El blog de 道


Meditación (Lankavatara sutra)

A fin de practicar dhyana (meditación), el discípulo serio y sincero debería retirarse a un lugar tranquilo y solitario, recordando que los hábitos de una vida de pensamiento discriminativo no pueden ser interrumpidos fácil ni rápidamente. Existen cuatro tipos de meditación concentradora (dhyana): dhyana practicada por el ignorante; dhyana consagrada al examen del significado, dhyana en unión con lo “último” (tathata) como su objeto y dhyana de los Tathagatas.

  • Dhyana, practicada por los ignorantes, la usan aquellos que siguen el ejemplo de los discípulos y los maestros sin entender su propósito, por lo tanto se convierte en un simple “estar sentado” con la mente vacía. Esta Dhyana la practican, también, quienes, despreciando el cuerpo, lo ve como una sombra y un esqueleto lleno de dolores e impurezas y, sin embargo, al agarrarse a la noción de un ego, tratan de alcanzar la emancipación sólo haciendo cesar el pensamiento.
  • Dhyana, consagrada al examen del significado, la practican aquellos que, al percibir lo insostenible que son las ideas de un ser, del otro y de la dualidad, de los filósofos, han trascendido el no-ego dual, consagrando dhyana a un examen del significado de no-ego y a las diferenciaciones de las etapas de los Bodhisattvas.
  • Dhyana con Tathata, lo “Ultimo”, la Unidad o el Nombre Divino como objeto, la practican esos discípulos y maestros serios y devotos quienes reconocen plenamente el no-ego dual y la no-imagen del Tathata y sin embargo, se aferran a la noción del Tathata último.
  • Dhyana de los Tathagatas es dhyana de quienes están entrando en la etapa del Tathagatado y, permaneciendo en la dicha triple que caracteriza el estar consciente de la Sabiduría Noble, se consagran, para el bien de todos los seres a la realización de obras incomprensibles para su emancipación. Este es el dhyana puro de los Tathagatas. Una vez trascendidas y olvidadas todas las cosas y las ideas menores, sólo permanece un estado perfecto de no-imagen donde el Tathagata y Tathata se funden en una Unidad perfecta, entonces, los Budas vendrán juntos de todas las tierras-de-Budas y posando sus manos brillantes en su frente, darán la bienvenida a un nuevo Tathagata.

Atribuido a S. Gautama


6 comentarios so far
Deja un comentario

Comentarios:

En el primer tipo de meditación, Buddha describe lo que a veces por aquí llamamos “meditación sin prajna” (o con orejeras… 🙂 ), y en este caso como hablamos de meditación samatha (de concentración) consiste en focalizar la atención en un objeto sin más excluyendo toda otra distracción y forzando el pensamiento a permanencer ausente. Con este tipo de meditación pueden lograrse estados temporales de ausencia de sujeto, pero no hacerlos estables puesto que nada ha cambiado al levantarse del cojín. En esta categoría entra cualquier tipo de meditación o mindfulness atacada en forma de automatismo, sin saber qué se está haciendo y por qué.

En el segundo tipo de meditación se ha incorporado sabiduría conceptual. EL meditador conoce la teoría y la tiene presente mientras medita, pero los conceptos no son suficientes. Existe probablemente una corriente interna de motivación y confianza en la teoría pero todavía no se sabe “como meditar”. Es la fase de “la búsqueda”.

En el tercer estadio se entra ya en el universo del prajna, de la sabiduría no conceptual, Lo que en este sutra se ha ido denominando “mente intuitiva” y corresponde a la mente cognitiva que persiste sin pensamiento discriminativo conceptual (el consciente). En este punto la meditación consiste en volver una y otra vez al reconocimiento de esa “mente intuitiva” sin-imagen. Sin embargo esta práctica se realiza de forma auto-consciente y dual, todavía “hay alguien que medita y que vuelve a La esencia”.

En el cuarto estadio se produce una fusión el meditador con “La mente intuitiva”. Uno ya no vuelve a ella, sino que siempre que se es, se es “ella”. La mente intuitiva no es auto-consciente pues no es discriminativa, y “Eseidad” y “meditador” se funden. Tathata y Tathagata son uno.

Resumiendo.

  1. Practico la concentración.
  2. Medito sobre el significado de la Esencia. Busco la esencia.
  3. Reconozco la Esencia y vuelvo una y otra vez a ella.
  4. Soy la esencia.

Me gusta

Comentario por

El lenguaje de los sutras es demasiado oscuro para mi, menos mal que estás tu ahí para despegar pestañas….
¿Vas a publicar otro librico como el de “dinamicas…?

Le gusta a 1 persona

Comentario por marcos

Bueno, mi interpretación es solo mi interpretación seguro que hay más gente en desacuerdo con ella que lo contrario. 🙂

Respecto a otro mini-libro, uhmm, no sé, alguna vez he pensado en escribir algo para dar coherencia a los comentarios y entradas del blog, es decir, explicar cual es el planteamiento base que se ha construido en mi de “la cuestión” pero no sé…

El mini-libro lo escribí porque me lo pidieron y básicamente era para una persona, pero ahí quedó y quizá es útil. Veremos…

Gracias por estar siempre aquí Marcos, un abrazo muy grande.

Me gusta

Comentario por

No es el único que está…;)

Le gusta a 1 persona

Comentario por Radamantis

Esa Shanga que no decaiga. Sin el otro no somos nada ni podemos avanzar.

Le gusta a 1 persona

Comentario por raquelsuma

Tengo muchos ángeles de la guarda 🙂

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: