El blog de 道


Cómo funciona el lenguaje (II)
23/07/2017, 7:00 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: ,

Imagina que has naufragado en una isla con habitantes que hablan una lengua que desconoces. ¿Cómo empiezas a intentar comunicarte con ellos?

Inicialmente quizá uses gestos, son símbolos notablemente universales (aunque a veces te lleves sorpresas 😀 ). Pero también son muy limitados, así que intentarás aprender su lenguaje.

¿Cómo lo hacemos?

Todos lo vamos a hacer igual, es universal.

Apuntarán a algo, por ejemplo un coco, y dirán “kwakwa”

Y tú pensarás: “ok, coco se dice kwakwa”. Aprendido.

Esa es realmente la única manera, no hay otra.

Y ya vemos que “aprender una palabra” es sincronizar el significado de unos sonidos con un pedazo de realidad gracias a que podemos señalarlo y así enviar la señal visual al otro, de esa sincronía.

Solo eso…

¿Cómo te enseñaría un lenguaje desde cero alguien que solo pueda hablar? Alguien que no pueda moverse en absoluto (ni los ojos).

Seguramente sería imposible o muy, muy difícil… necesitamos poder señalar…

Curioso ¿no? Para aprender un lenguaje, inicialmente las palabras no sirven de nada, solo sirve apuntar y ver… o soluciones equivalentes, como los gestos (vistos).

¿Pero qué estamos haciendo realmente al señalar?

Estamos sincronizando experiencias, no palabras.

En este caso estamos sincronizando la experiencia de “ver el coco”.

Usaremos mucho en este texto la idea de “sincronizar experiencias”, es interesante tenerla clara…

Veamos que da igual si tu ves el coco de forma diferente que ese isleño, esto es muy interesante. Realmente él podría ver el coco de forma diferente a ti pero al señalarlo habéis sincronizado ambas experiencias, sean la misma o no, bueno de hecho nunca es exactamente la misma. Pero las habéis sincronizado.

Ahora el símbolo verbal, escrito o pensado “kwakwa” está, para ti, asociado (sincronizado) a una experiencia equivalente a la del isleño. Pero no necesariamente exactamente la misma, pues toda experiencia es subjetiva intrínsecamente.

Fíjate que si la realidad percibida no fuera consistente entre dos sujetos no habría posibilidad de lenguaje. No digo que sea igual, no lo es. Pero es consistente… el mero hecho de que el lenguaje exista, lo demuestra. La sincronía es viable.

Bien, acabamos de empezar, estamos en lo más básico del lenguaje y todo es ya subjetivo, pero esto es solo el principio.

Por ahora, al menos, aunque tenemos que las experiencias son subjetivas, más o menos apuntamos a experiencias que al menos, a efectos prácticos son equivalentes en cierta manera. Podemos llegar a admitir eso…

Hasta aquí llega lo que podríamos llamar el lenguaje v1. El lenguaje basado en sincronizar experiencias de los sentidos.

¿Qué ocurre después?

(continua)


2 comentarios so far
Deja un comentario

Muy interesante… sin cierta consistencia, por abstracto que fuera el lenguaje, no habría comunicación. A más abstracción del mismo más divergencia. De hecho se postula que el primer lenguaje imitaba reflejos mano boca (gestos – palabras).

Muchas gracias…

Le gusta a 1 persona

Comentario por Jose

A más abstracción del mismo más divergencia.

Exacto 🙂

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: