El blog de 道


Un camino espiritual no-dual: el yoga de no-conceptualidad, sencillez (I)
03/04/2020, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Resultat d'imatges per a "site:blogdetao.org la evolución de las tres mentes"

 

La consolidación de la mente realizada marca el paso del primer yoga Mahamudra al segundo al que llaman de “Sencillez” o de “No elaboración” (niṣprapāncha) y que aquí llamamos en lenguaje moderno “de no-conceptualidad”.

Asumo que el segundo yoga Mahamudra toma su nombre tradicional del hecho que, dado que ahora podemos existir separados de los contenidos mentales, nuestra existencia interior pasa realmente a volverse realmente sencilla, no elaborada, nos liberamos de los contenidos mentales. Solo Ser es realmente la mismísima sencillez.

Nuestra meditación en este yoga ya es de no-acción pura, es decir, de no hacer nada, sencillez pura. Más o menos, en este punto es cuando en la tradición tibetana comienza el camino meditativo (el cuarto), es decir, cuando meditamos por primera vez. Al menos tal como se entienden las meditaciones de no-acción. El shikantaza real también comienza aquí (porque es lo mismo).

A esta fase Dakpo la llama “la del orgullo” y es así porque los practicantes no asesorados pueden creer que están iluminados y llenarse de orgullo (cosa que no podría pasar si están iluminados). Ahora sí tienen un logro estable y liberador. No completo ni perfecto, no totalmente estable, ni tan siquiera muy profundo, pero algo hay.

Pero sería una pena que alguien pare aquí pues el sufrimiento no ha sido erradicado completamente ni mucho menos, aunque sí es cierto que en meditación ya puede uno acercarse a situaciones de gozo que puedan hacerle creer que son nirvana (aunque también lo viviría si hubiera practicado Jhanas). Pero en todo caso fuera del cojín sigue existiendo el sufrimiento y sigue existiendo el teatro cartesiano y sigue existiendo el sujeto no-conceptual que sigue ansiando y rechazando fenomenología (cosas que le pasan), y por ello sigue sufriendo. Incluso sigue existiendo la mente reactiva tal como pretende mostrar la segunda línea del esquema adjunto.

Bien, como hemos dicho antes, en la mente del yoga de no-conceptualidad ya solo hay dos mentes: o mente reactiva (como inicialmente) o mente realizada. Estas dos mentes se alternarán mucho o poco en función de la capacidad de mindfulness del practicante y de su entorno y condiciones kármicas (por ejemplo, una vida agitada).

En todo caso la capacidad del intelecto de generarnos sufrimiento ha sido fuertemente disminuida, en la mente realizada su capacidad es cero, haya o no haya pensamiento presente, y en la mente reactiva, será más débil, porque esa mente reactiva podríamos decir que es básicamente la expresión de nuestra Alaya y nuestra Alaya se va depurando y adquiriendo sabiduría existencial (sobre como vivir mejor).

El proceso de evolución en el segundo yoga consistirá en las trascendencia completa del intelecto, cosa que ya es así cuando estamos en la mente realizada, pero no en la reactiva. Así que podría asumirse que esta etapa consiste en la eliminación de la mente reactiva, pero no será exactamente así, lo que pasará es que se fusionarán en un solo espacio, pues la completitud de este yoga, es ya (ahora sí) no-dual.

Aquí lo que debe hacerse es justo, justo lo que los maestros zen se han cansado de decirnos, pero hasta aquí no era posible y es solamente ignorar (que no reprimir) el pensamiento conceptual, el intelecto. A todas horas y en todo momento.

Meditando y durante el día a día.

Recordemos que la diferencia entre la mente mindful y la realizada es que la primera solo puede existir o apegada a un contenido mental no-conceptual o bien bloqueándolos todos. La realizada es la que puede “estar” dejando los contenido mentales a su aire y sin apegarse a ellos.

Así que en el primer yoga no se puede hacer mindfulness y a la vez dejar a los pensamientos a su aire hacer su tarea. El mindfulness es bloqueante y debe ser interrumpido en cuanto queremos llevar a cabo una tarea intelectual.

Pero en la mente realizada sí podemos.

Los contenidos mentales seguirán haciendo su función, por tanto “serás” y además seguirás interactuando correctamente con el mundo. En este punto no es raro que la sensación sea de trascendencia. Esta situación por supuesto es obviamente dual, recordad que siempre decimos que los dos primeros yogas son duales o “con atman” en terminología budista/hinduista y los dos últimos lo contrario (llámalo Brahman o Anatman, me da igual).

Esta trascendencia, si es en la acción (no en el intelecto) puede obtenerse mucho antes, en el primer yoga, pero no incluirá al intelecto. Esta diferencia nos ayudará a saber donde estamos.

Si no puedes hacer lo anterior, no estás en el segundo yoga, es decir no tienes la capacidad de ejercerlo. De hecho es justo la capacidad de actuar en el mundo, incluso intelectualmente, a la vez que “solo eres” lo que define este yoga.

Así que realmente no hay mucho que hacer, simplemente volver una y otra vez a la mente realizada descartando siempre cualquier momento de vuelta a la reactiva. Y reconocer cada concepto o apego o huella en Alaya que nos arrastre a esa mente reactiva, reconocerlo como vacío, como irrelevante, como simplemente una expresión incontrolada de nuestra Alaya aún por purificar, pero nada concreto que tenga que ver con “nosotros” (como sujeto no-conceptual) sino una mera expresión de todo el universo funcionando.

Así pues este yoga requiere un compromiso con los principios de las doctrinas asiáticas (sea hinduismo o budismo)  mayor que el anterior. Es por eso, y porque creen estar iluminados, que muchas de las personas que despiertan no completan este yoga (mucho menos el siguiente). Aquí sí que estamos abandonando el mundo poco a poco… y se han de poder dar las condiciones kármicas para que lo puedas hacer. Por ejemplo Gary Weber, sin saber con seguridad si se refería a esto o no, comentaba que hasta que sus hijos no fueron autónomos y no se tuvo que preocupar por ellos, no pudo avanzar. Tiene sentido. Me cuadra.

Seguimos


7 comentarios so far
Deja un comentario

Brillante! No tengo palabras. Recientemente estuvimos intercambiando correos electrónicos acerca de este punto. Has descrito con una precisión milimétrica lo que sucede en general en esta “parte” del “proceso”. En mi situación personal, con dos hijos aún no emancipados, no pude evitar sonreír ante la anécdota de Weber justo al final de tu post. Es así. No deja de sorprenderme la sincronicidad de este escrito recién publicado con un proceso muy similar que está surgiendo a través de “mí” estos últimos dias. Justo esta mañana compartía con mi pareja una comprensión reciente: la vivencia actual interna es como un ventilador que ya no tiene corriente, pero cuyas aspas siguen funcionando de forma manual por la propia “huella en Alaya” de la que hablas. Poco que hacer: ir adentro y tomas de conciencia en cada apego o creencia profunda que surja.
¡¡Gracias!!

Le gusta a 2 personas

Comentario por jorgeyordy1

Genial, me alegra que te encaje, no suelo participar en ese foro donde te encontré, pero me pareció que esto podría ser beneficioso para ti.

Un abrazo

Le gusta a 1 persona

Comentario por

Nuevamente inmejorable tu texto. Releyendo últimamente a Nisa se constata el paralelismo, la conexión entre el proceso de este segundo yoga y la vía que el enseñaba. Sólo hablaba a gente que estaban avanzados en el primer yoga o habían iniciado el segundo (“sólo respondo a preguntas que no partan de la identificación con el cuerpo-mente”)

A esta fase Dakpo la llama “la del orgullo” y es así porque los practicantes no asesorados pueden creer que están iluminados y llenarse de orgullo (cosa que no podría pasar si están iluminados)

Ya he comentado varias veces que ese “orgullo” me supuso un frenazo de muchos años. Gracias a este blog pude clarificar los puntos oscuros, encontrar piezas del puzzle que me faltaban. Por eso mi eterno agradecimiento a tí, K.

Le gusta a 3 personas

Comentario por Diego

Me gusta

Comentario por

“Así pues este yoga requiere un compromiso con los principios de las doctrinas asiáticas (sea hinduismo o budismo)  mayor que el anterior.”

En este punto ¿a qué te refieres exactamente con los principios de las doctrinas asiáticas? ¿Te refieres más al nivel conductual o “ética” siguiendo dichos principios?

Le gusta a 1 persona

Comentario por jorgeyordy1

No, me refiero solamente a los planteamientos que comento. Lo ampliaremos un poco más…

Le gusta a 1 persona

Comentario por

pasión brutal, perdí la vanidad observando las estrellas y amando los océanos de lágrimas que no lloré, fue mostrado el verdadero compromiso, 🤫


y me vino a la cabeza el tema de Machín, por todos los que no están

Alaya, estoy aquí, a tu lado, tú sabes dónde estamos?

Le gusta a 2 personas

Comentario por hapax




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .



A %d blogueros les gusta esto: