El blog de 道


4. La evolución de las tres mentes (IV)

Seguimos en este segundo bloque y pasamos a la parte inferior (ver imagen en la entrada anterior).

Ahora “vemos el buey” como dicen nuestros amigos del Zen. O pasamos al segundo yoga Mahamudra el que llaman de “Sencillez” o de “No elaboración” (niṣprapāncha) en el que se nos muestra, según ambas tradiciones, nuestra esencia. Eso que llamamos aquí “la mente despierta”.

Asumo que el segundo yoga Mahamudra toma su nombre del hecho que, dado que ahora podemos existir separados de los contenidos mentales, nuestra existencia interior pasa realmente a volverse realmente sencilla, no elaborada, nos liberamos de los contenidos mentales. Solo Ser es realmente la mismísima sencillez. Bueno y porque se afirma que en este yoga realizamos nuestra esencia.

El evento en sí, del Despertar o Kensho, es y no es espectacular. No lo es porque no van a aparecer visiones de dioses, planos astrales, ni ninguna maravilla por el estilo, incluso porque a nivel del cambio mental lo que ocurre es mínimo, pero siempre que se vive por primera vez, maravilla.

Y como se comentaba hace unos días, todo cambia porque aunque seguimos estando en tierra de nadie,  quizá más que nunca, pues el Kensho se pierde, ahora sabemos con seguridad que hay otras formas de existir.

Reconocida la mente despierta como tal, que no es poco, debemos en primera instancia aprender a volver a ella.

Aquí suele surgir un problema de ansiedad, porque tal como hemos dicho, las emociones negativas nos bloquean el acceso a la mente despierta, por tanto la ansiedad por volver a ella, incluso de baja o bajísima intensidad, nos aleja de ella.

Lo que en el sistema-mente llamamos “el sujeto” aquel que desea, ansía y quiere cosas, debe apartarse para dejar surgir la mente despierta, esto sería equivalente al “dejar ir”, abandono, entrega, surrender, etc.. predicado por los maestros.

Este problema del perderlo por las ganas de llegar a él, es tan habitual que en inglés le han puesto nombre, es el síndrome de “I’ve got it, I’ve lost it” (lo tengo, lo pierdo).

Esta situación aparte de frustrante, suele sorprender porque todavía se cree en la idea de la iluminación total, súbita y permanente, aunque tal cosa no existe que me conste… y a menudo el practicante cree que falla algo en él en concreto, cuando en realidad todo va sobre ruedas y en la dirección correcta… si uno deja de ansiar objetivos… y tal como muestran los modelos tradicionales usados aquí.

Otra posibilidad habitual de esta situación es que el practicante acabe, ante la imposibilidad de revivir la experiencia, convencido de que “esto ocurre por Gracia Divina o Azar” y se relaje pues él no puede hacer nada. Esto no está mal siempre que el practicante continúe con sus prácticas pues tenemos una situación favorable: “humildad, relax, entrega y práctica diligente”…  pero si  sigue con su vida anterior porque “no depende de él” y abandona la práctica porque cree que no aportó nada al Despertar, entonces su camino espiritual termina ahí y siempre recordará con cariño esa “Gracia Divina” que una vez recibió y que nunca volvió…

No digo que no se pueda tener un Kensho sin práctica, puede ocurrir y ocurre, pero sí digo que no es posible estabilizarlo sin práctica, o al menos que así es para la mayoría de los seres humanos.

Finalmente otro escenario posible a estas alturas, sería creerse un iluminado o algo cercano a ello porque se ha pasado por esa experiencia, y por tanto puede dedicarse a hacer de maestro y abandonar esa “humildad, relax, entrega y práctica diligente” construyendo un nuevo personaje del que volverse esclavo. Un personaje que si además tiene la desgracia de no poder profundizar en su despertar, además será una estafa para todos, especialmente para él mismo.

(continua)


18 comentarios so far
Deja un comentario

En inglés sería. “Ive got, I’ve lost it.”

Le gusta a 1 persona

Comentario por jordi_morrós

Pregunto ¿ No sería: I’ve got It?

Le gusta a 1 persona

Comentario por ewilius

Fixed! Thank you both!

Me gusta

Comentario por

Muy clarita explicación para el “segundo Yoga” y su implicación.

Siempre estoy intrigado por “esa maravilla” que tiene que ser “sentir eso” y que se estabilice después y que además sepas que es algo de algún modo íntimo y difícil de explicar a nadie.

Gracias por todas las puntualizaciones qué haces respecto a lo que puede pasar y los personajes que pueden surgir una vez que has tenido esa primera experiencia de Despertar. Para mí son muy buenas referencias a no olvidar!
Mientras tanto toca seguir día a día tratando de que mis propias expectativas del día no me condicionen demasiado y ese punto es difícil de “dominar” porque de algún modo siempre “esperas algo” a pesar de poder creerme que conozco la teoría y justo tengo que hacer lo contrario y soltar..

Me río yo solo mientras escribo esto…

Feliz día a todos.

Le gusta a 2 personas

Comentario por piramider

Me río yo solo mientras escribo esto…

Eso es realmente lo mejor. 😀

Le gusta a 1 persona

Comentario por

Siempre se me ha atragantado esa idea de no desear. El mismo hecho de sentarme ya implica un deseo. Entiendo lo contraproducente de el ansia y la obsesión, pero sin el deseo no hay motivación.

Le gusta a 2 personas

Comentario por Chk

Hola Chk.

El asunto con la palabra “deseo” es que es demasiado genérica.

“Deseo” aquí significará (a ver si me guardo la definición porque es una duda habitual):

Proceso mental que prevee futuros placeres generando en alaya una huella que resurgirá en el momento oportuno para comparar la realidad con lo previsto y entonces generará satisfacción o insatisfacción en función del resultado de la previsión

Creo que no se definirlo con mayor precisión por ahora.

Cuando hable de deseo aquí, se debe entender esa definición. Es importante entender que es un proceso mental. Da igual lo que hagas, por placentero que sea, si ese proceso mental no está presente no hay deseo tal como se entiende aquí. Se han de dar todos los aspectos de la definición comentados, si no están todos, no hay deseo.

A veces se confunde deseo con obtener placer y no… Obtener placer no es aflictivo, apegarse a él sí. En eso la espiritualidad aquí tratada es bastante diferente a las religiones teistas… donde a menudo se penaliza el placer (porque no se dan herramientas para no apegarse a él 🙂 ).

A veces se confunde deseo con simple pulsión/acción (sea caminar o hacer la digestión) y no… pues está ausente gran parte de la definición de deseo…

Entonces: ¿qué cosas no son un deseo según esta definición y normalmente se consideran deseos? (pero no hará falta actuar o cambiar nada sobre ellos pues no lo son desde este punto de vista):

La ejecución de cualquier acción ahora mismo, sea cual sea, no es deseo si carece de las otras cosas que hemos comentado antes.

Por ejemplo sentarse.

Sin duda algo en tu mente ha de decidir sentarse para hacerlo, pero no cumple con la definición de deseo anterior. Incluso aunque tengas muchas ganas de sentarte. Solo se creará “deseo” si estás “previendo” sentarte (proceso mental), pues vas entoncs creando una espectativa y si finalmente se te niega esa posibilidad te enfadas.

Si ves una silla y tenías ganas de sentarte y te sientas, así sin añadir nada más, no es un deseo tal como se contempla aquí. Por distinguirlos, yo los suelo llamar pulsiones.

Ni siquiera es deseo tener ganas de sentarse. Igual que no lo es tener hambre.

El deseo es “preveer” que vas a sentarte y no lograrlo. Y la aflicción surge de ese conflicto entre realidad y alaya (o proceso mental).

Por ejemplo, yo quizá quiero no trabajar y pasar el resto de mi vida viajando, pero si no preveo que tal cosa puede ocurrir (es decir no sueño con ello). no hay deseo tal como se entiende aquí. Y la situación es inofensiva pues no sufro nunca por no conseguirlo, pues no cuento que tal cosa ocurra. No sé si me explico…

Incluso el mayor placer sea sexual, drogas etc… no es un deseo cuando se ejecuta. Es un deseo solo cuando se prevee y solo es aflictivo o insatisfactorio cuando se compara lo previsto con la realidad y se encuentra insatisfactoria. El deseo no es tomar drogas, el deseo es “querer tomar doigas” y la aflicción surge de la comparativa entre la realidad (no hay drogas) y mi proceso mental (quiero tomar drogas). Si falta uno de los dos, cualquier de los dos, no hay aflicción. Solo hay aflicción cuando la realidad está en conflicto con una previsión mental en Alaya (es decir, que nos es de interés en mayor o menor grado)

Cualquier placer previsto que no cree huella de cara al futuro (por ejemplo si sueñas ser millonario pero eso se olvida al instante). Tampoco sería un deseo, o mejor dicho lo es, pero como se olvida, no queda en Alaya, es irrelevante y no crea aflictividad futura. El olvido lo ha borrado. Es un deseo muerto. No tiene importancia.
Tampoco es un deseo, como hemos visto,la aparieición de cualquier necesidad fisiológica. Incluso un síndrome de abstinencia. Solo será un deseo si prevees “darle satisfacción” y tal cosa no ocurre. Cuando has decidido dejar una droga, el síndorme de abstinencia no implica deseo alguno, porque ya has decidido que no vas a drograte (eso si eres perfectamente íntegro). En todo caso quizá te surja el deseo de que pase ese síndrome (prevees que pasará) y si no ocurre, sentirás insatisfacción (dukkha).

etc… es sutil, no sé si se entiende, pero entender la naturaleza de lo que llamamos “deseo” es relevante. Vale la pena pensar sobre ello y especialmente observarse a uno mismo en esas situaciones. Viendo cuando y por qué se genera insatisfacción de la forma más ecuánime posible… eso es vipassana real 🙂

Esta definición de deseo no es universal, ni pretende ser más correcta que otra. Es solo la que usaré en los textos porque la experiencia me dice que es la fuente (una de las fuentes) de insatisfacción. Y que muchas cosas que se suelen llamar “deseos” no lo son… Es por tanto una definición utilitaria. Es decir, uso esta, porque es la que nos es útil.

Quizá sería incluso mejor hablar de expectativas que de deseo. Las expectativas son aflictivas.

Le gusta a 4 personas

Comentario por

Entiendo que equiparas expectativa con alcanzar un objetivo. Si mi “objetivo” es llegar a despertar, sin duda generará una huella en alaya que no dejará de ser una expectativa, pues es algo de lo que tan sólo tengo referencias externas pero supongo “placentera”. Aunque prevea que será un viaje de largo recorrido, la motivación surge precisamente de la expectativa. Es inevitable. La satisfacción o insatisfacción es algo que se va produciendo en el propio camino. Así como ver si tu práctica produce una evolución en ti o no lo hace.
En cualquier caso intentaré estar más atento a las sutilezas y las insatisfacciones.

Muchas gracias por tu respuesta. Muy enriquecedora.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Chk

equiparas expectativa con alcanzar un objetivo

Perdona si soy demasiado estricto, pues intuyo que querias decir lo que a continuación pongo, pero es que si no a menudo nos liamos con las palabras, pues de la definición imperfecta deducimos cosas más erróenas aún.

Una expectativa es un proceso mental que prevee el alcance de un objetivo.

No tiene realmente relación alguna con alcanzarlo o no.

Y dukkha (sufrimiento) es la frustración surgida del contraste entre la expectativa y la realidad. Aquí sí que ya influye si lo consigues o no…

Por tanto sin expectativa no hay dukkha (en este caso y por este motivo). Y eso ya sería independiente de la consecución o no del objetivo.

La ausencia de expectativas por aquí también la llamamos no-intencionalidad y de forma clásica oriental se ha llamado WuWei (no-acción).

Otro ejemplo:

Yo puedo trabajar para acabar con el hambre en el mundo. Sabiendo que no lo lograré. Si no genero expectativas al respecto mi trabajo puede ser dichoso a pesar de su dureza.

Pero si continuamente genero rechazo a la situación actual (ya que el hambre no se puede erradicar a cort plazo) entonces sufro continuamente… Es una forma de convertir una acción virtuosa en una tortura…

Conozco personas realmente devotas de ayudar a los demás que sufren mucho porque no aceptan que siga habiendo hambre y dolor en el mundo (y no tiene mucha pinta de que eso cambie a corto plazo).

Y al revés, haciendo lo mismo, una persona sabia es tremendamente dichosa, pues sabe el valor de lo que está haciendo… sin expectativas…

Si mi “objetivo” es llegar a despertar, sin duda generará una huella en alaya que no dejará de ser una expectativa

Lo es, pero si la dejas como expectativa sobre el destino del viaje, y no te preocupas demasiado de como van las cosas por el camino. sino que simplemente el objetivo te sirve como punto de referencia para seguir motivado, entonces no hay problema. No sufrirás en exceso.

Además, mejor ser “humildemente perseverante” frente a “ambiciosamente perseverante”. Con ello reducirás tu sufrimiento. Es otro ejemplo de como una actitud íntegra nos ayuda durante el camino.

Pero si continuamente, como las personas esas que ayudan a los demás, te vas preocupando de crear expectativas parciales que no cumples, sufrirás en exceso. Eso no es preocupante a menos que ese sufrimiento te bloquee el progreso o directamente te haga abandonar la senda.

Eso también es lo que pasa cuando afirmo que no debeis agobiaros porque “os perdais” en los sueños dentro de la práctica. De nuevo has generado una expectativa y rechazas la realidad de tu práctica. Era reacción emocional (dukkha) es especialmente desequilibrante durante la práctica.

Es recomendable verlo y dejarlo estar… pues es un factor negativo notable durante la práctica.

Aunque prevea que será un viaje de largo recorrido, la motivación surge precisamente de la expectativa. Es inevitable. La satisfacción o insatisfacción es algo que se va produciendo en el propio camino.

Correctísimo. Y tampoco es grave cierto nivel de insatisfacción. No deja de ser otro factor motivante. Pero un exceso de ambición te puede bloqueará la senda.

Así como ver si tu práctica produce una evolución en ti o no lo hace.
Aquí voy a ser malo, ruego me disculpes. Sé por propia experiencia que tú no puedes juzgar tu progreso. Que no tienes ni idea (ni yo tampoco) de tu progreso. Cualquier juicio que hagas es gratuito. A veces pensarás que estás peor que nunca y de repente BOOM.

La forma en que surgen las realizaciones es parecido a lo que llamamos el efecto Eureka (en el blog se habla de él), es decir, no tienes ni idea de como o cuando pasará, ni de cual es tu situación al respecto (como Arquímedes haciendo la siesta).

Así que no sufras por un supuesto no-progreso. Igual no es así.

Humilde perseverancia.

Un abrazo

Le gusta a 4 personas

Comentario por

🙏 Muchas gracias

Le gusta a 1 persona

Comentario por Chk

Me gusta

Comentario por

Así como ver si tu práctica produce una evolución en ti o no lo hace.
Aquí voy a ser malo, ruego me disculpes. Sé por propia experiencia que tú no puedes juzgar tu progreso. Que no tienes ni idea (ni yo tampoco) de tu progreso. Cualquier juicio que hagas es gratuito. A veces pensarás que estás peor que nunca y de repente BOOM.

Así que no sufras por un supuesto no-progreso. Igual no es así.

Humilde perseverancia

Estos parrafos me parecen geniales.
🙏

Le gusta a 3 personas

Comentario por ewilius

Me gusta

Comentario por

¡Cuánto aprendo! Muchas gracias y a tus lectores también porque a través de sus preguntas también despejo mis dudas. Saludos cordiales a todos.

Le gusta a 2 personas

Comentario por Lú Delgado

Ya voy viendo que estás leyendo mucho. 🙂

Los comentarios son fundamentales. Muchos de ellos deberían ser textos principales del blog. Quizá algú dia me ponga a rescatarlos y ampliarlos.

Sin comentarios, seguramente ya hubiera dejado estar el blog. Da igual cuantas visitas tenga…

Un abrazo

Le gusta a 1 persona

Comentario por

Jeje… en realidad a mi mente reactiva le gusta leer de un solo tirón y no esperar por cada entrega… 😉

Soy neófita en los conceptos budistas, así que intento seguir el hilo, pero no solo me parece interesante, sino me anima y me ayuda a conocer mi mente mejor y el mecanismo de esto que llamamos realidad.

Es muy cierto, en general el apartado de comentarios, entre preguntas y respuestas, representa todo un artículo en sí y desde luego, le otorga espíritu y vida propia al blog.

Muchas gracias por tu generosidad, el mini libro reforzará lo leído en tus posts. Un abrazo.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Lú Delgado

en realidad a mi mente reactiva le gusta leer de un solo tirón y no esperar por cada entrega

Las entradas del blog son de poco más de una página de forma consciente, para que no tengais prisa en leer sino todo lo contrario. 😀

Soy neófita en los conceptos budistas

No dudes en preguntar, ¿eh? 🙂

Le gusta a 2 personas

Comentario por

Así lo haré, muchas gracias… 😄👍

Le gusta a 2 personas

Comentario por Lú Delgado




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.



A %d blogueros les gusta esto: