El blog de 道


El Sistema-mente v2020: Introducción
16/01/2020, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Tal como comentamos, se ha revisado este documento y se presenta aquí antes de su publicación en Kindle.


El sistema mente

 

Entonces Mahamati le dijo al Bendito:

“Bendito, te suplicamos nos digas, ¿qué se entiende por mente?”

– Lankavatara Sutra, Cap V «El sistema mente»

 

Introducción

Este documento recoge y consolida  diversas entradas publicadas en http://blogdetao.org durante Noviembre 2.016, más lo que se corrigió  y añadió en su revisión de Enero 2020 para su publicación en Amazon Kindle.

La idea de este documento es clarificar y concretar lo que se quiere decir por ciertos términos cuando se usen en futuros textos.

No se ha querido clarificar toda clase de términos sino aquellos que corresponde a funciones mentales. De tal manera que cuando se trate sobre ellas, sea claro a qué nos referimos.

Por ejemplo cuando decimos consciencia ¿qué queremos decir exactamente?

Es necesario aclarar que éstas definiciones son arbitrarias, como todas. Es decir, son un acuerdo entre nosotros. Y no hay una definición de consciencia mejor que otra. Pero es importante que cuando hablemos, ambos usemos la misma, si no, el entendimiento es imposible.

A menudo tendemos a darle valor absoluto a las palabras, lo cual también es origen de mucha confusión. No hay una definición mejor que otra de “consciencia”. Lo importante es que sea coherente y nos aporte, y sobretodo que nos permita conversar entendiéndonos.

Así, cuando en este texto se digan cosas como «la consciencia es qualia y solo qualia», debe leerse siempre: «a efectos de futuros textos, la palabra consciencia equivaldrá a qualia». Pero no se quiere decir algo del tipo «existe una definición de consciencia absolutamente cierta, y es ésta» puesto que tal cosa no existe, y por tanto es absolutamente razonable que en otros lugares otras personas den a la palabra consciencia otro significado.

Lo que sí es relevante y es hacer un gran favor a todo practicante espiritual, es que cuando cualquiera use una palabra de este tipo, primero tenga claro él mismo a qué se está refiriendo con gran precisión, lo cual ya no es trivial, y segundo lo explique previamente o junto con sus argumentos.

No cumplir con ambos puntos es una de las causas del tremendo caos espiritual que vivimos. Y sobretodo del importante desgaste emocional que sufren muchas personas discutiendo con otras sobre términos que en realidad cada uno ha asumido que significa una cosa diferente. Es algo tan ridículo como discutir de qué color es el objeto fruta, cuando uno ha decidido que eso es una naranja y el otro una pera.

Así que básicamente este texto pretende ser solamente un diccionario de trabajo para los términos presentados. Para que podamos hablar todos un mismo idioma (si aceptas estas definiciones) en el futuro.

En segundo lugar, los términos descritos son las funciones mentales que se han considerado relevantes para la práctica espiritual y agrupadas de la forma en que parecen tener sentido espiritualmente.

Las descripciones tienen su origen en la auto observación de la mente, no en ningún tipo de experimento científico, ni tampoco teoría, y por tanto a veces coincidirán con las funciones que describe la neurociencia y a veces no tanto. A veces coincidirán con las descripciones de algunos textos espirituales y a veces no tanto.

El objeto de este texto es concretar un modelo que sea útil en la práctica espiritual. Nada más y nada menos.

Para terminar, la inspiración de este texto es el modelo de mente planteado por la escuela budista Yogacara hace ya quince siglos. También conocido como el modelo de las ocho consciencias (ocho funciones mentales realmente) y que es el único modelo de mente mínimamente desarrollado que he leído en espiritualidad.

No es que este Sistema-mente sea una evolución de ese modelo. No lo es, apenas se le parece. Pero sí se sigue la estela de ese intento de crear un modelo de descripción de la mente orientado exclusivamente a meditadores y que les ayude en la senda espiritual.

El modelo Yogacara, al igual que éste, define funciones, no objetos o entidades. Cuando se habla de la atención, no debemos ver la atención como una cosa, entidad, órgano interno del cerebro, sustancia o energía, etc… es simplemente una función que es obvio que tenemos y ejercemos, y eso es todo lo que quiere decirse porque eso es todo lo que se sabe con seguridad. El resto queda a vuestro criterio.

Finalmente el nombre “Sistema-Mente” es un guiño al Lankavatara Sutra, uno de los sutras que trata, entre otras cosas, el modelo Yogacara de la mente (y de lectura muy recomendable).

La palabra compuesta “Sistema-mente” me parece especialmente acertada (aunque desconozco qué pone en su versión original) porque indica con claridad que la mente “es un sistema”, es decir algo compuesto de diversas funciones que interactúan. Y no una entidad, un ser, atman, alma ni nada parecido.

Seguimos


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .



A %d blogueros les gusta esto: