El blog de 道


El viaje de Soh Wei Yu (II)

En Octubre de 2010 contemplando en el Bahiya Sutra mientras marchaba (estaba en el último año de servicio militar obligatorio), realicé Anatta. La contemplación de “en el ver solo lo visto, en el oír solo lo oído” tal como Buddha instruyó a Bahiya, disparó esa realización. Como tal, ya no veo un agente que percibe (una consciencia). Realicé que no hay agente que perciba, no hay sujeto a encontrar. En el ver, solo hay lo visto, el paisaje – el ver ES lo visto, el ver ES la escena. Solo hay escena y solo eso es el ver. No hay veedor, agente o perceptor tras la percepción. Solo siempre percepción sin perceptor. Todo simplemente ocurre y solo hay ese ocurrir sin nada detrás u oculto. No hay “campo sin fisuras de vitalidad” porque la vitalidad es solo esa sensación cambiante e inatrapable que surge y se diluye en cada momento. Solo pensamientos, sensaciones, vista, sonido, aroma, gusto, tacto, esto es todo. Fenómeno manifestándose. Todo el proceso por sí mismo se desarrolla y conoce, no hay conocedor. No hay Consciencia que es una con las percepciones. Solo hay las percepciones, la percepción en sí misma es conocer. Porque siempre solo hay fenómenos surgiendo, no hay unidad alguna. No hay consciencia a unirse con los objetos, no hay espejo que es uno con su reflejo. Para empezar no hay sujeto que pueda ser inseparable de esos objetos. Siempre hay solo fenómenos. Sin embargo, cuando digo que no hay Consciencia, no quiero decir que no hay consciencia, que haya solo un vacío, una nada. Lo que quiero decir es que esa consciencia, o la naturaleza de la mente, está vacía de entidad – está vacía de un ser, igual que la palabra “río” no tiene una entidad aparte de las actividades de fluir, y la palabra “viento” no tiene una entidad aparte de las actividades de “soplar”, lo mismo es para “Conocer” o “Consciencia”, así que es como dijo el tercer Karmapa: “Todo fenómeno es una imagen ilusoria de la mente. La Mente es no-mente, la naturaleza de la mente está vacía de toda entidad que sea mente. Siendo vacía, es incesante y sin límites, manifestándose como todo

Unos meses después, incluso a pesar de haber visto que “en el ver solo lo visto, sonidos, colores y formas, nunca un perceptor”, empecé a detectar una sutil tendencia remanente a apegarse a un Aquí y Ahora. De alguna manera todavía quería volver a Aquí y Ahora, como “el mundo actual aquí y ahora” en el que pudiera asentarme, como si necesitara asentarme en algo realmente existente, como si necesitara volver al actual, aquí y ahora o como lo quieras llamar. En ese punto, cuando detecté ese sutil movimiento, instantáneamente lo reconocí como ilusorio y cayó, sin embargo no sabía como encontrar una solución natural a eso.

Hasta que poco después, quizá dos semanas, una revelación más profunda surgió y vi que Aquí/Ahora o cualquier cosa en la que asentarse, no aplicaba cuando los “brillantes, auto-luminosas, vívidas texturas, formas, colores y detalles del universo”, todo sentido, percepción y pensamiento, son en realidad insubstanciales, sin base, disjuntos, sin soporte y espontáneos, hubo una más profunda libertad, sin esfuerzo. Es esta revelación sobre todo visto como insubstancial, efímero, como burbujas, manifestaciones disjuntas la que permite superar el punto de vista sutil de algo inherente. No hay observador observando algo cambiante: simplemente el “mundo sensato” es solo esa manifestación disjunta sin nada enlazando una sensación con la siguiente, sin un fondo inherente que pueda enlazar manifestaciones, así que las manifestaciones están dispersas, desconectadas, auto-liberadas y sin traza. […]

Antes de esta revelación, no se veían los fenómenos como “dispersos” sin base que los enlace (bueno, sí, pero no de forma suficientemente fuerte como para eliminar la sutil visión o construcción de un fondo inherente que permanece)… en el momento en que dices que hay un “Mundo Real Aquí/Ahora” o Una Mente o Una Consciencia o Una Presencia que es constante en todas tus experiencias, que impregna y surge como todas las apariencias, has fallado en ver la naturaleza “disjunta” o “dispersa” de la manifestación – una revelación que rompe el apego sutil a un fondo inherente, resultando en mayor libertad.

Así que en realidad, la Presencia está vacía y es no-local. No puede ser localizada, ni encontrada, ni apuntada incluso “aquí” o “ahora”. No puede ser aferrada en forma alguna, porque no hay núcleo o esencia de La Consciencia. Siempre hay solo apariencias originadas de forma dependiente, eso es La Presencia que es ilocalizable, inaferrable e inencontrable en forma alguna. Así pues no solo debemos disolver el “Quién”, sino incluso las construcciones más sutiles “Dónde” y “Cuándo” también deben ser disueltas para obtener una verdadera liberación. Cuando se ve esto, la sutil tendencia a buscar una fuente/consciencia/presencia puede caer, y en su lugar de esa tendencia a buscar, queda la manifestación espontánea y sin esfuerzo de origen interdependiente.

La luminosidad y la vacuidad son inseparables. Ambos son aspectos esenciales de nuestra realidad experimental y deben ser vistos en su unidad sin costura. Realizando esto, se ve que hay solo pensamientos disjuntos y fenómenos surgiendo sin suporte y liberándose por sí mismos. No hay nada sólido actuando como base de estas experiencias y uniéndolas… solo hay esta manifestación espontánea y sin soporte y experiencias auto-liberadas.

(continua)


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: