbal, simplemente nos aplicaremos a observar buscando descubrir la verdad de la visión.

Otras personas usan la pregunta solo para volver a cierta forma de mindfulness-presencia, es decir cuando se detectan perdidos en sus pensamientos y ensoñaciones, usan la pregunta y vuelve a lo que ellos llaman “testigo”. Bueno, eso tampoco es vipassana y la pregunta tampoco servirá para nada. Si quieres hacer mindfulness o estar presente es genial, pero basta con que vuelvas a él cuando te detectes perdido. No hace falta ninguna pregunta, no notarás mucha diferencia.

Cabe decir sin embargo, que a algunas personas se les hace más fácil todo esto si verbalizan o piensan la pregunta u otra frase, bueno, si es el caso, úsala. No es tan malo. De hecho el intelecto en general, gracias a que es simbolismo, ayuda a menudo a “solidificar” patrones que de otra manera nos cuestan más tener bajo control consciente. Si es el caso, puedes usarlo.

Por ejemplo, mucha gente tiene “mantras personales” que usa para volver a situaciones, que siendo no-conceptuales y sutiles, quizá quedarían más perdidas y menos fáciles de alcanzar, si no las hubiéramos asociado a esa frase. El mantra en sí mismo da un poco igual, es el que te funcione. Los que habéis leido los siete estadios de Thusness veréis como él usaba algunos en algunas fases.

Más claro, el agua, le cito:

There is a phrase for this experience — Whenever and wherever there IS, the IS is Me. This phrase was like a mantra to me. I often used this to lead me back into the experience of Presence.

Si necesitas algo así, no hace falta que renuncies a ello. Úsalo, pero entendiendo que el valor no lo tiene el mantra, para mi puede ser inútil, o podría una frase totalmene diferente. El valor lo tiene solamente para ti, porque lo has asociado a una posición mental que era difícil de traer de nuevo a la mente sin él. No es magia, es un ancla como las de PNL y creada por ti y para ti.

Pero bueno, he divagado, eso no tiene nada que ver con vipassana. Solo un “hint” más del camino, por si ayuda.

La pregunta ¿quién/qué soy? del Vedanta apunta justo al mismo sitio que el koan “¿cual era tu verdadero rostro antes de que tus padre nacieran?”, por ejemplo. Y su resolución será parecida si se indaga. La experiencia “de tipo Eureka” será muy parecida, aunque es cierto que a la hora de describirla, seguramente se usarán palabras muy diferentes, por ejemplo un budista dirá “vacuidad” donde un hinduista diga “sujeto sin características”.

Tanto koans como auto-indagación se hacen típicamente fuera y en el cojín. Son prácticas válidas en cualquier momento. Y eso ya nos da una pista de que vipassana es muy adecuado para hacerlo fuera del cojín.

Seguimos



Vipassana: adquisición de prajna (II) – La visión
23/09/2021, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Hay que decir que esa actitud inquisitiva, que ha de ser casi obsesiva, es muy difícil de obtener forzadamente. Si no está en tu naturaleza o forma de ser actual, será complicado que la adquieras. Eso es lo que podría considerarse una condición kármica, es como eres ahora mismo debido a todo el pasado y no es fácil que eso cambie a corto plazo.

Eso es una limitación kármica, no absolutamente limitante, pero no es fácil de cambiar. Suele ir con tu carácter tal como se ha formado hasta este momento, y con los retos que te ha puesto la vida delante y que consideras fundamental resolver.

Si consideras fundamental en tu vida resolver algunas cuestiones espirituales, vamos bien.

Es por eso que, por ejemplo, el sufrimiento se considera un gran maestro, pues una vida cómoda y fácil normalmente no dará lugar a esas situaciones kármicas alineadas, pero el sufrimiento sí.

También es por eso que (lo veremos más adelante) soy relativamente excéptico respecto a las prácticas vipassanas formales y forzadas. Creo que si eres inquisitivo, lo eres casi todo el tiempo y que si no lo eres, hacer que te sientes a serlo durante una hora, no funcionará en muchos casos si no es tu inclinación natural, simplemente te aburrirás. A menudo ni entenderás qué te piden.

Esa actitud inquisitiva, si está, lógicamente, deberá ser al respecto de las verdades espirituales que estamos interesados en confirmar o realizar. Quiere decir estar sinceramente interesados en observarnos para descubrir si todo eso que nos cuentan es cierto o no en nosotros mismos.

Ese “al respecto de las verdades espirituales que estamos interesados en confirmar o realizar” es la definición de un concepto fundamental en vipassana: la visión (típicamente view en inglés) o también punto de vista, que se usa menos porque es muy largo pero es más correcto.

Sin visión no hay vipassana, siempre que dudes al respecto de tu práctica vipassana, pregúntate cual es la visión en tu práctica, qué es lo que vas a observar o confirmar, sobre qué va tu inquisición. Si la visión no es clara para ti, difícilmente habrá vipassana, estarás haciendo otra cosa o perdiendo el tiempo.

Esto de vipassana, es el trabajo de un analista de sí mismo que quiere investigarse, uno no investiga “en general” y sin dirección o materia, investiga sobre un tema concreto. Investigar “en general” no es nada, es no investigar, es salir a pasear por tu mente…

Para ver lo que queremos ver, hay que mirar y para mirar lo que queremos mirar, hay que dirigir la mirada hacia el lugar adecuado, eso es la visión. Sin la visión, queremos ver, pero miramos sin criterio y sin objetivo. ¿Queremos encontrar el cielo y miramos al suelo? Hay que tener dirección, hay que tener visión.

La visión suele ser “una propuesta espiritual a confirmar” o al menos un ámbito de investigación concretado. Por ejemplo, “yo no soy mis pensamientos” o expresiones expresiones genéricas como: “¿qué o quién soy?”. También investigaciones más amplias del tipo “todo es mente” o si sigues el blog “determinar qué es la mente reactiva y la mindful en mi experiencia”. etc.. cualquier investigación espiritual se puede expresar en forma de visión.

Si vas guiado, la visión viene establecida por el maestro o la doctrina, te son dadas. Pero si vas por libre, tendrás que construirlas tú.

Por ejemplo, los cuatro yogas Mahamudra se diferencian en muchos aspectos pero uno evidente es que en cada yoga Mahamudra se establece una visión diferente o si así lo quieres, todo un ámbito de investigación diferente. Es como si en el primer yoga estudiáramos mates, en el siguiente física, etc… pero no conceptualmente. Y el orden y las temáticas no son al azar, tiene un sentido, han sido refinados por grandes maestros, especialmente Gampopa en este caso, con el objeto de liberarte.

La visión será más efectiva cuanto más concretada, y menos cuanto más abierta, y ¿quién soy? es una pregunta muy abierta. En cambio si la propuesta fuera por ejemplo “no hay yo, por mucho que busques no lo encontrarás”, son expresiones de posibles visiones mucho más concretas y por tanto más fáciles de trabajar. Y si ya entras en mirar si hay yo o no hay yo en un skandha concreto, pues más.

Vipassana es “ver con claridad”, en inglés se usa para lo mismo también la palabra insight, palabra de difícil traducción en castellano podría ser “introspección” pero se usa poco. En todo caso sí que es eso lo que debemos hacer: “investigar hacia dentro o por dentro”.

Vipassana es introspección mental orientada en una dirección concreta.

Seguimos



Vipassana: Ese gran incomprendido (adquisición de prajna)
21/09/2021, 7:07 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Revisitamos, añadimos y consolidamos diversas entradas sobre vipassana, ese gran incomprendido:


Dice el sutralamkara:

Examina constantemente
las manifestaciones de la mente
diferencia sus aspectos constituyentes
determina el sabor único de todo pensamiento
y su naturaleza inatrapable.


En todas casi las formas de meditación que conozco, y sin duda en las tres familias de meditaciones “mentales” típicas: samatha, vipassana y no-acción; existe en los textos existentes un exceso de descripción formal (cómo sentarse, dónde mirar, cómo respirar) y una carencia (mayor o menor) de lo fundamental que es la actitud interna y otras sutilezas subjetivas.

Es algo así como describir como funciona un motor, explicando como se ve por fuera, su aspecto, el ruido que hace o el calor y humos que desprende. Y luego se te pide que construyas tú uno… Nada fácil ¿no?

Este desquilibrio puede llegar hasta el ridículo cuando se exagera lo formal en doctrinas tan queridas por mi como el Zen actual, donde parece que es más importante estar bien tieso como un palo de escoba que cualquier evolución personal interna o forma sabiduría. Linji repartiría bastonazos.

Cierto es que no es fácil describir los aspectos de la meditación que no son visibles externamente. Es, al contrario, todo un reto y en gran parte destinado al fracaso. Requiere no solamente dominar la práctica en cuestión tal cual se te pide que la ejercites, sino también tener la sensibilidad para entender qué estamos haciendo en última instancia, qué dinámicas se establecen para que dé frutos esa práctica; y aunque todo eso pueda parecer no ya fácil, sino evidente, no lo es en absoluto. Y luego, una vez sabido todo eso o al menos intuido, hay que encontrar las formas verbales adecuadas que lo permitan transmitir a los demás, cosa que es si cabe igual de difícil.

Vipassana también resulta especialmente afectada por ese fenómeno de focalizar en lo irrelevante y tratar poco lo fundamental. Y eso es así, es comprensible, porque eso es lo que es fácil de captar, entender, explicar y lo otro, no tanto, en absoluto…

Y aún así, como aquí somos algo lanzados, vamos a intentar ir a los fundamentos.

Primero definamos vipassana, yendo a lo básico o definición amplia, es toda práctica orientada a la adquisición de sabiduría no-conceptual espiritual o prajna. Es lo mismo.

Así como samatha está orientada a la obtención de estados no ordinarios de consciencia llamados jhanas (una forma de samadhi) y las meditaciones de no-acción a la trascendencia de los contenidos mentales.

De Prajna hemos hablado ya antes así que no insistiré mucho en su definición: sabiduría espiritual no conceptual o si lo quieres más poético, entendimiento o aprendizaje vital profundo, sin palabras, que cambia la forma en que existimos, la forma en que vemos el mundo y a nosotros mismos, y como interactuamos.

Para entender vipassana, hay que entender claramente la diferencia entre intelecto e inteligencia, u otras formas de interpretar La mente, pero siempre habrá que asumir que existe “algo” más allá del intelecto habitual, sin contemplar esa posibilidad, vipassana no tendría sentido. No podría funcionar.

En Vipassana, el intelecto ayuda a entender donde mirar y qué se espera ver, sirve para transmitir las instrucciones de la práctica y… fin.

Todo el aprendizaje lo hará la inteligencia, si es que hay algún aprendizaje. Y eso ya nos cuesta un poco más entender qué significa o cómo se hace.

El duo intelecto-inteligencia es aproximadamente equivalente al duo conceptualidad vs. no-conceptualidad. Lo conceptual es mero intelecto y la inteligencia, aunque lo abarca todo, la trataremos sobretodo en su aspecto no-conceptual.

El budismo afirma que el origen del sufrimiento es la ignorancia, por tanto el sufrimiento se cancela con sabiduría (no con samadhis, en esto puede diferir y mucho, de otras doctrinas). El resto son poco más que facilitadores. Por tanto no es poca la relevancia de adquirir sabiduría aunque vayamos siempre persiguiendo samadhis.

Esa sabiduría que buscamos es un tanto especial, por eso la llamamos prajna. Si se confunde prajna con “saber algo” o “aprender algo” al estilo convencional (conceptual) se falla en entender el poder transformador de prajna. Y entonces normalmente se insiste en los samadhis como camino prioritario, tremendamente atractivos y reparadores pero que cambian nuestra mente demasiado lentamente o nada, dependiendo de la persona o sutilezas. Ya el budismo primigenio vió claro que con samatha no se llegaba muy lejos y se añadió la idea de la adquisición de prajna, y a eso se le llama vipassana.

La adquisición de prajna siempre ocurre por la aplicación de la inteligencia que no por escuchar al intelecto, es decir, no es hablarnos internamente o leer. Es la aplicación de la mente no conceptual a la resolución de un problema o creencia concreta. Y la inteligencia no funciona argumentativamente (eso es intelecto) sino por observación y aprendizaje vital.

Aquí trataremos vipassana ampliamente, y no digo meditación vipassana porque no es solamente meditar. Por vipassana aquí no debemos entender solamente una forma de meditación, ni tan siquiera una familia de meditaciones, sino una actitud inquisitiva ante nuestra mente, que deberá ser casi permanente (ver el sutra al inicio).

Esta actitud, se puede ejercer de forma instintiva y no formalizada o puede hacerse como una práctica formal y será una práctica vipassana. Igual que con la compasión o con metta, por ejemplo, estas se pueden ejercer de forma instintiva y no formalizada o practicarlas formalmente siguiendo unas técnicas o instrucciones.

Por tanto hay muchísimas personas que hacen esa inquisición o investigación personal de forma natural y obtienen resultados. Y al revés, hay personas que creen estar haciendo vipassana porque formalmente es eso lo que se supone que hacen, pero si no hay actitud inquisitiva, no lo están haciendo o, en todo caso, no va a dar demasiados frutos.

Seguimos



MN 8 {9M.1.8} Sallekha Sutta – Discurso con Ganaka Moggallana
19/09/2021, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

[12] {83} “He aquí, Cunda, el modo en que se ha de realizar la erradicación:

(i) Habrá quien será cruel, pero nosotros no lo seremos; así se realiza la erradicación.

(ii) Habrá quien matará a seres vivientes, pero nosotros nos abstendremos de matar a seres vivientes; así se realiza la erradicación.

(iii) Habrá quien robará, pero nosotros nos abstendremos de robar; así se realiza la erradicación.

(iv) Habrá quien viva sin continencia, pero nosotros viviremos con continencia; así se realiza la erradicación.

(v) Habrá quien mentirá, pero nosotros nos abstendremos de mentir; así se realiza la erradicación.

(vi) Habrá quien hablará maliciosamente, pero nosotros nos abstendremos de hablar maliciosamente; así se realiza la erradicación.

(vii) Habrá quien hablará groseramente, pero nosotros nos abstendremos de hablar groseramente; así se realiza la erradicación.

(viii) Habrá quien hablará frívolamente, pero nosotros nos abstendremos de hablar frívolamente; así se realiza la erradicación.

(ix) Habrá quien será codicioso, pero nosotros no seremos codiciosos; así se realiza la erradicación.

(x) Habrá quien será de mente malévola, pero nosotros seremos de mente benévola; así se realiza la erradicación.

(xi) Habrá quien será de incorrecta opinión, pero nosotros seremos de recta opinión; así se realiza la erradicación.

(xii) Habrá quien será de incorrecto propósito, pero nosotros seremos de recto propósito; así se realiza la erradicación.

(xiii) Habrá quien será de incorrecta palabra, pero nosotros seremos de recta palabra; así se realiza la erradicación.

(xiv) Habrá quien será de incorrecta conducta, pero nosotros seremos de recta conducta; así se realiza la erradicación.

(xv) Habrá quien será de incorrecto sustentamiento, pero nosotros seremos de recto sustentamiento; así se realiza la erradicación.

(xvi) Habrá quien será de incorrecto esfuerzo, pero nosotros seremos de recto esfuerzo; así se realiza la erradicación.

(xvii) Habrá quien será de incorrecta atención, pero nosotros seremos de recta atención; así se realiza la erradicación.

(xviii) Habrá quien será de incorrecta concentración, pero nosotros seremos de recta concentración; así se realiza la erradicación.

(xix) Habrá quien será de incorrecto conocimiento, pero nosotros seremos de recto conocimiento; así se realiza la erradicación.

(xx) Habrá quien será de incorrecta liberación, pero nosotros seremos de recta liberación; así se realiza la erradicación.

(xxi) Habrá quien estará lleno de pereza y apatía, pero nosotros estaremos libres de pereza y apatía; así se realiza la erradicación.

(xxii) Habrá quien sufrirá desasosiego, pero nosotros seremos estables; así se realiza la erradicación.

(xxiii) Habrá quien estará lleno de duda, pero nosotros la superaremos; así se realiza la erradicación.

(xxiv) Habrá quien será iracundo, pero nosotros seremos mansos; así se realiza la erradicación.

(xxv) Habrá quien será vengativo, pero nosotros perdonaremos; así se realiza la erradicación.

(xxvi) Habrá quien será intolerante, pero nosotros seremos tolerantes; así se realiza la erradicación.

(xxvii) Habrá quien será soberbio, pero nosotros seremos afables; así se realiza la erradicación.

(xxviii) Habrá quien será envidioso, pero nosotros nos alegraremos del bien ajeno; así se realiza la erradicación.

(xxix) Habrá quien será egoísta, pero nosotros seremos solidarios; así se realiza la erradicación.

(xxx) Habrá quien será traidor, pero seremos leales; así se realiza la erradicación.

(xxxi) Habrá quien será engañoso, pero nosotros seremos íntegros; así se realiza la erradicación.

(xxxii) Habrá quien será testarudo, pero nosotros seremos flexibles; así se realiza la erradicación.

(xxxiii) Habrá quien será engreído, pero nosotros seremos humildes; así se realiza la erradicación.

(xxxiv) Habrá quien será díscolo, pero nosotros seremos dóciles; así se realiza la erradicación.

(xxxv) Habrá quien irá en mala compañía, pero nosotros iremos en buena compañía; así se realiza la erradicación.

(xxxvi) Habrá quien estará desprevenido, pero nosotros estaremos alerta; así se realiza la erradicación.

(xxxvii) Habrá quien carecerá de fe, pero nosotros la tendremos; así se realiza la erradicación.

(xxxviii) Habrá quien carecerá de vergüenza, pero nosotros la tendremos; así se realiza la erradicación.

(xxxix) Habrá quien no temerá hacer el mal, pero nosotros lo temeremos; así se realiza la erradicación.

(xl) Habrá quien será inculto pero nosotros, seremos doctos; así se realiza la erradicación.

(xli) Habrá quien será holgazán, pero nosotros seremos diligentes; así se realiza la erradicación.

(xlii) Habrá quien no prestará atención, pero nosotros permaneceremos atentos; así se realiza la erradicación.

(xliii) Habrá quien será necio, pero nuestra sabiduría será perfecta; así se realiza la erradicación.

(xliv) Habrá quien se apegará y aferrará firmemente a la propia opinión, abandonándola con dificultad, pero nosotros no nos apegaremos ni aferraremos a ninguna opinión, nos desasiremos de ella con presteza; así se realiza la erradicación.

 

Gentileza de Bosque Theravada, aquí.



La vida es verbo
17/09/2021, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Otro gran texto que Diego nos regala:


En un comentario del blog se dijo, todo es verbo…..añadiría, todo es gerundio…Comprobadlo por vosotros mismos. Hago un resumen de un imaginario (o no) día en términos de LO QUE ES.

Despertando, Siendo/Sintiendo….Sintiendo (agua sobre la piel, cepillo sobre lo dientes), Sintiendo/Siendo, Bebiendo (café) Siendo/ Sintiendo Masticando/degustando (pan integral con aceite de oliva), Sintiendo/Siendo, Sintiendo (ropa sobre piel), Siendo/Sintiendo, Pensando (planificando día), Sintiendo/Siendo, Tecleando (ordenador) Siendo/Sintiendo….Escuchando/Hablando (teléfono) , Sintiendo/Siendo….

Abreviando: Sintiendo/siendo …Sintiendo/siendo…Sintiendo/Siendo..Todo se va haciendo, sin hacedor, sin sujeto, sin mundo imaginario exterior, sin nada ni nadie que observe o esté al margen, integrándolo todo en un continuo ser/sentir en cada instante – por eso el gerundio-. Un sólo sabor es el sabor continuado del siendo/sintiendo, oler es un siendo/sintiendo, andar es un siendo/sintiendo, pensar es un siendo/sintiendo, gozar es un siendo/sintiendo, amar es un siendo/ sintiendo….todo tiene el sabor de la expresión incesante de la Vida en cada instante…

¿Dónde estoy?: Aquí ;

¿Qué hora es?: Ahora ;

¿Qué soy?: Este instante.




A %d blogueros les gusta esto: