El blog de 道


Despertar de alguien conocido
29/01/2022, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Siento que he vivido mucho tiempo y he visto mucho de la vida. Tengo casi treinta y seis años, que no es joven. Pero esa noche, mientras estaba de pie entre las pilas de la Biblioteca Butler, vi que no soy ni joven ni viejo, ni existente ni inexistente. Mis amigos saben que puedo ser tan juguetón y travieso como un niño. Me encanta bromear y entrar de lleno en el juego de la vida. También sé lo que es enfadarse. Y conozco el placer de ser alabado. A menudo estoy al borde de las lágrimas o la risa. Pero debajo de todas estas emociones, ¿qué más hay? ¿Cómo puedo tocarlo? Si no hay nada, ¿por qué estaría tan seguro de que lo hay?

Todavía con el libro en la mano, sentí un destello de intuición. Comprendí que estoy vacío de ideales, esperanzas, puntos de vista o lealtades. No tengo promesas que cumplir con los demás. En ese momento, el sentido de mí mismo como una entidad entre otras entidades desapareció. Sabía que esta percepción no surgió de la desilusión, la desesperación, el miedo, el deseo o la ignorancia. Un velo se levantó silenciosamente sin esfuerzo. Eso es todo. Si me golpeas, me apedreas o incluso me disparas, todo lo que se considera «yo» se desintegrará. Entonces, lo que realmente está allí se revelará: tenue como el humo, escurridizo como el vacío y, sin embargo, ni humo ni vacío, feo o no feo, hermoso, pero no hermoso. Es como una sombra en una pantalla.

En ese momento tuve la profunda sensación de que había regresado. Mi ropa, mis zapatos, incluso la esencia de mi ser se había desvanecido, y estaba despreocupado como un saltamontes que se detiene en una brizna de hierba… Cuando un saltamontes se sienta en una brizna de hierba, no piensa en separación, resistencia o culpa. … El saltamontes verde se confunde completamente con la hierba verde… Ni retrocede ni llama. No sabe nada de filosofía o de ideales. Simplemente está agradecido por su vida ordinaria. Cruza corriendo el prado, mi querido amigo, y saluda al niño de ayer. Cuando no puedas verme, tú mismo regresarás. Incluso cuando tu corazón esté lleno de desesperación, encontrarás el mismo saltamontes en la misma brizna de hierba… Algunos dilemas de la vida no pueden resolverse mediante el estudio o el pensamiento racional. Simplemente vivimos con ellos, luchamos con ellos y nos hacemos uno con ellos… Para vivir, debemos morir a cada instante. Debemos perecer una y otra vez en las tormentas que hacen posible la vida.

  • Thich Nhat Hanh

2 comentarios so far
Deja un comentario

Belleza en el fondo y en la forma

Le gusta a 3 personas

Comentario por Dídac

Simple, Bello y en Presencia.

Le gusta a 2 personas

Comentario por piramider




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



A %d blogueros les gusta esto: