El blog de 道


¿Qué significa libre?
17/02/2014, 5:51 pm
Filed under: Reflexions | Etiquetas: , ,

Libre albedrío de nuevo ¿tenemos o no?

Otra forma de plantearlo, ¿qué significa para ti la palabra “libre” en este contexto?

En función de eso obtendrás una respuesta u otra:

Opciones

Hay quien que contesta “decidí qué desayunar esta mañana, claro que soy libre podría haber elegido otra cosa”

En ese caso libre significa la existencia de opciones. Es decir que si a tu gato le pones dos tipos de comida, obtiene libertad ¿?… Es una forma de verlo… pero no hemos demostrado que puedas elegir otra cosa más que la que elegiste dentro de las opciones disponibles… De hecho hay estudios interesantes de como se “nos induce” a elegir un producto sobre otro y luego como justificamos esa decisión como si “fuera nuestra”.

Sensación de

Otras veces se dice “yo siento que elijo”

En este caso libre significa “sensación de ser libre”, nada más. No significa que esa sensación sea cierta…

No coacción

Hay gente que dice “nadie me obliga a hacer X o Y, yo elijo”

En este caso “libre” significa “no coaccionado externamente (por otra persona)”. Pero ¿podrías haber hecho otra cosa?

Razones y análisis

Hay gente que dice “yo elegí X por tal y tal razón, por eso soy libre”.

Este es el caso más peculiar porque justo estamos diciendo lo contrario que ser libre, es decir que lo que movió tu decisión fueron hechos externos más o menos objetivos… tu elección entonces se ve solo como “el análisis de esas razones”. Como analizaste tú, concluyes que eres libre en tu elección, ¿podrías haber analizado de otra manera? es más ¿analizaste antes de elegir o hubo elección y luego lo justificaste? (de nuevo hay interesantes experimentos científicos al respecto)

La duda

Un razonamiento que no se suele usar y que creo que es muy interesante es “soy libre porque dudo”. Sí, en los momentos de duda es en los momentos en que se tiene la sensación de que quizá elijo, en el resto no tanto, simplemente “uno va haciendo…”

Pero ¿la duda demuestra libertad o simplemente que hay dos tendencias muy igualadas en fuerza y que van en direcciones opuestas? (por ejemplo levantarme del sofá e ir al gimnasio o quedarme…) una especie de lucha de fuerzas internas que se resolverá en su debido momento…

Observa como cuando se transmite una sensación más fuerte de “elección personal” porque dudas, normalmente se transmite también una forma de angustia, debido precisamente a la creencia en la separación del resto del universo.

Curiosamente, en la tradición zen primigenia, los momentos duda eran sancionados por el maestro (a veces con un golpe) porque mostraban a las claras que el sujeto no estaba en “el estado natural”.

Desde la Tribuna, el maestro dijo:

– En el montón de carne roja hay un Hombre Verdadero que no tiene rango y que incesantemente sale a través de las puertas de los sentidos. Aquellos que todavía no lo han reconocido, ¡miren, miren con atención!

Un monje dio un paso adelante y preguntó:

– ¿Qué es el Hombre Verdadero sin Rango?

El maestro descendió del cojín de la meditación, agarró (al monje) y dijo:

– ¡Habla, habla!

El monje dudó. El maestro lo soltó y dijo:

– ¡Qué palo-de-mierda es este hombre sin Rango!

Entonces se retiró a su alojamiento.


28 comentarios so far
Deja un comentario

vale, no existe el libre albedrío, (ni la silla). Pero tampoco lo contrario, no? quiero decir, no estamos obligados a nada por nada ni nadie, simplemente, los fenómenos ocurren. los animales tampoco tienen libre albedrio. el tigre come cada dia (eso espero), esto es algo que ocurre y sobre lo que el tigre no tiene control. ¿no? tampoco le obliga nada ni nadie.

Me gusta

Comentario por marcos

Eso es. Liberados del antropocentrismo habrá que admitir que tenemos el mismo libre albedrío que un tigre. Solo eso.

Me gusta

Comentario por

Muy buena entrada. Y muy buena cuestión. Si opino sobre ella soy libre de opinar, o estoy condicionado? Y si no lo hago? Y si dudo? Quizás la libertad sólo puede venir del “no planteamiento”. Quizás sólo somos libres hasta que nos lo planteamos… quizás no… Un abrazo 🙂

Me gusta

Comentario por Maikeru Tenshi

Míralo así, ¿de donde podría venir esa libertad? ¿cual es su mecanismo u origen? si una decisión es realmente LIBRE de TODO condicionamiento entonces tiene otro nombre: AZAR

No existe el punto medio entre “estoy libre de todo condicionamiento pero no decido al azar”, porque si no hay condicionamiento alguno ¿en base a qué decidirías sino es el azar?

Entre el condicionamiento y el azar no cabe nada, no cabe el libre albedrío, sorry…

Me gusta

Comentario por

Bueno, estás entrando en otro tipo de discurso… El azar es, bajo mi punto de vista, una incógnita a la que le damos una “clase”, por lo que el azar sólo es algo que ignoro, o no puedo explicar. También está claro que el condicionamiento está ahí siempre, hagas lo que hagas. Pero mi planteamiento anterior no se basaba en estos términos, sino en otros. Si no me lo planteo soy tan libre como un tigre. Pero un tigre sabe que está condicionado??? No. Por eso se siente libre.
Libre es el que ignora que hay condicionantes. Bajo este punto, la libertad es total. También podíamos darle la vuelta y decir que todos los seres son libres y sólo no lo somos los seres humanos por que creemos que estamos condicionados 🙂

Me gusta

Comentario por Maikeru Tenshi

No sé si el tigre se siente libre… 🙂 probablemente ni libre ni no libre pues seguramente no tiene pensamientos auto-referentes (sobre sí mismo). Pero entiendo lo que quieres decir… Yo no lo llamaría libertad sino “fluir” por no liar conceptos que ya bastante difíciles son en sí mismos, pero vale… 🙂

Esa es la idea… 🙂

Finalmente los seres humanos no es que sean no-libres porque se creen condicionados pues la mayoría no se considera condicionada sino libre.

Lo seres humanos son tan libres como pueda serlo un tigre (es decir, no lo son) pero no fluyen como el tigre porque como tú dices, están reflexionando sobre si son libres o no, en lugar de fluir.

Expresado así, sí que te lo compro 🙂

Me gusta

Comentario por

Vale, son… Cincuenta euros. (Siéntete libre de pagarlos…) jejeje. Un abrazo.

Me gusta

Comentario por Maikeru Tenshi

😀 Este hilo y estas entradas son épicos, de lo mejorcito que he encontrado en internet, discernimiento “a triscapellejo” y en un tono distendido y amable, de saludable intercambio. Enhorabuena y GRACIAS a tod@s.
Sigo por aquí leyendo, que no tiene desperdicio. 😉

Me gusta

Comentario por Freeman

Si acepto que no tengo libertad, entiendo que no es necesario que piense ni me cuestiones nada, simplemente me dejo llevar por el impulso del momento, o si dudo puedo tirar una moneda al aire y que el azar decida por mi. También puedo ir a un vidente y que me diga cual será mi futuro, porque independientemente de lo que haga en mi presente mi futuro esta escrito
🙂
Un abrazo

Me gusta

Comentario por kokoro

Esa reacción es habitual, no te ofendas pero es como una pataleta del ego “Yo no controlo, brrrr, ¡qué te crees tú eso!! pues voy a portarme mal”.

Pero fíjate que ironía, le dices al ego que no tiene libertad, este se enfada y lo siguiente que te dice es QUE VA A TOMAR UNA DECISIÓN (cambiar su actitud). Incoherente ¿no? 🙂 🙂 Hasta ese punto tenemos esa supuesta libertad imbuida en nuestra psyche…

Vamos que si se dan las causas adecuadas harás eso que dices, y si no se dan las causas adecuadas, no podrás…

Fíjate que hablas por ejemplo de no-pensar ¿acaso puedes no-pensar? ¡¡si no puedes dejar de hacerlo ni en las mejores condiciones posibles!!! (meditando)…

Un abrazo Kokoro.

¡Ah! Ausencia de libertad no implica futuro-predeterminado, vease principio de incertidumbre de Heisenberg (cuántica)

Me gusta

Comentario por

.
… Si hablaba, entonces era por lo que decía;
si callaba, entonces era por lo que ocultaba;
si pensaba entre hablar o callar, entonces era por lo que dudaba;
así que terminó escribiendo, manifestando sus Dilemas en Silencio: …

… ¿Como decir que somos libres cuando estamos condicionados a decirlo? …
… ¿Como decir que no somos libres cuando sin limitaciones podemos llegar a hacerlo? …

– ¿La Libertad?: “Aquello que surge de nuestras limitaciones” …
– ¿La Libertad?: “Aquello que nos hace sentir que somos ilimitados” …
– ¿La Libertad?: “Aquello que establece nuevas condiciones” …
– ¿La Libertad?: “Aquello que nos hace sentir que seguimos condicionados” …

… La Libertad es un fluir (un sin Principio; un sin Fin) …
… La Libertad, paradójicamente es eso:

… “Una eterna “Cadena” de eslabones entrecruzados” …
.

Me gusta

Comentario por Anónimo

Encontramos en el “Zhaoshou chansi guanglu”, que recoge de los tiempos en que aun existían los maestros zen, las palabras de un viejo maestro zen:

«Se preguntó al maestro Zhaozhou Congshen: “¿Cómo emplear el espíritu a lo largo de las doce horas?” El maestro dijo: “Tú estás manejado por las doce horas. Yo sé manejar las doce horas, ¿De qué horas hablas?”»

O, dicho de otra forma, parafraseando un diálogo de la película “La grande belleza”:

“La libertà non si racconta, si vive”.

Me gusta

Comentario por Roberto

Hola, en esto de la libertad, creo, también podemos hablar de dos niveles (por simplificar el discurso):

Aunque al final, en lo físico, no hay libertad alguna, en lo psíquico uno puede estar más o menos condicionado por su pasado (¡y espectativas!). Ese menor-condicionamiento puede verse como libertad, creo que a eso se refiere el texto que nos regalas.

En lo físico está tan condicionado un astro, como un tigre, como una persona, como el mismísimo Buddha. Solo hay diferencia en la complejidad de las fuerzas de acción y reacción que actúan…

Pero en lo mental, astro y tigre tienen menos capacidad de cambiar sus condicionamientos pasados que la persona realizada. ¿Por qué? Por su capacidad de ser consciente y “ver” sus condicionamientos. Verlos es poder cambiarlos (y viceversa).

Es decir que la capacidad mental del ser humano le da la posibilidad de cambiar sus condicionamientos (incluso salir del engaño e iluminarse) pero todo eso ocurre en el mundo físico y por tanto solo ocurrirá si se dan las condiciones adecuadas sobre esa persona…

No sé si me he explicado…

Por añadir una metáfora que no gustará a los egos: todos somos como robots complejos, pero algunos (las personas conscientes) tienen la posibilidad de reprogramarse y otros no o no tanto… pero, no lo olvidemos, pueden reprogramarse porque así fueron programadas (por la naturaleza)… no por ningún mérito propio 🙂 y esa capacidad potencial de reprogramarse de las personas es lo que se quiere decir cuando se dice que “todos poseemos la potencialidad para alcanzar la naturaleza búdica”.

¿Y un tigre? ¿la tiene?

¡Mú!

Gracias por tu aportación Roberto, me ha hecho escribir esto… 🙂

Me gusta

Comentario por

Lo condicionado es igual al mundo, a lo existente. Pero la liberación a la que nos invita el Buda no tiene nada que ver con lo condicionado, no tiene nada que ver con el mundo, aunque eventualmente se manifieste en el mundo. En término de Nagarjuna, si concebimos samsara y nirvana como opuestos, entonces el nirvana no existe.

De nuevo, esto de lo que hablo “non si racconta, non sta tra le cose che possono contarsi, si vive… o non si vive”

Me gusta

Comentario por Roberto

No sé nada de otros mundos ¿te apetece contarnos tu vivencia?

Me gusta

Comentario por

La liberación propuesta por el Buda no tiene que ver con este mundo, pero mucho menos todavía con otro mundo.

Lo que no se puede contar, no se puede contar… a lo sumo se puede hacer alusión a ello por alegorías, por aquel tipo de lenguaje que el budismo mahayana desarrollo con el nombre de lenguaje intencional. El sutra del diamante, por ejemplo, es un buen exponente de esto.

Yo no me atrevo a tanto, solo lo estudio, intento inspirar mi práctica allí, traduzco; por ejemplo, del sutra del diamante espero tener dentro de no mucho una traducción del mismo con comentarios de Mauricio Yusin Marassi. Mientras se pueden encontrar otras versiones por internet.

Mi vivencia no tiene sentido que sea contada, solo puede ser compartida. Lo que se puede contar carece de significado y de valor si no es compartido, vivido, experimentado. Yo puedo dar orientaciones sobre el cómo. Pero cuando las he dado, hasta ahora, normalmente la gente se hecha atrás. Se prefiere hablar, pero practicar shikantaza en serio suele asustar. Son pocos los dispuestos a sentarse muchas horas, sin espíritu de provecho, sin obtener nada desde el punto de vista del propio egoísmo… lo entiendo, duelen las piernas, el ego se aburre y se agota.

Y a mi, cada vez me apetece menos hacer propaganda de nada, lo hice en otros tiempos. Fue ridículo y me arrepiento de ello.

Me gusta

Comentario por Roberto Poveda Anadón

No fue ridículo estoy seguro, querer ayudar a otros nunca es ridículo sino admirable.

Espero poder leer esa traducción del sutra del diamante.

Un abrazo.

Me gusta

Comentario por

El proselitismo, en estas cuestiones, es siempre ridículo, cuando no deleznable… yo por lo menos fui ridículo, y espero que no deleznable… que es siempre peor 🙂

La difusión del zen/chan en China, según la leyenda, fue obra de Bodhidharma, y para ello este lo que hizo no fue otra cosa que sentarse en silencio, frente a un muro, durante nueve años…

Es decir: igualico, igualico que los supuestos maestros que pululan hoy en día por occidente (y más allá), ávidos siempre de más discípulos y de centros más vistosos :))

Convertir al mundo, a los demás al Dharma no consiste en convertir a nadie, sino en convertirse/transformarse a si mismo. Esta es en parte una de las tesis centrales del sutra del diamante: No hay nada que enseñar, ni nadie que pueda ser enseñado.

Me gusta

Comentario por Roberto Poveda Anadón

Hola Roberto, tus palabras resuenan honestidad y humildad, acerca de aquella experiencia pasada de tratar de persuadir o adoctrinar a otros, pero… ¿qué “individuo” o “persona” había “ahí” para “hacer” “algo” o “tener una experiencia” respecto de qué “otros”?, y aún, ¿cómo podría afirmarse que realmente dicha experiencia o conducta entre dentro de una “categoría” como ridiculez o deleznabilidad (o bien, encomiable y admirable, o buena-mala, mejor-peor, etc)?

Todo ello, obviamente, desde la perspectiva del sutra del Diamante (y el del Corazón, y el Lankavatara).
Por cierto, me encantaría también poder leer esa nueva traducción del Sutra del Diamante. Enhorabuena por esa noble dedicación.
Hace años para mí entrar en ese tipo de textos no me era factible, lo encontraba muy árido y apenas pasaba de lo que es el Hinayana, pero hoy en día ese lenguaje intencional toca la fibra de este cuerpo-mente. 😉

Me gusta

Comentario por Freeman

Libre a mí me evoca más el no hacer que el hacer algo. Por esonme parece tan atractivo “el no hay hacedor”. A falta de individuo no hay nada ni nadie más que el simple experimentar, vivir, actuar en el innstante eterno.

Me gusta

Comentario por raquelsuma

Eso es Raquel, ahí se reconcilian (un poco) el concepto de Anatta budista, el del testigo advaita y la idea de que no puede haber libre albedrío.

Me gusta

Comentario por

[…] ¿Qué significa ser libre? […]

Me gusta

Pingback por ¿Qué significa ser libre?

Buena entrada. Como dijo Nietzsche acerca de la voluntad:

Pero obsérvese ahora lo más asombroso en la voluntad, […] en la medida en que, en un caso dado, nosotros somos a la vez los que mandan y los que obedecen, y, además, conocemos, en cuanto somos los que obedecen, los sentimientos de coaccionar, urgir, oprimir, resistir, mover, los cuales suelen comenzar inmediatamente después del acto de la voluntad; en la medida en que, por otro lado, nosotros tenemos el hábito de pasar por alto, de olvidar engañosamente esa dualidad, gracias al concepto sintético “yo”, ocurre que de la volición se ha enganchado, además, toda una cadena de conclusiones erróneas y, por lo tanto, de valoraciones falsas de la voluntad misma, de modo que el volente cree de buena fe que la volición basta para la acción.

Me gusta

Comentario por El Buda Curioso

O dicho de otra manera, solo nuestra imaginación da categoria de “voluntad” a una acción y de “debilidad” a la siguiente…

Todas son meras acciones y ninguna de ellas tiene “más hacedor” que la siguiente, no tiene más voluntad decidir dejar de fumar, que volver a fumar…

Solo nuestros gustos y aversiones inventan la diferencia.

Bienvenido

Me gusta

Comentario por

Un artículo interesante, bien escrito y con referencias científicas:

http://www.tendencias21.net/El-yo-es-una-ilusion-que-vive-en-una-realidad-virtual_a18164.html

Por ejemplo:

Uno de los resultados más sorprendentes de estos experimentos fue la capacidad de interpretación del hemisferio izquierdo de la conducta iniciada por el hemisferio derecho.
Si se le enviaba una señal al hemisferio derecho que decía “andar”, el sujeto se ponía en marcha. Y preguntado el sujeto verbalmente que por qué lo hacía, el hemisferio izquierdo parlante respondía que iba a buscar una coca-cola, cualquier otra excusa o simplemente que tenía ganas de hacerlo.

Me gusta

Comentario por

Tremendo, tremendo… 😀

Me gusta

Comentario por Freeman




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: