El blog de 道


El ciclo del día y la noche (4)
05/09/2016, 7:16 am
Filed under: Traduccions | Etiquetas: , , , , , ,

(27) Respecto a progresar en la práctica (que es el tercer tópico a considerar): en un estado no-corregido, espontáneamente auto-perfecto, esta consciencia instantánea inicial permanece presente y sin modificar. Es una presencia pura no-discursiva que es lúcida y vívida. Así nuestra continuidad de consciencia permanece estable y sin distracción.

(28) Mientras continuamos en un período de contemplación, no influenciado por la somnolencia ni la agitación, todo se manifiesta como vacuidad, que es la condición real de la existencia. Entonces, tras haber concluido un período de contemplación, sin ser condicionado por los pensamientos, deberíamos continuar en el estado natural de la mente, tal como es en sí misma.

(29) Con respecto a experiencias durante la meditación, nos encontramos en un estado no-dual, tanto si meditamos como si no meditamos. Todas las apariencias surgen enteramente como manifestación de la energía de nuestra contemplación. La condición real de existencia de todos los fenómenos, tal cual son, se presenta sin movernos de la situación primordial ocurriendo naturalmente.

(30) Respecto a nuestra entera dimensión: todo fenómeno, sea visible o invisible, es enteramente purificado por su mismo en el estado de la condición real de existencia. Así pues, alcanzamos la suprema dimensión de no-dualidad, y una consciencia primordial suprema que no está vestida (por actividades mentales) está presente.

P1180463

(31) Purificando completamente nuestras obscuraciones con conocimiento, así obtenemos conocimiento de todo fenómeno tal como es en su condición real de existencia. Como quedamos enteramente liberados de cualquier dualidad en relación sobre quién entiende y aquello que es entendido, se sabe que pertenecemos a la familia de los omniscientes Tathagatas.


(32) Ahora, con respecto a proceder por el camino de la práctica por la noche, aquí debemos entrenarnos en dos prácticas: una por la tarde cuando nos dormimos y la otra por la mañana cuando nos despertamos de nuevo. Por la tarde (antes de dormirnos) debemos dejar nuestras facultades sensoriales reposar en una condición de contemplación continua. Es más, debemos integrar nuestra práctica de concentración con nuestro sueño.

(33) En el momento de dormirnos, debemos visualizar una letra A blanca o una pequeña esfera de cinco luces coloreadas en el espacio entre las cejas. Se visualiza claramente como del tamaño de un guisante. Primero fijamos nuestra consciencia en esto; después  relajamos nuestra consciencia un poco y nos dejamos adormecer.

(34) Cuando nos durmamos en un estado en que los seis agregados sensoriales están relajadamente alertas en su propia condición, nuestra consciencia  no se contamina con la mancha del pensamiento discursivo y la clara luz natural aparece. Así nos encontramos en presencia de la condición real de existencia sin ningún pensamiento discursivo (distrayéndonos).

P1180464

 


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: