El blog de 道


MEMORIAS BIOGRÁFICA Y OPERATIVA (II)

Ese surgimiento condicionado de la memoria por asociación de ideas o estímulos, ocurre continuamente, de hecho para nuestra sorpresa y quizá excepticismo te diré que esa es la única manera en que se recuerda (de forma condicionada) pero solo una mente entrenada lo capta con claridad: vemos un anuncio en que aparece una abuelita vendiendo seguros y ella nos recuerda a nuestra tia, que, recordamos, cocinaba muy bien la paella y de repente estamos pensando en comida y no sabemos ni por qué…

Tú no sabes “recordar”.

Básicamente porque no hay “tú” entendido como controlador. La memoria, al igual que el intelecto son un surgmiento mental condicionado, al igual que todos sabemos que la visión o la audición son también un surgimiento mental condicionado. No hay nada en nuestra consciencia, no hay qualia que no sea un surgimiento mental condicionado.

Cuando un recuerdo surge en tu mente a partir de un estímulo no sabes como lo has hecho. Y cuando no aparece ese recuerdo y dices “lo tengo en la punta de la lengua pero no me sale” lo que está ocurriendo es que sabes que deberías acordarte, pero no te acuerdas y no sabes cómo recordar, ¡no lo sabes! no hay ningún controlador que pueda gestionar eso.

Y además sabes que cuanto menos pienses en ello, antes te vendrá el dato a la cabeza… y eso es así porque el intelecto (los pensamientos) no hace más que interferir, consumir recursos-mente para nada, porque no saben recordar… Si dejamos a la inteligencia (lo no manifestado) hacer su trabajo con menos interferencias, encontrará el camino hasta ese dato antes…

La inteligencia encontrará ese camino pero tú no tienes ni idea de cómo lo hizo. Asúmelo. Y eso es porque ese “tú” es solo un pensamiento intelectual surgiendo en tu mente y gritando ahí dentro “¡no sé cómo recordar!”.

La memoria biográfica también aporta muchísimo para construir nuestra idea de lo que somos, nuestra personalidad auto-inventada, construida por memorias y creencias asociadas a ellas. Ejemplo: recuerdo mi pasado en el ejército y construí la creencia de que “soy un valiente”, eso me construye como “un tipo valiente”, y cada vez que percibo que no estoy a la altura de esa idea (que me resulta muy atractiva), sufro.

¿He dicho ya que la memoria biográfica se modifica ligeramente cada vez que se “recuerda”?

Pues sí, según los estudios neurocientíficos ocurre así.

Da igual si la primera vez que ocurre un evento lo recordaste con gran precisión (cosa muy dudosa), en realidad ya la primera vez se incluyó en tu memoria el hecho junto con tus creencias, sensaciones, reacciones, y se incluyó de forma parcial (algunas cosas las recuerdas y otras no).

Pero incluso peor, lo que ocurre es que cada vez que recuerdas ese evento y lo explicas (aunque sea a tí mismo) se guarda con las modificaciones que “creas verdad” en ese momento. Eso parece una locura, pero ocurre así y parece demostrado. La memoria biográfica de un evento se “manipula” cada vez que se recuerda ese evento.

Esta es nuestra memoria, a la que damos categoría de verdad absoluta, siendo en realidad terriblemente difusa, potencialmente falsa y con seguridad subjetiva, pero no es nuestra única memoria… aunque la “otra memoria” es mucho más discreta…

Curiosamente parece que existen personas que no poseen esta memoria episódica o biográfica (ved el enlace de hace dos días) o la poseen muy, muy disminuida. Sea por cuestiones fisiológicas, por genética o por “entrenamiento”. Luego veremos que quiero decir con esto último, que es lo que es relevante a efectos espirituales.

Pero ahora la cuestión es ¿cómo puede sobrevivir en el mundo una persona que no tiene esta memoria biográfica? ¿cómo sobrevive en el mundo alguien que no recuerda nada de su historia personal?

Muy sencillo: esta memoria no hace falta de forma directa para la acción…

Pero sí hace falta ser capaz de incorporar “algo” a nuestra mente para poder aprender y reaccionar adecuadamente a cada entorno a esto lo vamos a llamar memoria operativa.

(continua)


3 comentarios so far
Deja un comentario

Tengo una manera infalible: lo documento todo.
Es solo cuestión de disco duro.

Me gusta

Comentario por Ariya Bodhita

Lo creamos de nuevo, porque es imposible re-cordar sin re-acordar. Lo que ahora ocurre influye en el propio re-acuerdo y eso no se puede evitar, porque es inteligente re-acordar e incluso olvidar… y sin embargo nos cuesta no hacer lo que naturalmente estamos preparados para hacer.

Gracias!!

Me gusta

Comentario por Jose

_/_

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: