El blog de 道


Cuentos

El hombre puntual, sobre geometría…

La caída, un error de identificación y…

Cabalgando el viento, como una pincelada sumi-e

El trabajo de Arahat, ¿hasta donde llegarías por evitar el sufrimiento?

Urracas, no es un cuento, simplemente me pasó, pero aquí se queda…

The Vanguard, un cuento borgiano inspirado en un descubrimiento de un web real apasionante más un flash de inspiración.

El paciente H.M., inspirado por el caso real, ¿qué pasa cada mañana en su habitación?

El planeta de los robots, demasiada lectura Advaita, un atasco y una canción de Antònia Font fueron suficientes.

La inmortalidad, inspirado en plena siesta por una muerte, responde simplemente a la pregunta ¿y si no envejeciéramos?

El cielo de Frankenjura, basado en hechos reales 🙂 no es un cuento tanto como la descripción de una experiencia explicada en plan tramposo.

Gato y jardín, parte real, parte ficticia, sublima el sufrimiento ante el dolor de los animales y la insensibilidad del ser humano. Es una herramienta personal.

La isla de las esponjas I, II y … ¿? Un viaje se construye en gran parte con las personas que conoces en él. Estas fueron las personas, los hechos no son tan relevantes y resto (ya escrito en una libreta) espera todavía…

Dana Paramita, ¿Puede existir la generosidad? ¿o realmente, en el fondo, todo acto es intrínsecamente egoísta? No es un cuento realmente, quizá no debería estar en la lista.

Mahayana vs Theravada, una forma de explicarlo desde el punto de vista de Tao.

Pratyeka, quien lo entienda, que lo explique. Un entretenimiento, también (como casi todos) una idea que surge sola en la mente.

Perfil 4, Nakata de Murakami, el concepto zen de la vida “normal”, ¿quién está más cerca yo o él? ¿Sabes que es un perfil 4? Inspirado volviendo de escalar por un comentario de una amiga (yo conducía)

Desapariciones, escrito en el vuelo Bangkok Krabi, alguien fue tan generosa como para dejarme una hoja en blanco, inspirado en una desaparición que no desapareció…

El sueño, otra siesta y una reflexión sobre la cantidad de cuentos que he soñado y no sé si eran buenos realmente o sólo daban la sensación de serlo, ahora ya es imposible saberlo, ¿dónde va un cuento olvidado?

Mes 472, un mal momento lo tiene cualquiera.

Himnos (prólogo), un viaje de escalada a una isla y…

La última reencarnación I y II, ¿quién está encima en la escala evolutiva, el hombre o el gato? Pues eso…

La felicidad, no depende de lo que tienes, sino de lo que deseas (y de lo que deseas no perder).

 


1 comentario so far
Deja un comentario

[…] Cuentos de Tao (2.009-2.011) […]

Me gusta

Pingback por Poniendo orden « Un petit calfred de l’ànima




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: