El blog de 道


¿Volición o mushotoku? el fatalismo, el deseo y el libre albedrío (III)

Sin embargo, aunque no haya libre albedrío, la volición sigue siendo vital ¿por qué?

Pues precisamente porque lo que eres “son procesos mentales vácuos, impermanentes, sin entidad y que no tienen un controlador único”.

Siendo tú tal cosa, la única manera de no cambiar cada dia de idea respecto a lo que se debe hacer es la volición. Lo que falta en aquel que no puede conseguir meditar dos días seguidos es precisamente volición, y esa carencia desgraciadamente le va a poner las cosas muy difíciles… Sus condiciones kármicas (su situación) no son adecuadas…

De hecho, es sospechoso, que muchas prácticas clásicas que hoy dia tildamos de “inútiles y puras paparruchas” lo que hacen es construir una fuerte voluntad (por ejemplo repetir mantras miles de veces). Quizá las paparruchas tenían su utilidad… La volición se entrena, y hay que decir que hoy día la tenemos más desentrenada de lo que creemos…

Seguimos…

La volición en cierta manera no es más que otra cicatriz en AlayaEs decir una forma de hacer resurgir una y otra vez una tendencia mental, en este caso de seguir un camino espiritual…

¿Es entonces la volición por un camino espiritual es parte del Samsara?

Sin duda.

¡La volición por seguir un camino espiritual habitualmente genera sufrimiento en el practicante!

Casi todos hemos experimentado tal cosa en algún momento, pero a pesar de ello, es la única (¡única!) herramienta de continuidad mental para poder poner el Dharma en acción durante largo tiempo. Por tanto es un mal necesario (excepto para sujetos del tipo instantáneo).

No se sale del Samsara sin volición pero salir del Samsara es superar la esclavitud de la volición aflictiva.

Paradójico ¿no?

La volición es una corriente mental más o menos aflictiva (idealmente nada aflictiva), pero no todas las corriente mentales son iguales, algunas no hunden en el Samsara (deseos materialista o hedonistas, creencias erróneas…) y otras, son el medio útil creado por Buddha y otros para sacarnos de él (correcta volición)

La situación es sutil:

Un exceso apego/deseo a los fines de esa volición bloqueará el proceso, generará demasiado sufrimiento en ti y renunciarás. Es el caso por ejemplo, de los que abandonan la meditación porque dicen que les estresa o agobia, suele haber ahí un exceso de querer “hacerlo bien”.

Pero un defecto de volición impedirá que apenas comiences un camino espiritual o que lo continues consistentemente.

Por tanto debe haber una corriente de volición adecuada, firme y paciente, poco apegada a objetivos (deseos). Algo bastante parecido a un buen equilibrio de lo que en budismo se llama los paramitas… si es que no hemos inventado nada nuevo…

(continua)


2 comentarios so far
Deja un comentario

Si la anterior entrada era ya todo un camino en sí mismo, ésta ya es la madre del cordero. Toda voluntad es un agarre, pero sin voluntad no hay fin de agarre! Y encima, no podemos elegirlo libremente porque hay condicionantes mil!!
Sólo puedo decir, bravo! Volvemos al ovillo, simple, redondo…. La cuerda tensa se romperá y floja, no sonará.
Te abrazo.
🙂

Le gusta a 2 personas

Comentario por maikerutenshi

” Creo en el libre albedrío, no puedo elegir otra opción”
Anónimo.

Le gusta a 2 personas

Comentario por ewilius




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: