El blog de 道


Sobre presencia, atención, consciencia, auto-consciencia, mindfulness y apercepción (y II)
13/06/2014, 9:40 am
Filed under: Descripcions | Etiquetas: , , , , ,

– Presente siempre estás presente. ¿Dónde podrías estar más que presente en el presente?

– Se dice que no estás Presente cuando tu atención queda fijada en el contenido del pensamiento conceptual consciente (PCC), especialmente si es sobre futuro hipotético o pasado inventado (pues todo pensamiento sobre futuro es hipotético y sobre el pasado es inventado) y no sobre el resto de percepciones en la consciencia. Pero presente siempre estás, consciente y atento también, en este caso estás tremendamente atento y presente a una fantasía que te hace sufrir…

– El mindfulness por tanto no es ser consciente, ni estar presente, ni estar atento, puesto que eso es siempre así y no puede ser de otra forma.

– El mindfulness es poner la atención en cualquier cosa que ocurra y que no sean los pensamientos, de esa manera, entre otras cosas, se induce el estado de presencia.

– Pero hemos dicho que tú no tienes control sobre donde pones tú atención (ejemplo de la pelota a la cara). Por eso se hace tan difícil y hacen falta “trucos”. Es un proceso de mejora lento porque no es controlable por un esfuerzo de voluntad (como ya debes saber si lo has intentado en serio) sino de establecer rutinas y complementarlas con una progresiva liberación de “la relevancia” del proceso mental consciente.

– El gran fracaso en el mindfulness surge de intentar “forzar” al atención sin atacar el “por qué” algo nos llama la atención. Es decir, la carencia consiste en no “relativizar” nuestro pasado y futuro hipotéticos, sino seguir dándole importancia a cada minuto pero pretender que luego podemos ignorarlo por un esfuerzo de voluntad.

– La meditación samatha (de concentración) es poner la atención en un objeto concreto de percepción y no moverla de ahí.

– Ese objeto también puede ser un no-objeto en un caso especial (meditación reposando en el sí-mismo) o si se quiere decir de otra manera, meditación en la anulación de la atención (y por eso se reposa en la totalidad de la consciencia).

– La atención sostenida en el objeto hace que la atención no atienda al PCC durante largo tiempo y eso provoca progresivamente los estados de samadhi.

– La ausencia de distracciones (pelotas hacia la cara) hace que eso sea posible. Pero a la que las “pelotas” reaparecen (levantarse del zafu), como no se ha trabajado su apego/relevancia (pues seguimos creyendo en el pasado y futuro hipotéticos como reales y relevantes), el meditador, de nuevo, se engancha a ellos y el meditador se frustra.

– La meditación vipassana es poner la atención en cualquier cosa que pase por tu atención con ánimo inquisitivo no-conceptual, es decir manteniendo el pensamiento no-conceptual alerta (o dicho más claro, estando simplemente alerta/atentos). Por tanto hay atención no-fijada, móvil, en función de lo que ocurra… Ejemplo light de esta práctica es el shikantaza y ejemplo hard de esto es el “noting” vipassana (de Mahasi). Por light o hard quiero decir que en el primer caso la meditación es casi meditación samatha y en el segundo está muy lejos de ella.

– Ese proceso de observación silenciosa permite “ver/entrenar” poco a poco, que las “pelotas hacia la cara” no son relevantes y por tanto poco a poco empezar a no prestarles atención.

– Al igual que con la visión, puede haber apercepción del pensamiento conceptual consciente, es decir que el pensamiento consciente ocurra sin tu atención. Eso quería decir Nisargadatta cuando decía que para él el pensamiento era como la digestión y él estaba más allá…

– Pero esto no pasa normalmente hasta después del primer despertar, de hecho el primer despertar/kensho es justo eso, ser capaz de desligar tu atención de la aparición  de PCC sin esfuerzo alguno (pero el pensamiento ocurre cuando hace falta, aunque mucho menos).

– Entonces solo volverás a engancharte a un PCC si este “llama mucho tu atención” (como la pelota hacia la cara). Es por ello que cuanto menos valor le des el PCC o a la realidad de la que habla, más fácil te será no prestarle atención tras el primer despertar hasta que la independencia sea total.

¿Alguna pregunta?


9 comentarios so far
Deja un comentario

No estoy seguro de haber comprendido por completo lo que intentas decir en este párrafo:

El gran fracaso en el mindfulness surge de intentar “forzar” la atención sin atacar el “por qué” algo nos llama la atención. Es decir, la carencia consiste en no “relativizar” nuestro pasado y futuro hipotéticos, sino seguir dándole importancia a cada minuto pero pretender que luego podemos ignorarlo por un esfuerzo de voluntad.

¿Ignorar qué? ¿Podrías aclarármelo?

Gracias

Me gusta

Comentario por El Buda Curioso

Pones el dedo en un tema muy interesante, ¡curioso Buddha!

De hecho eso es lo último que añadí al texto. 🙂

A ver si sé explicarme:

El mindfulness en el día a día es una herramienta de gran valor, quizá hasta más que la meditación para la realización, pero genera una gran tensión en el practicante.

Esa tensión no es buena.

Esa tensión se genera porque el practicante percibe que por mucho que se esfuerza se pierde en sus pensamientos una y otra vez.

Lo primero que hay que decir es que si olvidas cualquier idea de “objetivo” habrá menos tensión pero el mindfulness seguirá siendo pobre…

Pero ¿por qué es tan difícil no dejarse absorber por los pensamientos y entonces no estar atento al resto de percepciones?

Pues porque la atención va siempre a “donde cree que es más importante atender” y sobre eso tú no tienes ningún control.

Te parece que sí, pero no lo tienes. Si te parece inaceptable creer que no tienes ningún control, admitamos al menos que no tienes el control total pues sino el mindfulness sería muy fácil para ti, ¿no?

Entonces, si no tienes control o tienes poco, solo puedes mejorar tu mindfulness mediante “trucos”, por eso los coachers enseñan trucos como ponerse “recordatorios” por todas partes de que “has de estar atento”.

En realidad ese “recordatorio” es justo el elemento externo que “llama tu atención para estar atento”. No sé si me explico… Es una prueba más de que no hay control “interno” (dentro de ti) sobre aquello a lo que atiendes, sino que necesitas que “algo exterior” te llame la atención para poder atender… 🙂

Eso está bien, es un paso para mejorar. Pero aún así cuesta mucho, ¿por qué?

Porque no se ataca la raíz del problema…

Pues además de ese recordatorio hay otras mil cosas que llaman tu atención… Los eventos “externos” que llaman tu atención, no son problema. Si una pelota va hacia tu cara y reaccionas, no has abandonado el mindfulness…

Pero los eventos internos sí hacen que abandones el mindfulness, surge un pensamiento sobre lo mal que lo pasaste ayer y te quedas enganchado, pasados 5 minutos te das cuenta que has estado enganchado a esa fantasía y no estabas presente a lo que te decía un amigo…

¿Por qué pasa esto?

Pues porque para tu atención esa fantasía sobre el ayer para ti ERA MÁS IMPORTANTE que lo que te contaba tu amigo.

Recuerda que la atención va a lo que cree relevante, no donde tú quieres…

De eso se deduce otra forma de mejorar el mindfulness…

Krishnamurti decía “¿quieres saber cual es mi secreto? que no me importa lo que pase…”

🙂 🙂

Pues sin llegar tan lejos, tienes que lograr que no te importen los pensamientos sobre el pasado (que es inventado) cosa que es relativamente difícil, y que no te importen los pensamientos del futuro (que son hipotéticos) cosa que es algo más difícil.

¿Y eso como se logra?

Pues consiguiendo verlos como lo que son: inventados e hipotéticos. Poco relevantes. Ilusorios… Poco útiles, por no decir inútiles, a menudo dañinos, etc…

Para ello hay gente que usa la mente conceptual, por ejemplo viendo como preveer el futuro es innecesario y nunca aciertas, o técnicas vipassanas de observación o hay gente que asume paradigmas más radicales como que “el tiempo no existe”, “todo es ilusorio”, etc, etc…

Hay muchas posibilidades pero el foco de esto es desmontar la idea de que tus fantasias sobre pasado y futuro sean útiles o relevantes…

Me gusta

Comentario por

Considera todos los fenómenos como sueños. Aunque las experiencias pueden parecer sólidas, sólo son memorias pasajeras.

En la postmeditación, sé como un niño en un mundo ilusorio.

¿Te suena? 🙂

Me gusta

Comentario por

Jaja 🙂 Entendido

Me gusta

Comentario por El Buda Curioso

Es por eso que el mindfulness para ejecutivos es como intentar salvar un barco que se hunde sacando agua con un vaso. ¿Cómo van a centrarse en el momento presente DE VERDAD si lo que más les importa es su futuro profesional, su imagen o sus beneficios futuros?

Mientras eso no cambie, el mindfulness es solo un parche para ellos, como una aspirina…

Me gusta

Comentario por

Excelente post y excelentes comentarios, estimado Tao!

Me atrevería a añadir que en ese proceso de quitar importancia a nuestras proyecciones, la humildad es tan fundamental como los trucos mentales. Al fin y al cabo, uno no medita solo con su mente sino con todo su ser.

A mi entender la raíz no son las proyecciones, sino nosotros mismos, y al final si quitas importancia a tu hipotético futuro y a tu pasado inventado sin quitártela a ti, volverás a hacer evaluaciones, a juzgarte, a compararte contigo mismo y con otros, y en definitiva, a levantar otro pasado inventado y otro futuro hipotético sobre ese proceso de quitar importancia a los propios pasado y futuro.

Un fuerte abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

Muchas gracias Radamantis, eres muy amable. Tienes toda la razón con la humildad (menos Yo) y compasión (más Todos), son factores muy importantes.

Soy consciente que el artículo es muy técnico y quizá incluso árido pero pienso que también tienen sentido textos así de vez en cuando.

Muchas gracias por comentar. Un abrazo. 🙂

Me gusta

Comentario por

Hay ocasiones en que al despertar, aun con los ojos cerrados, observo como los ultimos retazos de sueño se transforman en PCC. Mas que transformarse, lo que ocurre es que empiezo a ser consciente del PCC, pues no veo diferencia entre lo que acabo de soñar y lo que estoy empezando a pensar, luego los pensamientos son como los sueños, luego estamos dormidos!!
Se me corrija si procede.
Como recordatorios tengo una campana de viento que activo al abrir una ventana y figurillas de Buda por ahí.

Me gusta

Comentario por marcos.

No soy un experto, quizá si Dharmi se pasa por aquí contestará con más criterio, pero sí, creo que es así, no hay diferencia notable entre el sueño con sueños y la vigilia, creo que básicamente, con pequeñas diferencias. la mente funciona igual durante ambos.

Un abrazo

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: