El blog de 道


Una nueva aproximación científica a la consciencia (III)
08/09/2017, 7:11 am
Filed under: Traduccions | Etiquetas: , , ,

[…]

En el siglo XIX, el polímata alemán Hermann von Helmholtz propuso que el cerebro es una máquina de predicción, y que lo que vemos, oímos y sentimos no son más que las mejores suposiciones del cerebro sobre las causas de sus entradas sensoriales. Piensa en esto, de esta manera: El cerebro está encerrado dentro de un cráneo óseo. Todo lo que recibe son señales sensoriales ambiguas y ruidosas que sólo están relacionadas indirectamente con objetos en el mundo.

Por lo tanto, la percepción debe ser un proceso de inferencia, en el que señales sensoriales indeterminadas se combinan con expectativas previas o “creencias” sobre la forma en que el mundo es, para formar las hipótesis óptimas del cerebro de las causas de estas señales sensoriales: tazas de café, nubes… Lo que vemos es la mejor “adivinación” del cerebro de lo que está ahí fuera.

Es fácil encontrar ejemplos de percepción predictiva tanto en el laboratorio como en la vida cotidiana. Caminando por una mañana de niebla, si esperamos encontrarnos con una amiga en una parada de autobús, podríamos percibirla estar allí, hasta que una inspección más cercana revele a un extraño. También podemos escuchar palabras en tonterías sin sentido, si estamos esperando esas palabras (reproduce ‘Stairway to Heaven’ al revés y puedes escuchar poesía satánica). Incluso elementos muy básicos de la percepción están conformados por creencias inconscientes codificadas en nuestros sistemas visuales. Nuestros cerebros han evolucionado para asumir (creer) que la luz viene de arriba, lo que influye en la forma en que percibimos las formas en la sombra.

La visión clásica de la percepción es que el cerebro procesa la información sensorial en una dirección ascendente o “externa”: las señales sensoriales entran a través de receptores (por ejemplo, la retina) y luego progresan más profundamente en el cerebro, cada etapa reclutando cada vez más procesamiento sofisticado y abstracto. En este punto de vista, el “procesamiento pesado” perceptual se hace mediante estas conexiones ascendentes.

La visión Helmholtziana invierte este marco, proponiendo que las señales que fluyen en el cerebro desde el mundo exterior sólo transmiten errores de predicción – las diferencias entre lo que el cerebro espera y lo que recibe. El contenido perceptivo es llevado por predicciones perceptivas que fluyen en la dirección opuesta (arriba hacia abajo), desde el interior del cerebro hacia las superficies sensoriales. La percepción implica la minimización del error de predicción simultáneamente a través de muchos niveles de procesamiento dentro de los sistemas sensoriales del cerebro, actualizando continuamente las predicciones del cerebro.

En esta visión, que a menudo se denomina «codificación predictiva» o «procesamiento predictivo», la percepción es una alucinación controlada, en la que las hipótesis del cerebro son continuamente controladas por señales sensoriales que llegan del mundo y del cuerpo. “Una fantasía que coincide con la realidad”, como lo dijo el psicólogo Chris Frith con elocuencia en Making Up the Mind (2007).

(continua)


4 comentarios so far
Deja un comentario

Los dos últimos párrafos me descolocan bastante. Supongo que se sugiere que la realidad es una “creación” de nuestra mente que los sentidos se ocupan de validar parcialmente.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Josep Miquel Manzanaro Blasco

Creo que es confuso porque el autor asume que sabemos como funciona el cerebro.

Pero la idea base es la que comentas:

La mente es una herramienta predictiva, no solo en la visión, en todo (también el pensamiento conceptual lo es en gran parte).

La consciencia no es una creación de los sentidos, con ciertos matices modificados por la mente.

Sino que:

La consciencia es una construcción predictiva de la mente, una predicción que es continuamente “rectificada” para hacerla más exacta en base a lo que se percibe.

Yo no diría alucinación controlada pero sí diría “imaginación rectificada”, es decir imaginamos cosas, y continuamente las rectificamos en función de lo que los sentidos nos cuentan para hacerlas más certeras.

En el siguiente texto se sigue explicando esto.

La parte más confusa intenta explicar que la idea tradicional de que la consciencia se crea con información viniendo de los sentidos y llegando hasta algún sitio más complejo donde son procesados e interpretados y luego convertivos en consciencia, es falsa.

Lo que se propone (en el siguiente texto se explican experimentos que parecen confirmarlo) es que la consciencia se crea ya en la parte compleja del cerebro como una imaginación de lo que es previsible que haya “allá fuera”, lo que creemos que debería pasar, y que esta imaginación, ideación se va matizando y afinando a medida que recibe información de los sentidos que van rectificando los errores en nuestra previsión.

Por ejemplo:

¿Qué ocurriría, si esto es cierto, y la mente perdiera la conexión con los sentidos?

Según la forma tradicional de verlo, si no hay sentidos no veríamos ni sentiríamos nada, básicamente estaríamos a ciegas. Aunque la mente esté despierta…

Pero según esta teoría, lo que pasaría es que la mente seguiría “inventando” universo pero no tendría señales externas que la fueran rectificando, Así que básicamente viviríamos en un universo inventado por la mente al 100% que al no ser rectificado por los sentidos iría a su libre albedrío creando previsiones casi al azar. Una especie de universo loco y subjetivo.

Eso ocurre nos de vez en cuando.

Lo llamamos soñar.

Le gusta a 1 persona

Comentario por

No se, me suena a lo que decía Platón sobre que cuando la persona nace ya tiene los conceptos e ideas en su interior (arquetipos) pero los ha olvidado, y el proceso de cognición es simplemente recordar esos arquetipos…No lo veo claro ¿la mente de un ciego de nacimiento puede crear imágenes?¿cual sería el “software” base instalado que luego se va auto-corrigiendo?

Le gusta a 2 personas

Comentario por JL

No veo la relación… Aparentemente son cosas diferentes…

Aquí la mente no se propone como una herramienta de descubrimiento de lo que ya sabe, sino como el resultado de una herramienta de predicción en base a lo aprendido.

En el ejemplo de descubrir al amigo que esperabas en la niebla, esa idea del amigo no viene “de fábrica” sino que la aprendiste anteriormente. Precisamente lo ves (erróneamente) porque sabías o creías saber que iba a estar ahí. Y por eso aquello que construye los objetos de tu consciencia, sea lo que sea, parece mostrarte al amigo donde no está, hasta que los sentidos llegan a poder captar “errores” y dan la señal de alarma. Ese es mal explicado, el mecanismo propuesto.

De hecho el texto no trata en absoluto de aprendizaje, de como aprendemos, sino de como funciona, como se construye la consciencia, los objetos de la consciencia (qualia).

Por ejemplo no pretende responder a esta pregunta:

¿la mente de un ciego de nacimiento puede crear imágenes?

Sino indicar que el proceso de aparición de la consciencia (que no es lo mismo que el aprendizaje) ocurre de forma diferente a como creíamos. Menos guiada por los sentidos y más por nuestras expectativas (que pueden ser perfectamente aprendidas anteriormente, no entra en eso, pero hoy en día se asume que es así).

Pero bueno, es ciencia, la ventaja con respecto al dogma es que no es cuestión de verlo o no verlo, sino de ir descubriendo que resultados dan los experimentos para confirmarlo o descartarlo. En la próxima entrega veremos alguno.

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: