El blog de 道


Aclarando el estado natural – Vipashyana (I)
07/01/2023, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

La meditación vipassana o vipassana en general es el gran desconocido, y lo que se ha dado en llamar vipassana en muchas doctrinas dista un tanto de ofrecer el fruto que se supone que se deriva de esa familia de meditaciones (prajna). Siendo prajna el desencadenante de las realizaciones que abren la puerta al camino meditativo no es algo poco relevante. Y si bien prajna será adquirido sin meditar por cualquiera que se auto-examine de manera realmente inquisitiva (y no haciendo una simulación de inquisición), no es poco lo que se pierde si ni se entiende que es vipassana (o vipashyana aquí).

Es por eso que parece realmente importante esta nueva sección traducida por Bernat. Allá vamos.


Guiar por medio de Vipashyana

Esto tiene dos partes:

  • Estableciendo la identidad de la mente y las diversas percepciones
  • Aclarar las incertidumbres sobre la base y su expresión

Estableciendo la identidad de la mente y las diversas percepciones

Esto tiene dos puntos:

  • Establecer la identidad de la mente – la base
  • Establecer la identidad de los pensamientos y percepciones – la expresión

 

  1. Establecer la identidad de la mente – la base

Para el primer punto, asume la misma postura corporal que antes (1). Además, mira hacia adelante sin parpadear ni moverte. Mantén tu atención vívidamente presente en el estado libre de pensamientos y lúcido de samatha. Durante este estado, mira directamente a esta mente atenta para ver qué forma, color, etc… tiene. ¿En qué ubicación permanece y qué la respalda? ¿Qué tipo de identidad y apariencia definible tiene? Examina e investiga gradualmente estos puntos.

En otras palabras, ¿tiene una forma redonda, cuadrada o similar? ¿Tiene una forma como las tierras, las rocas, las montañas, los matorrales, los árboles o similares? ¿Tiene una forma que se parece a un ser humano, un animal o a qué? ¿Es de color blanco o negro, etc.? Examina cada instancia hasta llegar a una conclusión definitiva.

De la misma manera, examina si la mente vive en cosas externas del mundo o seres, o en tu cuerpo de maduración kármica. Si vive en este cuerpo, ¿permanece en un lugar o parte particular del cuerpo, desde la coronilla de la cabeza hasta las plantas de los pies, o permanece de manera generalizada? Si permanece de una manera penetrante, ¿habita de una manera que tiene un interior y un exterior, o permanece de una manera que es difusa? Si es difuso, examina cómo se mueve tu mente y así sucesivamente cuando se ocupa de objetos y cosas externas.

Del mismo modo, ¿es tu mente una entidad que puede ser identificada como vacía o consciente? Con respecto a la calidad de vacío, ¿significa eso estar vacío como la nada o vacío como el espacio? ¿Es lucidez de la conciencia una cualidad radiante como la luz del sol y la luna, o como la llama de una lámpara de mantequilla? Examina cómo es esta lucidez. Investiga esto hasta que se resuelva con certeza completa y concluyente.

Es fácil resolver que (esta mente consciente) no consiste en ninguna forma, color, ubicación, soporte o sustancia material. Sin embargo, si lo tomas como una entidad definible que es consciente y vacía y permaneces tranquilamente en ese estado, todavía estás indeciso, ya que ese es el estado de ánimo meditativo de la quietud. Por lo tanto, haz ofrendas de mandala, suplica con profunda devoción e investiga cada instancia de cómo es consciente, cómo está vacío y cuál es su forma real.

A través de esto puedes encontrar que la mente no está compuesta de una sustancia concreta o material y, por lo tanto, no tiene forma o color, ni lugar de morada o soporte. También puedes entender que es un vacío consciente que desafía cualquier descripción de ser tal y tal; es inexpresable y, sin embargo, puede ser experimentado.

Cuando ese es el caso, el lama debe tratar de presentar afirmaciones confusas. Si la comprensión del meditador es meramente teoría o rumores, será inconsistente y no resistirá el escrutinio. Si se trata de una experiencia personal, convergerá en un punto, incluso cuando no pueda utilizar las palabras tradicionales. Cuando esto sucede, el meditador ha alcanzado la experiencia personal. (2)

Aun así, hay meditadores elocuentes que se expresan con claridad y que carecen de experiencia personal. También hay meditadores experimentados y que no saben qué decir, que son incapaces de explicar. Por lo tanto, el lama debe permitirles investigar a fondo y resolver esto completamente a través de la experiencia real.

Mientras estés en el estado anterior de samatha lúcido y libre de pensamientos, como antes, mira directamente a tu mente consciente. Es un conocer consciente para el cual no hay palabras suficientes. No es una entidad definible, pero al mismo tiempo, es un vacío consciente de sí mismo que es claro, lúcido y despierto. Sostén esto sin distracciones.

Seguimos


(1) La de siempre.

(2) Cosas de los manuales para maestros, nos explican sus truquillos.


1 comentario so far
Deja un comentario

«Aclarando el estado natural» me parece en sí una bellísima metáfora y una explícita indicación. Aclarar [la mente] para que emerja en esencia Su estado natural.

Aclarar (1).- Las instrucciones guían a la mente hacia su disposición adecuada que de forma orgánica [no forzada] le permitirá dejar de remover pensamientos, de relatar, de hacer…

Aclarar (2).- Seguir instrucciones y perseverar hasta que la mente identifique esa disposición adecuada. Una vez identificada, quedarse ahí, una y otra vez.

Le gusta a 2 personas

Comentario por jorgeyordy




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



A %d blogueros les gusta esto: