El blog de 道


En la sala de meditación
06/12/2020, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Entran los discípulos, unos tras otros en el vestíbulo de la  sala de meditación. Bajan las escaleras, pasan frente al guardian que los observa con ojos de sangre, sin pestañear, y se sientan en silencio, con respeto, en la antesala.

Lo mismo hago.

En los oídos suenan suaves cadencias. Música que trae el viento, magia que suena diferente en cada oído.

Cada ser perdido en su propia claridad. Esperamos.

Sin cerrar los ojos, en la postura acordada, el samadhi del movimiento deja lugar al samadhi de la quietud y su gozo asociado surge.

El vendaval habitual sopla desde la oscuridad, el estruendo crece y crece, se dan las señales anunciadas y se abre ante nosotros la puerta de la sala de meditación.

Todos nos levantamos y entramos, ordenadamente.

La sala es blanca y limpia, con pocos adornos, pero muchas ventanas, alargada y con lugares donde sentarse solamente en las paredes.

No todos pueden sentarse, tantos somos. Unos sentados pues, otros de pie, unos ojos abiertos, otros cerrados. Las bocas siempre ocultas. Docenas de Buddhas.

Ahora cierro los ojos. Al sentarte el samadhi crece, la sesión será de solamente media hora. El silencio mental y el gozo paran el tiempo y el espacio, la realidad se muestra tal cual es sin cambio alguno. Ese sin cambio alguno, refleja la ignorancia perdida, y muestra las interrelaciones como realidad, y a las entidades como ignorancia.

Hay quienes se levantan al poco tiempo y salen, las puertas se abren periódicamente para dejarles abandonar la sala, otros entran y les substituyen.

La conexión en la sala es total, casi se podrían tocar los corazones. El bodhisattva estalla de gozo y mentalmente lo exterioriza, lo regala a todos para que cubra completamente esa sala, con los buddhas sentados en toda su extensión, a ambos lados. Uno tras otro. Siendo legión.

¿Llega a algún corazón el viento del bodhisattva? ¿a todos? ¿a ninguno? Es difícil de saber, no hay reacciones, cada uno perdido en su talidad. Absortos en su particular samadhi vital, algunos cabecean y otros observan, pocos susurran.

El universo entero medita.

Llega a su fin mi tiempo, y me levanto con cuidado pues el suelo parece moverse bajo mis pies tras este rato sentado. Al poco abren las puertas de la sala. Camino quedamente, sin prisa, subo las escaleras que nunca son las mismas que bajé y salgo al exterior.

Al abandonar el vestíbulo miro de reojo la gran oquedad de entrada, sobre ella un símbolo críptico solo indica: TMB. Al entrar no estaba allí.

El aire fresco del otoño me trae nuevas energías, que suben y bajan por los nadis. La realidad cambia y me muestra otras salas acercándose. Camino.


11 comentarios so far
Deja un comentario

Moscú compagina la belleza y la funcionalidad

Le gusta a 2 personas

Comentario por Diego

Me gusta

Comentario por hapax

Bellísimo y evocador.
Cuando leer sobre el silencio lo desata.
Gracias…

Le gusta a 2 personas

Comentario por Jose

Me gusta

Comentario por 道的僕人

Sin Palabras.
Gracias.

Le gusta a 1 persona

Comentario por piramider

Me gusta

Comentario por 道的僕人

Te acompaña la paz interior hasta en los infiernos urbanos.
Felicidades!

Le gusta a 1 persona

Comentario por Chk

Me gusta

Comentario por 道的僕人

El universo entero medita ❤

Le gusta a 1 persona

Comentario por jorgeyordy

Me gusta

Comentario por 道的僕人

Me gusta

Comentario por hapax




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .



A %d blogueros les gusta esto: