El blog de 道


Seres fragmentados (V)
07/04/2017, 7:18 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , ,

Llegamos entonces a uno de esos conceptos que realmente no significa nada y que sin embargo lo es todo para nosotros:

«Yo»

Una forma de volver este concepto algo más sensato sería decir: «este cuerpo-mente», siempre que asumamos que está fragmentado tal como hemos visto.

Porque es cierto que siempre vamos a ser un punto de vista único del universo, independientemente de nuestra profundidad de unión con la realidad.

«Yo» entendido a nivel mental, tampoco significa nada, eso debería ser auto-evidente si has llegado hasta aquí. Lo más parecido a un «yo mental» podría ser el valor identitario que adquiere cada proceso mental que se impone y marca un curso de acción. Es decir, sería como un «token» que pasa de mano en mano, pero no vale la pena ni obcecarse con eso, porque ese «token» puede no estar en las acciones, y entonces parece que la acción es ejecutada pero no parece haber ejecutor.

Así pues, esta es nuestra situación de partida:

Somos seres fragmentados, como todos, pero nosotros creemos no estarlo debido a nuestra hipnosis intelectual y teorías conceptuales, intelecto que por cierto no para de torturarnos con hipótéticas amenazas y desgracias.

Y dada esta situación de partida, el primer paso que sugieren algunas disciplinas espirituales, no todas, es darte herramientas para ver con claridad que tal «yo» no existe, es decir que tu mente está fragmentada.

Como se suele decir, el primer paso para resolver un problema, es admitir que tienes ese problema.

Por supuesto, el esquema mental, conceptual y dogmático que poseas va a marcar tu interpretación de lo que observas en ti mismo. Porque contrariamente a lo que dice uno de tantos mitos de la espiritualidad, un sabio realizado vive una experiencia verdadera, cierto, pero sus palabras no tienen por qué serlo, su teoría al respecto no tiene por qué serlo. De hecho siendo estrictos, como hemos visto ninguna teoría lo ha sido nunca totalmente, pero unas están más teñidas por creencias que otras.

Si no fuera el caso, todos los sabios dirían lo mismo o más o menos, y por no coincidir, no coinciden ni Ramana con Nisargadatta (por decir dos sabios reconocidos, del mismo siglo y de casi la misma corriente espiritual). Sus teorías conceptuales sobre lo que “les pasa” son ligeramente diferentes, a veces notablemente diferentes.

Pero creo que si nos observamos, todos podemos llegar a un acuerdo común:

Independientemente de tu doctrina, si te observas puedes ver que tu mente está fragmentada.

Una vez «Despierto», es decir realizado que no hay yo nuclear en tu mente, y abierto el espacio identitario más allá del intelecto, puedes trabajar en arreglar esta fragmentación o trabajar en trascenderla.

Esos son los dos únicos caminos espirituales, realmente, el resto son detalles y dogma (abro el paragüas para soportar las críticas).

Y de hecho, la trascendencia debería verse como un estadio intermedio, gozoso pero imperfecto, de camino hacia una nueva forma de ser más integrada, liberados ya de la esclavitud de la fragmentación.

Podemos abrir un paréntesis para hablar de la ética.

(continua)


6 comentarios so far
Deja un comentario

Una vez «Despierto», es decir realizado que no hay yo nuclear en tu mente, y abierto el espacio identitario más allá del intelecto, puedes trabajar en arreglar esta fragmentación o trabajar en trascenderla.

Creo entender lo de transcender la fragmentación, lo de arreglarla no.

Le gusta a 2 personas

Comentario por ewilius

Tampoco yo entiendo bien la alternativa de “arreglar”.
Saludos.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Codorníu

Lo veremos, de hecho se dedica a eso las partes que quedan que solo son dos, sobretodo la última.

No sería tanto arreglar, pues no hay nada roto, como integrar pues hay algo (¡nosotros!) fragmentado.

Me resulta interesante que ambos preguntéis por lo mismo pero no por trascender, así que me extenderé algo.

Parece que nos hemos acostumbrado a la espiritualidad moderna del “he despertado, me sigo enfadando pero ya no me afecta”.

Eso es básicamente trascender. Pero dado que no preguntáis entiendo que lo tenéis claro.

A nivel de pensamiento sería lo mismo: tengo más o menos pensamientos reactivos, que no son bienvenidos, que aparentemente no quiero tener, pero no me afectan.

Bien, eso está muy bien, muy muy bien de hecho, pero si se les compara con Buddha el bendito o buscando un ejemplo más cercano Ramana Marhasi veremos que no es el caso. No es lo mismo.

Maharsi no se comportaba como un individuo normal solo que “no le importaba, por ejemplo, enfadarse”. No, el era mítico por su integridad, nunca se enfadaba y era todo amor.

Incluso si me apuráis, y hay pocos que puedan decirlo, hay algún maestro moderno que afirma “no tener pensamientos reactivos en absoluto”, no que no le afecten… sino no tenerlos, tener una total presencia espontánea permanente, por decirlo algo más detallado… Curiosamente ha sido siempre devoto de Ramana y tengo la fortuna de tener cierto contacto con él.

No digo que todos debamos acabar siendo iguales a Ramana, Buddha seguramente no lo era, por ejemplo, pero ambos eran notablemente íntegros… Y eso es diferente a trascender la fragmentación.

Por ahora lo dejo aquí.

Un abrazo

Le gusta a 3 personas

Comentario por

Ahora sí!
Gracias

Le gusta a 1 persona

Comentario por ewilius

Qué rico es despejar dudas. Muchas gracias.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Lú Delgado

A mi también me sorprendió lo de arreglarla… y ahora agradezco la respuesta.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Jose




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: