El blog de 道


Sobre la mente y La Mente (I)
12/02/2017, 7:41 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , , , , ,

Cuando hablemos de “mente” en charlas espirituales, hemos de tener en cuenta que en la literatura budista y espiritual en general, se ha usado la misma palabra para referirse a diferentes cosas y no-cosas.

Probablemente los textos originales son más precisos que las traducciones y seguramente en sus originales sanscritos, pali, tibetanos o chinos distinguían entre los distintos conceptos o matices, que al final al castellano se traducen como “mente”, pues algunos de estos lenguajes tienen diversos términos para referirse con precisión a cosas que en castellano llamamos genéricamente, mente, por no tener palabras más especializadas. De hecho ocurre lo mismo con “consciencia” pero eso lo dejamos para otro día.

Así ocurre que diversos términos acaban todos traducidos como mente y eso genera cierta confusión por no decir mucha confusión

Existen diversas posibilidades para estos diversos usos de la palabra mente y con el tiempo se aprende a distinguirlas por el contexto pero al principio puede no ser trivial y puede llevar a entender incorrectamente algunos textos.

Pero además del problema de la traducción, es cierto que diferentes maestros, y diferentes doctrinas llaman mente a cosas ligera o radicalmente diferentes. El problema se complica con los “nuevos maestros” que al no usar de forma estricta la nomenclatura de ninguna doctrina usan los términos en función de su propia acepción pero a menudo no lo aclaran, quizá ni son conscientes de que están haciendo tal cosa.

De hecho una de las grandes ventajas de conocer una doctrina en profundidad es que se conoce su nomenclatura y lo que significan los términos con precisión. Solo entonces su entendimiento es posible. Esto no es una trivialidad, he leido multitud de malinterpretaciones de textos Zen o Vajrayana porque la persona, simplemente no conoce la forma de expresión de esa doctrina.

Tras años de trabajar sobre textos Zen o Vajrayana, se empieza a entender lo que se quiere decir con precisión (aunque la propia experiencia personal en meditación y observación de la propia mente también son fundamentales). Si no entiendes el “lenguaje” de una doctrina, da igual que el texto esté en castellano, tu interpretación el mismo será muy probablemente carencial y si hay mala suerte, errónea.

Vamos a ver algunas acepciones posibles de mente, no es que ninguna sea “la buena”, simplemente hay muchas:

– Mente entendida como pensamientos. O lo que a veces aquí llamamos intelecto, es decir pensamiento verbal o discrimiantes o conceptual, como se desee.

Por ejemplo cuando Robert Adams decía “la mente no es tu amiga”. Claramente se refería a esto.

Normalmente se pondrá en minúsculas.

– Vamos al otro extremo. En las doctrinas de Solo-Mente o de Una-Mente, se argumenta que Todo es Mente, esta puede ser universal o individual según creencias, pero es el global de nuestra experiencia, todo, absolutamente todo en Mente.

Este caso normalmente se escribirá con mayúsculas.

Y estas dos acepciones, si estamos atentos, es relativamente fácil distinguirlas por el contexto, pues son dos extremos.

Pero entender “mente” cuando nos están hablando de “Mente” o viceversa, puede hacer que un texto sea imposible de entender o mucho peor, que entendamos lo que no es…

(continua)


5 comentarios so far
Deja un comentario

El tema es muy interesante. Yo últimamente estoy leyendo los aforismos del Yoga y me he encontrado con el problema que expones. Es decir, que a veces no sé diferenciar lo que quiere decir con mente, con intelecto, etc. Lo mismo me pasa cuando intento entender espíritu o alma. La solución como bien indicas, es intentar conocer al máximo las ideas que se están estudiando para darle el significado correcto a los conceptos. Un Saludo y que pases buen día.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Lina_Nefelibata

Gracias por comentar Lina.

Con espíritu y alma no te puedo ayudar… 🙂

Intelecto suele ser una palabra reservada para el pensamiento de toda la vida. La vocecilla en la cabeza que trabaja con conceptos. Lenguaje interior.

Mente en yoga, tiene números de que se use en negativo, asociándolo con intelecto, es decir con “la mente que molesta”, pero sin ver el contexto, imposible saber.

En todo caso me alegra que el texto al menos ayude a “saber que no sabemos”, que no es poco. 😀

Un abrazo

Le gusta a 1 persona

Comentario por

Muy cierto el matiz, que a la postre es toda una brecha psicológica.
La Mente no es la mente, está claro.
Es como hablar del Espacio en general y el espacio que ocupa una forma.
Gracias, Tao.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Saleta

Hay toda una tradición en Occidente de traducir “mente” allí donde los asiáticos durante siglos han dicho “corazón” y “espíritu”. Los asiáticos incluso pueden decirte “corazón” y señalarte la cabeza, porque a lo que ellos se refieren es al núcleo del ser o la parte más íntima del ser. O pueden decirte “mente” y señalarte el pecho. No se refieren literalmente al músculo del corazón o al espíritu como lo entendemos (influidos por el cristianismo) aquí en Occidente. Por alguna razón muchos traductores han pensado que decir “mente” en esos casos es culturalmente más digerible para nosotros, pero entonces se pierde esa hermosa costumbre asiática de llamar “corazón” o “espíritu” a la parte más íntima del ser sin que por ello nos estemos refiriendo a algo ontológicamente definido o a algo metafísicamente negado. En mi experiencia personal, en círculos buddhistas aquí en América, esto hace que los buddhistas occidentales sientan cierta incomodidad cuando escuchan a un buddhista asiático decir cosas como “mi espíritu se encuentra perturbado” o “hay oscuridad en mi corazón”. Uno inmediatamente pregunta: ¿a qué te refieres con “espíritu”? o ¿qué quieres decir con “corazón”?, porque nosotros decimos “mente” en esos dos casos. Yo creo que nunca utilizamos “corazón” o “espíritu” como sinónimos de mente. Ellos sí lo hacen. Y yo tiendo a pensar que quizás no es muy bueno deshacernos tan fácilmente de esa belleza poética que caracteriza el habla corriente en las culturas asiáticas.

Le gusta a 1 persona

Comentario por Ramón Morales Castel

Hola Ramón, gracias por comentar.

Totalmente de acuerdo.

En China, Bután, Nepal, Tíbet… (India lo desconozco) lo que aquí traducimos por mente, por ejemplo en chino 心, que también traducimos a veces como corazón (o como dices tú espíritu) quizá sería más entendible para los occidentales como esencia o núcleo, que es como intento hacerlo llegar normalmente.

Apunta a lo más esencial en nosotros mismos. No a la mente que entiende el occidental.

Y como bien dices, ellos se tocan el pecho en ese caso. Como si la mente estuviera allí pero es que no es “mente” exactamente lo que quieren decir sino, eso, su esencía, su núcleo, su, como dices tú, espíritu pero no entendido como en occidente, sino entendido como la cuarta acepción que da la RAE a la palabra:

m. Principio generador, carácter íntimo, esencia o sustancia de algo.

Le gusta a 1 persona

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: