El blog de 道


Instrucciones esenciales Mahamudra (I)
18/02/2017, 7:10 am
Filed under: Fragments | Etiquetas: , , , , , , , ,

Texto también conocido como El Ganges Mahamudra.

Autor Tilopa (988-1069)


Mahamudra trasciende las palabras y símbolos,
pero para ti, Naropa, he de decir esto:

La vacuidad no necesita apoyo;
Mahamudra no descansa en nada.
Sin hacer ningún esfuerzo;
permaneciendo relajado y natural
puede uno romper el yugo
y obtener de esta manera la Liberación.

Si ves la vacuidad cuando contemplas el espacio;
si con la mente observas la mente,
destruyes las distinciones
y alcanzas el estado de Buda.

Las nubes que vagan por el cielo no tienen raíces, ni hogar,
ni tampoco los diversos pensamientos que flotan en la mente.
Una vez contemplas la propia mente,
cesa la discriminación.

En el espacio se forman figuras y colores,
pero ni el negro ni el blanco tiñen el espacio.
Todo emerge de la propia Mente;
la Mente no es manchada ni por virtudes ni por vicios.

La oscuridad de siglos no puede ocultar el brillante sol,
ni tampoco los largos kalpas del samsara
pueden ocultar la esplendorosa luz de la Mente.

Aunque se utilizan palabras para explicar la vacuidad,
La vacuidad como tal no puede ser nunca expresada.
Aunque decimos: “La Mente es tan brillante como la luz”,
ésta trasciende palabras y símbolos.
Aunque la Mente es en esencia vacuidad,
contiene y abarca todas las cosas.

No hagas nada con el cuerpo; sólo relájalo.
Cierra la boca firmemente y guarda silencio.
Vacía tu mente y céntrate en el vacío.
Como un bambú hueco relaja tu cuerpo.
Sin dar ni recibir, pon tu mente a descansar.
Mahamudra es como una mente que a nada se apega.
Practicando así, a su tiempo alcanzarás el estado de Buda.

Ni la práctica de mantras, ni de las perfecciones,
ni la instrucción en sutras y preceptos,
ni las enseñanzas de escuelas y escrituras,
proporcionan la realización de la Verdad innata.
Si la mente llena de deseo busca una meta,
solamente logra ocultar la Luz.

Aquél que observa los preceptos tántricos
y sin embargo hace discriminaciones,
traiciona el espíritu del samaya (1).
Cesa toda actividad,  abandona todo deseo,
deja que los pensamientos surjan y desaparezcan
como las olas del océano.

Aquél que nunca traiciona el no-morar-en-nada,
ni el principio de no-distinción,
cumple los preceptos tántricos.
Aquél que abandona sus deseos
y no se aferra ni a esto ni a aquello,
percibe el verdadero significado que expresan las escrituras.

(continua)

(1) Votos de iniciación tántrica Vajrayana


6 comentarios so far
Deja un comentario

Gracias por el texto.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Juan

Un placer. No es traduccion mia. Yo solo he añdido matices como las mayusculas y algun cambio de palabra menor. Una abrazo.

Me gusta

Comentario por

Y aquí tenemos un ejemplo práctico de como se puede emplear la palabra mente con dos significados diferentes ( va en relación al penúltimo artículo del blog 😁), menos mal que iba avisado 😀

Le gusta a 1 persona

Comentario por ewilius

Bien visto. La mayusculas son añadido mio. 😊

Me gusta

Comentario por

me encantó leerlo. gracias.

Le gusta a 1 persona

Comentario por victor

Revisitado en forobudismo, así:

La Realidad trasciende las palabras, el Camino no puede ser explicado, solo vivido, pero para vosotros se escribió esto:

Mahamudra es la ausencia de apoyo mental, nada a lo que aferrarse. Es Mente-sunyata. Es La Mente libre de todo apego, libre de todo rechazo, libre de todo centro. El esfuerzo mental es apego, es aferrar, así pues permanece relajado y sin esfuerzo. En todo momento. Y usa las prácticas solo para que tal cosa pueda ocurrir. Esa es la manera en que se rompe el yugo.

Entiende que las percepciones son vácuas por ser solo mente. El espacio es tu consciencia. Todo el espacio.
Obsérvate internamente, de forma constante, ves así que las distinciones son solo pensamientos descontrolados, y en la ecuanimidad del estado sin preferencias, surge la Budeidad

Rompe tu atadura al pensamiento conceptual. No los controlas, son vácuos y son fuente de sufrimiento. Así pues, aprende a desatarte de ellos. Rompe el primer nudo que te ata al Samsara para ello basta con contemplarlos, con atender a ellos. Entonces cesa su surgimiento descontrolado y cesa la discriminación.

La Mente no es el intelecto. La Mente es absolutamente todo. ¿Cómo podría ser el «Todo» otra cosa más que el equilibrio perfecto? ¿Cómo puede faltarle algo al «Todo»? El desequilibrio surge por creernos una parte siendo todo. Si todo es Mente no hay virtudes ni vicios.

La Mente no puede desaparecer. Siempre está. ¿Cómo podría desaparecer siendo todo? Cualquier objeto es contingente y desaparecerá, volverá a la vacuidad de la que surgió però La Mente permanece. Porque no es nada concreto. No ha nacido y por ello no morirá.

Sunyata es vacuidad, es entendimiento más allá de los conceptos de existencia e inexistencia. Si es entendimiento más allá de los conceptos, ¿cómo podría expresarse con conceptos?

Siendo ni existente ni inexistente, la Mente es el total de tu experiencia y eres tú, no hay sujeto y objetos separados.

Atención y relax, no hace falta más. La perfecta ecuanimidad no puede surgir en el olvido de uno mismo, ni en el correr de un lado para otro persiguendo fantasmas y formas vácuas. Retorna a tu interior, relájate, descansa, trasciende los fenómenos. Reúnete contigo mismo. Cuando la pequeña mente no se apega a nada, ni tan siquiera a sí misma, se vuelve Mente. Y así la senda de la budeidad se abre ante ti.

Nada, nada en lo relativo puede ser más que una pequeña ayuda en el camino. Usa mantras, velas, incienso, estatuas, vestimentas, ceremonias, escrituras, debates… úsalos si has de usarlos, però no olvides que de nada de ello surgirá la Verdad. Son contingentes, son accesorios, útiles solo a efectos kármicos. Abandona el aferrar y rechazar. Los objetivos y el ansia por lograr ocultan Mahamudra.

Ni ordenaciones, ni ceremonias, títulos o iniciaciones van a liberarte por sí mismas. Abadona todo deseo y trasciende el intelecto. No dejes que los pensamientos se cargen de deseo. Cuando el intelecto se vacía de deseo, es inofensivo. Cuando no nos aferramos a las olas de la mente empezamos a navegar e intuir el océano.

No establezcas preferencias, no te aferres a ningun contenido mental, ese es el verdadero Camino supremo. Si no te aferras a nada, verás la budeidad.

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: