El blog de 道


Un reparto divino
31/07/2014, 1:41 pm
Filed under: Contes | Etiquetas: , ,

Un día cuatro niños se acercan a Nasrudin y le piden que reparta una bolsa de nueces entre ellos.

– Nasrudin, no podemos repartir estas nueces entre nosotros de forma justa. Nos puede ayudar, ¿por favor?

Nasrudin les pregunta:

– ¿Queréis una distribución a la manera de Dios o a la manera de la humanidad?

– ¡A la manera de Dios! – contestan los niños.

Nasrudin abre la bolsa y da dos puñados de nueces a un niño, un puñado a una niña, solamente dos nueces a la otra niña y ninguna al cuarto.

– ¿Qué distribución es ésta?, – le preguntaron asombradxs.

– Bien, ésta es la manera en la que Dios reparte. Mucho a algunos, un poco a los demás y nada a otros.

Leido aquí.


6 comentarios so far
Deja un comentario

Jajajaja, magnífico, así es, un “reparto” muy especial, al menos en este planeta. Bueno, es lo que hay, y por supuesto que tiene su sentido (y que es reflejo de “algo” que sucede virtualmente a nivel individual-colectivo).
Perfecto es y perfecto es que, quien sienta el estímulo interior, reparta y abogue por repartir de otro modo (que en todo caso, seguirá siendo una nueva versión -actualizada- de “la manera en que Dios reparte”).
Abrazo.

Me gusta

Comentario por Freeman

La justicia equitativa es un concepto humano 🙂

Me gusta

Comentario por

Al hilo de esto, es muy curioso ver cómo una sociedad entera que ha entregado inconsciente y temerariamente su soberanía, su poder y hasta su vida en manos de “sus representantes”, gime y clama pidiendo justicia y el regreso del “estado de bienestar” (del cerdo en su pocilga o chiquero), mientras aquellos “representantes” responden a esto, entre otras cosas, con mayor depredación y mayores gastos en material represivo (como el famoso y flamante furgón lanza-agua), para que los “representados” se porten como deben y no se salgan de su papel…
En fin, como sociedad en conjunto -sin duda- tenemos lo que nos merecemos. Y mientras la mayoría de la gente esté en tal estado de alienación y esclavitud asumida-aceptada-celebrada, en los brazos “amorosos” de Papá Estado y su “democracia”, seguirá siendo “justo y necesario” el jarabe de palo, como uno de los medios más hábiles (triste quizás, pero es así) para que las conciencias vayan despertando del letargo.

Me gusta

Comentario por Freeman

Apuesto a que nunca la violencia hizo despertar las consciencias. Lecciones como las de tao sí.

Me gusta

Comentario por marcos a 36º

Marcos, tal vez no entendiste mi comentario, o a lo mejor no fue lo suficientemente claro para ti.
La violencia no despierta ninguna conciencia, pero la comprensión que surge de reflexionar acerca de lo sucedido, cuando el dolor compele y urge a buscar respuestas, despertó, despierta y seguirá despertando conciencias, mientras las personas no quieran o no puedan caminar por la vía de la comprensión, en vez de por la del dolor (lo cual a veces, es inevitable).
Un abrazo.

Me gusta

Comentario por Freeman

Desde luego el reparto de la riqueza no es cuestión de Dios, sinó de cada uno de nosotros sobre nuestra propia manera de ver el mundo. Ser espléndio o tacaño, trabajador o vago, no es cuestión de Dios sinó de cada uno de nosotros.

Pero la trascendencia sí es cuestión de Dios. Si tenemos una conciencia y lo que es esa conciencia es una cuestión de Dios.

Me gusta

Comentario por raquelsuma




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: