El blog de 道


La lucidez y el sueño (II)

Pero en la vigilia es relativamente fácil reaccionar, aunque no dure mucho esa reacción, y pasamos a estar presentes. Entonces podemos decirnos a nosotros mismo “ahora soy plenamente consciente de mi y de lo que estoy haciendo o viviendo”.

Esos raros momentos de lucidez pueden ampliarse poco a poco en el tiempo (no sin esfuerzo) y eso es la presencia tal como se suele entender inicialmente o el mindfulness.

A este bardo es al que llamamos (por ponerle algún nombre) observador consciente. Y es lo que mucha gente cree que se quiere decir por “el testigo” del A. Vedanta.

El entrenamiento de ese bardo en condiciones de laboratorio es a lo que suele llamarse inicialmente meditar aunque en este punto aún tampoco lo es realmente, igual que no es el testigo del A. Vedanta.

Es decir, en un principio, meditar, es buscar un entorno calmado en el que me sea más sencillo permanecer en este segundo bardo más tiempo, al no tener tantas distracciones que activen pensamientos reactivos que puedan absorberme.

En ese punto, la situación mental, eso que llamamos bardo, no es demasiado diferente a la de tu mente cuando tienes un sueño lúcido, es decir te haces consciente de ti mismo en el sueño y consciente de lo que haces.

La diferencia, es que al estar en un sueño, la realidad que te rodea es modelable a tu antojo con cierto entrenamiento. En la vigilia no ocurre tal cosa. Eso diferencia la vigilia del sueño.

Por eso la vigilia puede ser “como un sueño” pero nunca “es un sueño”, mal que le pese a las doctrinas más nihilistas que fallan en explicar el por qué de esta diferencia.

Pero por lo demás, el estado mental o bardo es equivalente, es equivalente estar presente en la vigilia o estar presente en el sueño. Y de hecho como hemos visto también son equivalentes los estados o bardos de inconsciencia de la vigilia y del sueño, siendo respectivamente de absorción en nuestras fantasias mentales en la vigilia o en las fantasías nocturnas (mucho más vívidas pues incluyen a la percepción externa).

Y tal como, por hacernos presentes un ratito durante el día no decimos que hemos Despertado. Tampoco hay Despertar alguno por tener un sueño lúcido. Y eso nos conecta con el siguiente punto:

Si ansías tener un sueño lúcido para poder hacer “lo que te de la gana en él” eso es Samsara y es apego, y es fuente de sufrimiento, y buscarlo y lograrlo puede ser una notable desgracia desde el punto de vista budista.

Y desgraciadamente casi todo el mundo que busca esa experiencia, ese sueño lúcido, lo busca para eso… para “disfrutarlo” y eso no sería demasiado diferente a querer tomar LSD para tener alucinaciones, o ir al cine.

Entiende que si tienes ganas de tener un sueño lúcido eso es igual de apego que si quieres cualquier otra cosa. Y si los logras y luego te pasas la vigilia deseando que llegue “el sueño” para inhibirte de una realidad no modicable para hundirte en otra que sí lo es, entonces eres un adicto a ellos.

Ahora bien, ¿cual es el papel de los sueños en la espiritualidad? Si es que tienen alguno…

Veremos un poco de ello en budismo y en V. Advaita.

(continua)

 


18 comentarios so far
Deja un comentario

En mi caso el problema es tener´” sueños lúcidos” en estado de vigilia, es decir, fantasías para poder evadirme de…no hace falta explicar de donde…amén del pensamiento reactivo claro, que también se las trae!
“Para “disfrutarlo” y eso no sería demasiado diferente a querer tomar LSD para tener alucinaciones, o ir al cine”. Pues eso…y ese enganche tiene tanta fuerza que me impide realizar una práctica adecuada en el día a día. Me voy a ese estado sin darme cuenta…Muchos días el observador cosciente ni está ni se le espera. Y sí, he “sentido” tanto en sesión de meditación sentado como en el discurrir del día esa sensación de calma y serenidad que produce el estar en el estado “sin pensamientos”. Reconocer que ésto sucedió en una época de un compromiso fuerte con la práctica. Así que vuelta a empezar por que me he perdido…

Gracias Tao por estar ahí.

Le gusta a 2 personas

Comentario por Siete

¡Qué curioso! ¿quieres decir sueños con un despliegue visual como alucinaciones?

En todo caso, aciertas y me alegra que estés de acuerdo, el sueño lúcido durmiendo o despierto, es una forma de escapismo del observador consciente que no acepta su mundo (este). Y no ninguna forma de mente iluminada.

Espero que sea posible que tu compromiso con tu liberación verdadera vuelva.

​​​​​​​Un abrazo

Me gusta

Comentario por

No, es simplemente evadirme, coloquialmente hablando hacer una recreación a modo de película en la que obviamente el protagonista soy yo…Será que así el cerebro/mente se “coloca” en modo agusto y escapa de la ansiedad/sufrimiento. Muy mundano. Pero os tengo que contar una experiencia. Ayer despues de escribir aquí mi comentario y antes de ir a trabajar realicé una sesión de meditación. En el inicio, empezando a relajar y centrándome en el foco de la respiración tuve una “revelación”: “!!El Observador Consciente es la Atención!!”
y luego otra: “Recibe desde el Ser y transmite desde El”. Como se dice por aquí, ambos mensajes los realicé, reconocí, vi..ya sabéis lo que quiero decir. Y ahora leo el mensaje de jcentol9 y el tuyo, Tao, al respecto y… vaya!!! Estoy en la fase de entender los conceptos, esos mensajes tan complicados que se realizan a través del lenguaje de las palabras y que por ello no se ven a la primera por que tienes que realizar lo que quieren decir, no lo que tu quieres entender.

Gracias jcentol9, gracias Tao. Un fuerte abrazo.

Le gusta a 2 personas

Comentario por Siete

Bravo, bravo Siete… 🙂

El observador consciente es la expresión externa de algo más profundo y cuyas características visibles más claras y evidentes son el intelecto ruidoso (cuando está presente) y la sutil atención. Y sus expresiones menos visibles son la inteligencia y las intenciones.

¿Y quién o qué es la fuente de la atención, la inteligencia o las intenciones? ¿de donde surge la inteligencia?  ¿quién desea cosas?

Ese es el yo-consciente o como se le quiera llamar, es la primera realización, el primer gran cambio. No es nada definitivo pero es el primer “atman” si se le quiere llamar así o el primer vistazo a algo que puede ser “más esencial”, más esencia o mente búdica, como se desee llamar, eso da exactamente igual.

Es gracioso ver tantas peleas por las palabras. Que yo sepa, todas las personas realizadas van a pasar realmente por esa misma situación…

Identificar esa fuente y vivirla, aunque sea de forma temporal (que se pierda) es la primera apertura o kensho.

A partir de ahí hay dos trabajos, ampliar tu tiempo siendo “ello” y profundizarlo, hacer ese “ello” más profundo, pues ese yo-consciente no es el final…

 tienes que realizar lo que quieren decir, no lo que tu quieres entender.

Efectivamente ese es el gran “gap”… ese es el caballo de batalla…

Te diré más, todas las grandes doctrinas en conflicto surgen simplemente de ese “gap”.

Le gusta a 1 persona

Comentario por

De nada!, un abrazo!

Me gusta

Comentario por jcentol9

Muy interesante y necesaria la distinción entre observador consciente y “testigo”. El observador consciente sigue siendo sueño (en vigilia), aunque uno se percate desde la observación, es un paso ético y responsable, y aunque no debe ser “tomado” como real, no es una ilusión como el sueño dormido. El trabajo real empieza con el “testigo”, lo que podriamos llamar realmente espiritual. No se si en el advaita tradicional, (no la basura del neoadvaita), existe la categoria de “testigo”. Parece que pasan del ego directamente al atman… pero el paso intermedio y progresivo con mucho esfuerzo, es la presencia cuando se hace presente a si misma, que algunos llamamos el Yo, o Yo Soy.

Gracias!

Le gusta a 1 persona

Comentario por jcentol9

¿El observador consciente equivale al “yo” a esa sensación situada detrás de los ojos? Y en cambio el testigo a la presencia, abierta sin límite, no conceptual y carente de esfuerzo?

Me gusta

Comentario por ewilius

El observador consciente es la atención puesta en diferentes objetos, tanto internos como externos. Sin emabargo el testo o el soham, es el reconocimiento directo e inmediato de tu propia sensación de ser o presencia. Una vez reconocida, el trabajo consiste en volver a ella continuamente cuandoe existe distracción. Llega un momento que ese débil reconocimiento de tu presencia, a través del esfuerzo, se va haciendo más intensa y llega a vivirse sin esfuerzo. Al final. Al principio muchisimo esfuerzo, pero como es lo que uno quiere, es un esfuerzo bienvenido. El libro de Hundiendome en mi mismo de Parameswhar lo explica muy bien.

Le gusta a 3 personas

Comentario por jcentol9

Veo que eres de “la escuela de Barcelona”. 🙂

Me gusta

Comentario por

Siempre he intuido que debes conocer a Juan no…?

Le gusta a 1 persona

Comentario por jcentol9

Solo nos hemos encontrado una vez, pero además tenemos amigos en común

Me gusta

Comentario por

Cuando la mente se calma siento la presencia de forma fácil, también me es imposible acceder a ella si interacciono con otras personas, me parece imposible hacerlo.

Me gusta

Comentario por ewilius

Es normal y correcto, creo que todos pasamos por las mismas fases si aplicamos remedios parecidos.

Como decía gcentol9, “esto” requiere dedicación, no es gratis. Requiere, como dicen los budistas, entrenamiento mental.

Le gusta a 2 personas

Comentario por

“. El libro de Hundiendome en mi mismo de Parameswhar lo explica muy bien”
He conseguido el libro, muy bueno.
Gracias!

Le gusta a 2 personas

Comentario por ewilius

” el reconocimiento directo e inmediato de tu propia sensación de ser o presencia”
Creo que en cuanto lo piensas lo pierdes, se esfuma, se escapa… ¿porqué?

Le gusta a 1 persona

Comentario por hapax

No puede pensarse…

SI quieres decir que cuando piensas sobre algo, lo pierdes. Sí, pero como comentábamos antes es cuestión de entrenamiento mental.

Me gusta

Comentario por

Dice jcentol9:

El observador consciente es la atención puesta en diferentes objetos, tanto internos como externos.

Eso es. Es simplemente lo que tú eres cuando haces mindfulness, es decir intentas estar consciente y presente durante el día a día.

Si eso ocurre durante los sueños, es un sueño lúcido.

Una apertura inicial, que podemos llamar despertar u otra cosa (kensho dicen en Zen) hace que haya a tu disposición una tercera posibilidad, dejando por ahora de lado descripciones, (ya te lo describirás tú mismo 🙂 ) es eso a lo que por aquí llamamos yo-consciente.

Le gusta a 2 personas

Comentario por

Entiendo que es el “Soham”…. aunque no como mantra sino como centro de retorno. El advaita es realmente muy dificil. Que lástima que popularmente se este diciendo que es un camino fácil sin esfuerzo… que forma de desvirtuar….

Le gusta a 1 persona

Comentario por jcentol9




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: