El blog de 道


Las sensaciones (IV)
01/11/2017, 7:49 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , , , , ,

Como siempre en estos textos comenzamos con lo téorico, sentando bases sobre lo que van a querer decir los conceptos y finalizamos en lo práctico. Vamos a ello.

Hemos visto que el trabajo sobre las sensaciones de forma vipassánica teóricamente ayuda al practicante budista a entender la ausencia de un yo nuclear en ellas y sin duda, de pasada la reducción de la identificación con el cuerpo y sus sensaciones.

De hecho, la técnica vipassana, en realidad, en última instancia, deshace totalmente la solidez de toda sensación o percepción en base a su observación quasi-microscópica.

Esa falta de solidez en toda sensación o percepción lleva al practicante al entendimiento de los skandhas como vacíos, no ya por su ausencia de yo-nuclear en ellos, tal como dice la ortodoxia, sino por su vacuidad intrínseca tal como también comparte la tradicion Theravada con la Mahayana y Vajrayana.

Es decir, las técnicas vipassana no solo “vacían de yo” las percepciones, sino que las vacían completamente. Y de hecho, ese vaciado último es realmente lo que produce sus frutos y no tanto el ver que no hay yo nuclear en, por ejemplo, el oir o en la respiración, cosa que es bastante evidente.

Casi nadie cree que “el oir” tenga yoidad… pero el poder ver experimentalmente el sonido como algo vacuo y solo como mente vibrando, es tremendamente relevante.

Es decir, las técnicas vipassánicas al estilo Goenka deshacen la solidesz de las sensaciones y con ello abren la posbilidad de una nueva dimensión de desapego a su respecto.

Cambiamos ahora de tercio a una práctica radicalmente diferente pero también guiada por las sensaciones. En este caso por una sola sensación: la sensación de ser.

Esta práctica es de origen hinduista y ha sido adoptada con interés por muchos maestros modernos. Y es tambien una de esas prácticas a menudo poco definidas y que dejan al practicante a menudo despistado sobre lo que debe hacerse.

Lo primero que debemos decir es que existe “la sensación de ser” y “la idea de yo”. Y son cosas radicalmente diferentes.

Lo primero es tal como dice: una sensación.

Lo segundo es también tal como dice: una idea, o mejor una creencia o como suele decirse por aquí, una teoría de la mente o si lo quereis aún más budista es parte de Alaya, nuestro almacén kármico. Es decir una conclusión a la que se llega, sea para afirmarla o negarla, en base a experiencia, inteligencia, sabiduría…

No profundizaremos demasiado en “la idea de yo” puesto que no es una sensación, pero baste con esbozar que una creencia falsa se rebate con sabiduría experimental (no-conceptual). Por tanto quién pretenda librarse de “la idea de yo” solo en base a samadhi tiene por delante un largo y potencialmente poco productivo camino.

Ocurre exactamente lo mismo, y creo que debería atacarse antes, la idea de que “yo soy mis pensamientos”. De nuevo tratamos con una teoría de la mente y debe cambiarse o descreerse en base a sabiduría experimental (prajna no conceptual). Detalles al respecto hay en el mini-libro sobre la presencia, que por cierto ahora ya, pasados algunos años cada vez me parece más necesario que sea actualizado.

(continua)


2 comentarios so far
Deja un comentario

Buenos días Tao,

Parece una buena idea que se actualice el mini libro de presencia. Los últimos PDF son muy interesantes y tienen influencia a la hora de practicar la meditación. Leyendo de aquí y de allá y practicando…y observando …veo, o al menos así lo parece, que bajo mis patrones de pensamiento, mis tendencias kármicas subyacen sentimientos que tal vez no haya querido ver, surgieron en el pasado y todavía están ahí. ¿Simplemente los observo? He intentado eliminar los pensamientos pero no puedo (no es el camino, al menos el mío) pero sí que últimamente me molestan menos. Cuando el sentir se apodera del pensar parece que los pensamientos no molestan.

Le gusta a 1 persona

Comentario por bernat

bajo mis patrones de pensamiento, mis tendencias kármicas subyacen sentimientos que tal vez no haya querido ver, surgieron en el pasado y todavía están ahí. ¿Simplemente los observo?

Si ya los entiendes, entonces sí, si sabes que tal pensmiento recurrente surge de tal emoción reprimida, entonces simplemente déjalos. Obsérvalos si surgen y te sacan de tu ecuanimidad, miralos como lo que realmente son y deja que se auto disipen, No hace falta más. No hace falta realmente nada, simplemente no darles más gasolina, eso es todo.

He intentado eliminar los pensamientos pero no puedo (no es el camino, al menos el mío) pero sí que últimamente me molestan menos.

Pues haces bien, no hay necesidad de suprimir nada, porque cuando hablas de eliminar en realidad la única opción es suprimir y no, no es ese un camino razonable. Que te molesten menos es un gran indicador.

Ambas cosas que surjan menos y que cuando surjan te molesten menos son grandes indicadores.

Pero ese menor surgimiento, y esa menor influencia, nunca ocurre por supresión, ocurre por pacificación y por entendimiento interior.

Cuando el sentir se apodera del pensar parece que los pensamientos no molestan.

Eso es shikantaza. 🙂 Lo has expresado de una forma bellísima.

Cuando el sentir es más fuerte que el pensar, el pensamiento no tiene poder suficiente para moverte fuera de tu ecuanimidad y paz.

Pero sentir ¿qué? Sentir nada concreto, sentir que existes. Y eso ya supera con con creces cualquier otra cosa.

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: