El blog de 道


David Bohm
10/08/2013, 4:51 pm
Filed under: Fragments | Etiquetas: , ,

…the general tacit assumption in thought is that it’s just telling you the way things are and that it’s not doing anything – that ‘you’ are inside there, deciding what to do with the info. But you don’t decide what to do with the info. Thought runs you. Thought, however, gives false info that you are running it, that you are the one who controls thought. Whereas actually thought is the one which controls each one of us. Thought is creating divisions out of itself and then saying that they are there naturally. This is another major feature of thought: Thought doesn’t know it is doing something and then it struggles against what it is doing. It doesn’t want to know that it is doing it. And thought struggles against the results, trying to avoid those unpleasant results while keeping on with that way of thinking. That is what I call “sustained incoherence”.

What I mean by “thought” is the whole thing – thought, felt, the body, the whole society sharing thoughts – it’s all one process. It is essential for me not to break that up, because it’s all one process; somebody else’s thoughts become my thoughts, and vice versa. Therefore it would be wrong and misleading to break it up into my thoughts, your thoughts, my feelings, these feelings, those feelings… I would say that thought makes what is often called in modern language a system. A system means a set of connected things or parts. But the way people commonly use the word nowadays it means something all of whose parts are mutually interdependent – not only for their mutual action, but for their meaning and for their existence. A corporation is organized as a system – it has this department, that department, that department. They don’t have any meaning separately; they only can function together. And also the body is a system. Society is a system in some sense. And so on. Similarly, thought is a system. That system not only includes thoughts, “felts” and feelings, but it includes the state of the body; it includes the whole of society – as thought is passing back and forth between people in a process by which thought evolved from ancient times. A system is constantly engaged in a process of development, change, evolution and structure changes…although there are certain features of the system which become relatively fixed. We call this the structure…. Thought has been constantly evolving and we can’t say when that structure began. But with the growth of civilization it has developed a great deal. It was probably very simple thought before civilization, and now it has become very complex and ramified and has much more incoherence than before. Now, I say that this system has a fault in it – a “systematic fault”. It is not a fault here, there or here, but it is a fault that is all throughout the system. Can you picture that? It is everywhere and nowhere. You may say “I see a problem here, so I will bring my thoughts to bear on this problem”. But “my” thought is part of the system. It has the same fault as the fault I’m trying to look at, or a similar fault. Thought is constantly creating problems that way and then trying to solve them. But as it tries to solve them it makes it worse because it doesn’t notice that it’s creating them, and the more it thinks, the more problems it creates.

-David Joseph Bohm (físico cuántico)


5 comentarios so far
Deja un comentario

“Thought is constantly creating problems that way and then trying to solve them. But as it tries to solve them it makes it worse because it doesn’t notice that it’s creating them, and the more it thinks, the more problems it creates.”

La cuestión sería cómo vivir en un mundo tan dominado por el pensamiento, con el pensamiento en un nivel tan ramificado y complejo como el mismo Bohm lo califica más arriba, desarrollando un pensamiento fresco, simple y espontáneo.
O dicho de otro modo, ¿hay algún estilo de vida hoy que no suponga una renuncia al mundo que no se vea “dominado por un pensamiento que que crea mayores problemas de los que ha resuelto”?

Un abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

No recuerdo si D. Dohm lo comenta pero la gracia del asunto es que no todos los pensamientos son auto-lesivos, solo te hacen sufrir los que son sobre ti mismo. Lo que habitualmente llamamos auto-referentes o egoicos.

Incluso dentro de la categoría del pensamiento que me incluye a mi, los hay que no son dañinos.

“2+2 son 4” es un pensamiento no auto-referente, no me incluye, y es no dañino.

“Mañana he quedado con X, apúntalo en la agenda” me incluye a mi pero no es auto-referente y no provoca sufrimiento.

“Esto lo he hecho mal” es auto-referente y provoca sufrimiento.

Igualmente, me queda la duda de si hay alguna de las tres categorias que sean realmente imprescindible para sobrevivir, incluso en el siglo XXI.

Echa un ojo por aquí:

https://petitcalfred.wordpress.com/2014/02/25/el-pensamiento/

Me gusta

Comentario por

“Igualmente, me queda la duda de si hay alguna de las tres categorias que sean realmente imprescindible para sobrevivir, incluso en el siglo XXI.”

Independientemente de que seamos más exhaustivos o más genéricos con nuestra categorización del pensamiento, ésto que te acabo de citar es precisamente el quid de mi pregunta.
No creo, como bien dices, que haya que dar mucha importancia a pensamientos del tipo “3*2=6” u “hoy tengo que comprar aceite” pero los que surgen a la hora de relacionarlos con los demás no caben en esas 2 categorías ni tampoco son autoreferentes aunque son fuente de muchos de éstos.
¿Podemos manejarnos con pensamientos de las 2 1as categorías o si se quiere incluyendo a los autoreferentes no lesivos para relacionarnos con nuestra mujer, nuestro jefe, nuestros compañeros de trabajo, amigos, familiares, etc,? ¿Y para procesos como el aprendizaje, es necesario o no todo tipo de pensamiento?

“Nisargadatta decía que cuando tenía que hablar, las palabras simplemente surgían y esa es la sensación que se tiene. Lo que tiene que hacerse o pensarse, simplemente surge. Y eso nos lleva al siguiente punto ¿qué otros tipos de pensamiento hay?”

Sin duda, muy cierto. Pero también tengo muy claro que hay veces que no surge nada cuando tenemos que hablar, responder a un jefe, siguiendo con uno de los ejemplos ya mencionados, y quedarse callado no es una opción. También tengo muy claro que Nisargadatta o Krishnamurti no tenían ningún jefe ;). Parece que para los que sí lo tenemos, resulta algo imprescindible el PCC, como tú lo denominas.

Y aquí volvemos a “me queda la duda de si hay alguna de las tres categorias que sean realmente imprescindible para sobrevivir, incluso en el siglo XXI” Como ves a mi me queda más que la duda sobre esta cuestión, así que me alegra oír que estés cerca de alguna certeza en este aspecto. Te escucho atentamente.

Un abrazo

Me gusta

Comentario por Radamantis

>¿Podemos manejarnos con pensamientos de las 2 1as categorías o si se quiere incluyendo a los autoreferentes no lesivos para relacionarnos con nuestra mujer, nuestro jefe, nuestros compañeros de trabajo, amigos, familiares, etc,?

Sí. Seguro. Y aún te sobra PCC 🙂 pero no lo fuerces. Es un resultado no un objetivo. Simplemente no le tengas miedo.

>¿Y para procesos como el aprendizaje, es necesario o no todo tipo de pensamiento?

No. 🙂 Por si te sirve, soy ingeniero informático y ejerzo de ello. Tengo que aprender mucho, cada dia…

>Pero también tengo muy claro que hay veces que no surge nada cuando tenemos que hablar,

Precisamente porque hay conflicto entre pensamientos auto-referentes y operativos. Sicológicamente te dirían que te bloqueas porque “temes al jefe o a lo que sea”, no porque no tengas una respuesta. Es lo mismo.

>Parece que para los que sí lo tenemos, resulta algo imprescindible el PCC, como tú lo denominas.

No imprescindibles, pero sí inevitables. Pero ya hemos visto que no pasa nada a menos que sean auto-referentes, del tipo “la he cagado ante mi jefe”.

Desde la Tribuna, el maestro dijo:
– En el montón de carne roja hay un Hombre Verdadero que no tiene rango y que incesantemente sale a través de las puertas de los sentidos. Aquellos que todavía no lo han reconocido, ¡miren, miren con atención!

Un monje dio un paso adelante y preguntó:
– ¿Qué es el Hombre Verdadero sin Rango?

El maestro descendió del cojín de la meditación, agarró (al monje) y dijo:
– ¡Habla, habla!

El monje dudó. El maestro lo soltó y dijo:
– ¡Qué palo-de-mierda es este hombre sin Rango!

Entonces se retiró a su alojamiento.

Un abrazo Radamantis

Me gusta

Comentario por

…interesante

Me gusta

Comentario por Radamantis




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: