El blog de 道


No mind
22/01/2014, 4:36 pm
Filed under: Cuentos propios | Etiquetas: , , , ,

Prometes que solo vas a relajarte un momento, que será una siesta minúscula.

Te sientes en ese extraño estado dormido-despierto que te regala el jet lag de la vuelta de China.

Así que te echas un momento en el sofá y lo siguiente es que abres los ojos porque suena el despertador media hora después.

Y a partir de aquí toda reflexión será posterior pues algo falla en tu cabeza.

No hay sensación de alarma, ni siquiera de sorpresa, no hay reacción alguna. Sin embargo algo no va como siempre.

No hay mente.

Ves y oyes pero no percibes absolutamente nada dentro de tu mente. La percepción externa es lo único que hay (“en el ver, solo lo visto” dijo Buddha, y no lo sé describir mejor).

No es que haya un silencio sepulcral de pensamientos como en el estado de Presencia al que ya estás acostumbrado, es diferente. La sensación es simplemente  que no hay mente o mejor que lo único que hay es lo visto y lo oído, tan íntimo a ti mismo como que no hay diferencia alguna, menos profundo que una hoja de papel, un anillo de Moebius plano, una cara sin revés. El sonido de una sola mano aplaudiendo.

Te levantas y caminas mirando todo con cierta curiosidad, no hay ninguna emoción notable a pesar de la maravilla posterior. No hay nadie que pueda maravillarse.

La experiencia apenas dura unos segundos y desaparece tal como ha venido, la mente reaparece y decides que deberías dormir más…

Más tarde reflexionas que quizá lo único que faltaba era la sensación de Ser.


3 comentarios so far
Deja un comentario

Como te he dicho hace un buen rato, ya había leído esta entrada hace unos meses. El texto o el relato me parece prodigioso, muy hermoso por lo que significa, “sorprendente” para una persona que no esté interesada en estos temas, pero no para el que escribe. Lo veo muy en la línea de otra entrada que resalté hace poco, la del horizonte de sucesos, donde literalmente no se puede ir más allá si no es que implica la disolución de la individualidad. Ese relato aún me parece más extraordinario y hermoso.
“Lo único que hay es lo visto y lo oído, tan íntimo a ti mismo como que no hay diferencia alguna, menos profundo que una hoja de papel, un anillo de Moebius plano, una cara sin revés. El sonido de una sola mano aplaudiendo”.
¿Un-Sabor? Así lo interpreto, entiendo, así me lo figuro.

Le gusta a 1 persona

Comentario por whatgoesaround

Sí, es así, esta experiencia pertenece a “un-sabor”.

En este caso ocurrió antes de que se diera el paso definitivo a “un -sabor” pero eso es bastante normal, son los “flashes” habituales que anuncian un cambio radical pero que, en ese momento, todavía no es estable.

Un abrazo

Me gusta

Comentario por

Diría que los flashes anticipativos o los saltos abruptos se dan mucho en este camino.
Abraçada de volta!

Le gusta a 1 persona

Comentario por whatgoesaround




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .



A %d blogueros les gusta esto: