El blog de 道


Decisión, voluntad y futuro
23/03/2014, 10:03 am
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , ,

Otro post derivado de un comentario (gracias a todos los que comentais):

Decidimos algo, nos comprometemos para el futuro y un día, nos damos cuenta de que no estamos haciendo lo que nos prometimos, nos frustramos, nos enfadamos o deprimimos, culpamos a otros, al destino o a nuestra falta de voluntad.

Puede ser estudiar una carrera, dejar de fumar, hacer más ejercicio, no estresarnos en el trabajo, meditar más, estar siempre presente, lo que sea…

¿Cual es la solución a este problema? Nos preguntamos.

Bueno, el asunto es que tomamos una aproximación poco útil al problema debido a una percepción incorrecta de la realidad y de como funciona tu mente o de como se determina el curso de tu acción.

Veamos el proceso completo.

Lo primero que ocurre es que se dan las condiciones para mentalmente decidir algo. Decidir algo no es más que pensamiento. Pensamiento diciendo “en el futuro voy a hacer tal y tal”.

¿Qué capacidad tiene ese pensamiento espontáneo y fugaz para garantizar eso?

NINGUNA.

Entonces, dado que de alguna manera lo sabemos o intuimos, usamos promesas, juramentos y testigos para intentar no olvidarnos de ese pensamiento. Escribimos notas y colgamos postits en la nevera, y usamos todas esas técnicas de coach que tan de moda están para lograr nuestros objetivos.

¿Sabes por qué? Por que la impermanencia ya ha reducido casi a cero tu pensamiento anterior… De alguna manera SABES que si no haces todo eso, ese pensamiento se perderá en el vacío de la impermanencia…

Porque la mayor parte de los pensamientos se olvidan para siempre a los pocos minutos de aparecer (por suerte y otra prueba más de su grandísima utilidad).

Bien, hemos forzado la impermanencia para intentar fijar algo en mi memoria, empezamos a estresar nuestra mente que es intrínsecamente impermanente, eso ocurre cada vez que te lamentas por “haber olvidado tu promesa” (lo cual es así por naturaleza)… ¿qué pasa a partir de este momento?

Ahora apelamos a nuestras supuestas capacidades de voluntad y fuerza para cumplir con lo pensado (otro pensamiento surcando nuestra mente).

A partir de ahora las condiciones y causas a las que estás sometido decidirán la acción en cada momento, a veces una de esas causas será el recuerdo de esa promesa, a veces no puesto que no te vendrá a la cabeza (la aparición de ese recuerdo también depende de causas y condiciones, por ejemplo ver el postit que pusiste en la nevera).

En cada caso, en ese AHORA, decidirás un curso de acción basado en las causas y condiciones de ese momento.

No es una cuestión de voluntad, sino de causas y condiciones. De hecho durante los ratos en que no tienes esa promesa en la cabeza ni siquiera aunque tuvieras voluntad y libertad podrías hacer nada ¿no? Simplemente ese hecho o promesa no está en tu mente ahora… ¿cómo vas a esforzarte por cumplirlo?

Cuando esa promesa sí esté en tu cabecita, será una influencia más en la decisión de tu curso de acción, no una garantía… Así pues notarás “conflicto” y finalmente se hará lo que las causas más fuertes determinen (por ejemplo si es más fuerte el impulso de fumar que el pensamiento de que perjudicas tu salud o de que has prometido no fumar, entonces fumarás).

El esfuerzo debido a tu creencia errónea en como funcionan las cosas te lleva a intentar repetirte una y otra vez tu promesa en la cabeza, llenas tu cabeza de pensamientos reiterados e inútiles porque realmente ese pensamiento solo sería útil en el momento de la acción y no en ningún otro momento, pero la visión incorrecta de las cosas hace que creas que así refuerzas tu voluntad.

También te lamentas de tu falta de voluntad y te auto-juzgas. Curiosamente esto refuerza la sensación de ser un Yo separado y permanente.

Sigues generando estrés, tensión y conflicto por una visión incorrecta.

La falta de visión clara de como se desarrolla cada evento y acción en el AHORA te hará angustiarte por tu falta de voluntad. Cuando en realidad no hay tal cosa.

Ni siquiera hay un “yo” permanente que sea el mismo que se prometió dejar de fumar…

Hay pensamientos, causas, condiciones y origen dependiente de la acción…


23 comentarios so far
Deja un comentario

Y encima por azar. Anda que estamos “apañaos”

Me gusta

Comentario por marcos.

No pasa nada, la vida es así para ti y para Buddha… 🙂

No tienen por qué no darse las causas y condiciones para tu realización. Para ello viven todos los Bodhisattvas…

Me gusta

Comentario por

[…] con el post de hace unos dias. A menudo nos lamentamos amargamente de nuestra falta de voluntad… Normalmente es cuando […]

Me gusta

Pingback por + sobre voluntad | Blog de 道

“Y sí, en ausencia de Yo ¿quién decide? ¿quién sostiene esa supuesta libertad de elección? Origen dependiente de la acción, es decir causas y condiciones.”

A nivel teórico, practicamente impecable, salvo por el detalle que con el ejemplo del tabaco parece que la visión conduce a una obvia e imprecisa conclusión de determinismo neuronal; pero yo vivo en una sociedad con amigos, con novia, familiares, jefe, compañeros de trabajo que demandan ciertas cosas de mí y que depositan ciertas expectativas, deseos y necesidades, a las cuales si no respondo o cumplo no puedo objetar que no se trataba de mi débil o fuerte voluntad, puesto que no hay un yo separado y por lo tanto un yo con voluntad propia, ya que tal escapismo me dejaría por inmaduro o por loco. Cualquier otra cosa, por lo menos que a mi se me ocurra, acepta las reglas de juego del plano ilusorio y con lo cual va en contra de lo aquí expuesto, con lo que ese obrar: ¿Va contra mi práctica? ¿Refuerza la idea de un yo separado o da igual lo que haga y cómo lo haga porque a fin de cuentas no existe el yo separado?

Es decir, lo que me interesa no es la prueba de la prueba de la prueba de la inexistencia o existencia ilusoria del libre albedrío y del yo, sino que ya que estamos condenados a vivir como ilusiones en un plano ilusorio qué es aquello que podemos hacer – o cómo lo podemos hacer- para insertar nuestra práctica en la vida cotidiana.

¿Se dirá que puesto que no hay hacedor no hay nada que hacer o revelar que no hay hacedor requiere de algún esfuerzo en nuestro día a día?

Un abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

Ok, entendido, disculpa si me he ido por los cerros de Úbeda, pero es que no acabo de entender lo que quereis decir ambos cuando hablais de integrar la práctica en la vida cotidiana.

Respecto al dia a dia, la propuesta de Buddha es clara: atención, con eso basta (sati). Pero no tanto atención a lo externo, como a lo interno. No hay mejor complemento a la meditación que ese.

La liberación proviene de la visión directa de los sellos del Dharma (no-ser, etc…), para ver directamente (vypassyana) hay que observar, pero no es suficiente observar el estado de vacuidad o de pensamientos sin apego que podemos obtener en meditación. Hay que observar el estado de pensamientos con apego del dia a dia, y transcenderlo, no hay nada concreto que hacer, la propia consciencia/observación realiza todo el trabajo sola, la mente se da cuenta de sus características y se adapta a ellas abandonando la ignorancia.

¿Me he vuelto a ir por las ramas?

Me gusta

Comentario por

Para nada te has ido por las ramas, mi estimado Tao.
Es más coincido plenamente con lo que dices.

Lo que no consigo entender es cómo muchos “iluminados” , y muchos de ellos de nuestro tiempo, sin estar adscritos a religión alguna, asocian el estado natural de la conciencia con una ética más o menos concreta cuando ésta nada tiene que ver con el despertar, dando por bueno (yo lo doy) tu último comentario sobre la atención/sati.

Para mi ese es el debate.

Un abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

Creo que cualquier ética impuesta desde fuera y sentida como artificial es improductiva. Sin embargo, la paz mental necesaria para ir progresando surge (entre otros factores) de mantener una actitud de coherencia con uno mismo, llámesele ética o otra cosa. Quizá el mejor nombre que se me ocurre es : integridad.

Ejemplo: da igual si según la sociedad o mi religión comer carne no es nada malo, si a mi me parece algo malo, me sentiré mal cuando la coma, ergo, es una cuestión de auto-compasión conseguir las condiciones que me permitan hacerme vegetariano y profundizar en mi propia integridad.

En cierta manera es como alinear tendencias mentales enfrentadas hasta lograr que sean un solo flujo coherente y en harmonia consigo mismo.

Eso es ética para mi en este contexto.

Me gusta

Comentario por

Creo que esto último no lo había traído a la consciencia de forma tan clara hasta ahora, así que: gracias por preguntar, Radamantis 🙂

Me gusta

Comentario por

Creo que con decir integridad está dicho todo.

Gracias a ti, Tao, por eresaelo tan claramente.

Un abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

Por cierto, aceptar las reglas de la sociedad no refuerza el yo ilusorio, por supuesto. De hecho no hay acción alguna que refuerce la idea de un yo ilusorio, solo la actitud mental, se haga lo que se haga (incluso meditar) puede reforzar la idea de un yo-ilusorio.

Es lo que en los textos de Soh y PasserBy llaman “la visión”.

Me gusta

Comentario por

Respecto al determinismo neuronal: No, claro, si parece eso es que el ejemplo era demasiado simplista. Las causas son todo: tus recuerdos, tu personalidad, la nicotina tirando de ti, una conversación con tu madre, un anuncio que ves al pasar por la tele en la que sale un pulmón destrozado, un tropezón en la calle que aparentemente no tiene nada que ver… 🙂

Un estornudo puede cambiar el curso de una guerra si se produce en el momento adecuado 🙂 Aquello del efecto mariposa es totalmente exacto en el caso del comportamiento del ser humano.

¿Cómo sería el mundo hoy si Hitler hubiera sido aceptado en la academia de bellas artes de Viena tal como deseó de joven?

Efecto mariposa.

Me gusta

Comentario por

Radamantis dice: ” ¿Se dirá que puesto que no hay hacedor no hay nada que hacer o revelar que no hay hacedor requiere de algún esfuerzo en nuestro día a día?”

Desidentificarse del hacedor a cada instante. No somos ilusiones, somos la realidad.

La ética surge de esa desidentificación. Pero hay qie considerar que nunca sabremos por que ocurren las cosas pues tienen indefinidas variables. Me a abo de acordar del título de la obra “La nube del no-saber”.

Me gusta

Comentario por raquelsuma

Hola a tod@s por acá.
Con respecto a las interesantes cuestiones que plantea Radamantis, osease:

“yo vivo en una sociedad con amigos, con novia, familiares, jefe, compañeros de trabajo que demandan ciertas cosas de mí y que depositan ciertas expectativas, deseos y necesidades, a las cuales si no respondo o cumplo no puedo objetar que no se trataba de mi débil o fuerte voluntad, puesto que no hay un yo separado y por lo tanto un yo con voluntad propia, ya que tal escapismo me dejaría por inmaduro o por loco”.
Sobre esto, en mi experiencia, se ha ido produciendo una “selección natural” en mis relaciones, y actualmente hay poquitas personas, pero bien allegadas y afines.
Por lo demás, la sociedad, las expectativas y paranoias que otros puedan proyectar sobre mí, mayormente “me traen al pairo” en mi fuero interno, aunque pueda ser más o menos diplomático si se produce la comunicación o la interactuación con quienes tienen enfoques vitales diferentes (ni buenos ni malos).
Por cierto, a la postre, corté directamente toda relación insustancial con quienes me prejuzgaron en el sentido que tu comentas: “inmaduro”, “loco”, etc. “Cada loco con su tema”, dicen, y prefiero la “locura que todo lo cura” a la locura convencional y “normal” cuyos frutos todos vemos en los telediarios, en los hospitales, en los palacios y parlamentos, y en las esquinas, callejuelas marginales y en los metros por las noches…

“Cualquier otra cosa, por lo menos que a mi se me ocurra, acepta las reglas de juego del plano ilusorio y con lo cual va en contra de lo aquí expuesto, con lo que ese obrar: ¿Va contra mi práctica? ¿Refuerza la idea de un yo separado o da igual lo que haga y cómo lo haga porque a fin de cuentas no existe el yo separado?”
Depende de qué práctica, claro.
Si uno está expuesto a un ambiente y a unas conductas, conversaciones o afirmaciones egoicas-dualistas, pues eso puede ser oportunidad para ejercitar el desapego y tu propia lucidez, o bien puede suscitarte el dudar de nuevo o bajar tu ánimo y ofuscarte en ese ambiente vibracional.

“Es decir, lo que me interesa no es la prueba de la prueba de la prueba de la inexistencia o existencia ilusoria del libre albedrío y del yo, sino que ya que estamos condenados a vivir como ilusiones en un plano ilusorio qué es aquello que podemos hacer – o cómo lo podemos hacer- para insertar nuestra práctica en la vida cotidiana”.
Lo de “condenados a vivir como ilusiones en un plano ilusorio” es por supuesto sólo una manera de verlo, con marcado tinte dualista-aflictivo, como es obvio.
Si tu práctica consistiese solamente en estar lúcido, insertar dicha práctica en la vida cotidiana sería de lo más fácil (y practicarla de modo efectivo podría volverse de lo más difícil, en ciertas situaciones o fases, jajajjaa).

“¿Se dirá que puesto que no hay hacedor no hay nada que hacer o revelar que no hay hacedor requiere de algún esfuerzo en nuestro día a día?”
Por mucho que no haya algo que exista inherentemente como un hacedor, en la apariencia cada ser o cosa virtual “hace” siempre su función, quiero decir, aparentemente los manzanos dan manzanas y no peras, las aves vuelan y no reptan, los políticos manipulan a su interés y no representan, etc, etc.
Así, cada persona, con su propio, complejo y virtual “programa” o condicionamiento, va a “hacer” en cada momento aquello que “por naturaleza está previsto”, aún cuando esa persona crea que no, o piense que está equivodaca o que no se conduce como debe, etc, etc.
Entonces, para mí no se plantea una “elección” (ni “no elección”) en todo esto. Sucede lo que sucede y como sucede… podría decirse.

Cláusula sanitaria: “I don’t give a fuck for all these words I said”.
😉

Me gusta

Comentario por Freeman

“Si uno está expuesto a un ambiente y a unas conductas, conversaciones o afirmaciones egoicas-dualistas, pues eso puede ser oportunidad para ejercitar el desapego y tu propia lucidez, o bien puede suscitarte el dudar de nuevo o bajar tu ánimo y ofuscarte en ese ambiente vibracional”

Es una buena manera de resumir la complejidad del asunto.

Todo este tema me recordó el cuento de los monjes y el caracol:

http://www.nueva-acropolis.es/filosofia/310-humor/13536-cuento-taoista

Gracias por tus palabras, Freeman

Me gusta

Comentario por Radamantis

Es curioso que una elección que es dual en sí, elección que hacemos entre oportunidad para desapegarnos o apegarnos a la situación, pueda hacernos salir de la dualidad. Tal y como yo lo veo lo que vivimos está ya permitido en el nivel de creación. Igual que la conciencia elabora el sueño, la conciencia elabora la vigilia aunque en una complejidad mayor pues hay más de un sujeto. Es al ego al que le interesa el desapego. Pero quizás el apego a la situación es el que resulta en la acción justa desde una perspectiva global.

Más bien se necesita desidentificarse con el personaje. Ver quién eres realmente. Y ello no es una acción, no se trata de lo que haces sinó quién crees que eres. Sólo puedes ser libre de la acción no siendo el hacedor. No hay hacedor.

Así la practica no es una acción en el.exterior es una perspectiva en tu interior un recuerdo de lo que son solo creencias.

Me gusta

Comentario por raquelsuma

… Hola Raquel … ¡Así es! … Tan curioso como ver que es necesaria la “Dualidad” Hombre-Mujer para poder dar fluidez y continuidad a la existencia mediante el surgimiento de un nuevo Ser, el cual a pesar de la “Dualidad” de origen deberá poseer a su vez una identidad Unitaria de Hombre o Mujer … En lo particular, creo que todo es fruto de la Trinidad o Expansión de la Unidad (expansión ésta en la cual nos encontramos inmersos, de la que formamos parte y de la que somos reflejo), donde además se encuentran en combinación conjunta tanto la Dualidad como la Unidad … ¿Qué esto puede llegar a constituirse en si mismo en algo Inconsistente e Imparmanente?… ¡Claro que sí! (para nuestro entender) … porque ¿De que otra forma podría ser Permanente la Existencia sino existiese tal Inconsistencia o Impermanencia en el seno de su Ser?, ¿No hay algo de sentido en esa contradicción? … Si algo tiene sentido y a su vez es contradictorio es que esta vivo … Ummm, por eso sé que sabrás comprenderme así esté equivocado … 🙂 … Un Abrazo …

Me gusta

Comentario por El Agua China'o

Dualidad y Unidad son solo conceptos y palabras que son útiles para trascender la dualidad que es un producto de la mente finita. La dualidad es como ve la mente el mundo. Es totalmente una ilusión. Solo hay un Ser aunque siquiera ser le puede definir de ahí lo de no-dos. La manifestación es Él. aEstamos de acuerdo que una ilusión solo puede basarse en la incongruencia pero eso si gracias a la congruencia de lo Real.

Me gusta

Comentario por raquelsuma

“Es curioso que una elección que es dual en sí, elección que hacemos entre oportunidad para desapegarnos o apegarnos a la situación, pueda hacernos salir de la dualidad”.
Es que no es el caso, Raquel, si te fijas bien, la cuestión no se ha planteado en esos términos, y ya anteriormente se dejó clara la apariencia de toda “elección”.
Por lo demás, toda vez que hablamos de personas, prácticas, desapego o cualquier otra cosa, lo estamos haciendo en clave relativa (incluso cuando tratamos de lo absoluto, etc, y parecemos hacerlo en clave no-dual) pues el lenguaje -dualista y aparente como todo fenómeno- no da para más.

Es por eso que no veo contradicción con el mensaje que luego expresas.
“Más bien se necesita desidentificarse con el personaje. Ver quién eres realmente. Y ello no es una acción, no se trata de lo que haces sinó quién crees que eres. Sólo puedes ser libre de la acción no siendo el hacedor. No hay hacedor”.
Comparto el sentido al que apuntas con esas palabras. 🙂

Y ahora, puesto que gustas especialmente del vedanta advaita, te comparto aquí 4 significativos versos del Katha Upanisad (magnífico) que estuve estudiando ayer.
Pertenecen al Canto I de la Segunda Parte de dicho Upanisad.

Verso 10. Lo que está aquí, está allá. Lo que está allá, está aquí. Quien ve diferencias va de muerte en muerte.

Verso 11. No existe diversidad en ninguna parte. A esto se llega a través de la mente purificada. Pero el que sigue viendo diferencias aquí, va de muerte en muerte.

Verso 14. Como el agua de lluvia que cae en la cima de la montaña, desciende luego en todas direcciones por las colinas, así quien ve diferentes cualidades corre tras de ellas extraviado.

Verso 15. Igual que el agua pura, al verterse en agua pura, llega a ser una con ella, así (…) llega a ser el Ser de quien reflexiona y comprende.

😉

Me gusta

Comentario por Freeman

No se puede hablar de otra forma que relativamente, pero el objetivo creo que es el de saber quiénes somos . Hablo en términos advaita pero tambien espero que se entienda de forma relativa, creo que expresaría parecido si mi terminología fuera budista. Para mí la práctica es de instante en instante.
Si se deja claro la apariencia de la elección ¿por qué hacer concesiones?
Gracias por los versos

Me gusta

Comentario por raquelsuma

En rigor, desde que se abre la boca para pronunciar una palabra o se pulsan las teclas para escribir ya estaríamos haciendo concesiones.
Así como, del mismo modo, desde el momento en que aparecemos sobre el escenario de la vida fenoménica ya estamos actuando en esta obra virtual, en este teatro cósmico. Algunos actuarán sobriamente -incluso sin decir palabra-, otros lo harán expresivamente, como “sobreactuando”, pero todos, absolutamente todos estarán actuando. Así “nosotros”.
Mas lo importante, en esta apariencia de maduración de conciencia y florecimiento de la lucidez no-dual, es permanecer en el apercibimiento del Sí impersonal, sin identificarse con el personaje ni con el papel, mientras se actúa o se habla o se escribe…

PD: me alegro que te gustaron los versos, Raquel-Freeman 😉

Me gusta

Comentario por Freeman

Así es, Raquel.

Está implícito en la cuestión desde el principio. Los demás, aquellos por los que existe la ética, me recuerdan constantemente quien creo que soy en lugar de lo que soy realmente.

Un abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

La diferencia es muy sutil, otra manera de expresarse es y cito a Swami Satyananda (www.advaitavidya.org), “Si quieres aprender algo, aprende a ver al Absoluto en el otro”.

Creo que en la práctica hay que afinar mucho.

En la contemplación de lo Sagrado, no queda espacio para las dudas éticas o morales. Es como se manifiesta la actitud interior de devoción y comprensión. Pero no puede fingirse. Las dudas de la mente son un espejo de nuestra ceguera. La seguridad de mente con un corazón pleno de amor es una prueba de nuestro despertar.

Le gusta a 1 persona

Comentario por raquelsuma

Gracias a ti Radamantis, por darle tu aporte de vidilla al blog. 😉
Muy bueno el cuento de los monjes y el caracol, vivimos en la paradoja…

Me gusta

Comentario por Freeman




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: