El blog de 道


Experiencia, comprensión, visión, práctica y resultados (VIII)

Por Wei Yu

Ahora tras haber desviado nuestra atención tanto, volvamos al tema que nos ocupa.

Hay dos tipos de puntos de vista (con subcategorías) :

1 . Visión de la dualidad sujeto-objeto

El punto de vista de la dualidad sujeto-objeto es prevalente en todo el mundo antes de la realización no-dual. Si no has Realizado el YoSoy, esta dualidad se siente como una sensación de alienación, de separación, de distancia entre el yo como perceptor subjetivo dentro de mi cabeza mirando al mundo “exterior” en la distancia.

Habiendo realizado el YoSoy, ya no se pone en duda la propia existencia, Presencia Pura, Consciencia. No puede dejar de ser visto, porque la luminosidad es la característica incondicionada o la esencia de la mente que no se puede dejar de ver. En ese momento de realización, ya no hay ninguna duda, ya que es una realización no conceptual directa de un hecho fundamental de la realidad.

Sin embargo, debido a las manchas de la visión dualista, esta luminosidad se abstrae de otras experiencias (de percepciones sensoriales, pensamientos, etc…) Debido a la opinión de que hay un yo subjetivo u observador además de los objetos percibidos, siempre existe esta división entre yo, la consciencia de Observación, y “eso” – los objetos observados. Incluso si uno percibe la consciencia como un contenedor infinito y las manifestaciones como apariencias finitas entrando y saliendo de este fondo consciencia contenedor como las olas en el océano, siempre existe esta división entre ‘ consciencia ‘ y ‘ contenido de la consciencia’. El contenido de la consciencia aparece ‘en’ la conciencia, pero no es la consciencia. La visión de que la consciencia es un contenedor de los fenómenos, pero no es un fenómeno es una especie de visión dualista/postura que es infundada, y que en la ignorancia se toma como cierta. Esta es la división dualista sujeto-objeto. Cuando uno se da cuenta de la no-dualidad, ya no se ve la consciencia como el contenedor de fondo de las apariencias.

Sin embargo a pesar de que la atadura dualista se ha ido y ya no se ve distancia, ni separación, del interior o el exterior, sino una intimidad con todo, sin embargo, puede seguir habiendo el vínculo de la inherencia – viendo la consciencia como algo inherente (e inmutable independiente), un apego sutil a la visión de un ser subjetivo a pesar de que por lo general es visto como impersonal (de hecho probablemente visto como universal) y, además, sin división sujeto-objeto: «eso» es inseparable de, y manifestándose como, todas las apariencias.

(continua)


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: