El blog de 道


Presencia
29/07/2013, 3:00 pm
Filed under: Descripcions | Etiquetas: , , , ,

Escribo una breve descripción del estado de Presencia a efectos de motivación aunque es discutible que estas descripciones no sean contraproducentes puesto que se puede tender la tendencia mental a intentar reproducir el estado en lugar de centrarse en la práctica.

Lo primero es decir que cuando estás en un estado de “presencia” los pensamientos no desaparecen aunque sí se reducen muchísimo.

Cuando hablo del estado de “presencia” este puede acaecer al principio mientras meditas después con el tiempo durante cualquier momento del dia (apareciendo de forma espontánea, especialmente al principio tras las meditaciones) y cuando madura del todo es permanente sin esfuerzo alguno (no es mi caso).

La sensación que se me ocurre que mejor podría describir lo que se siente respecto al pensamiento es compararlo con la audición.

Tu no puedes dejar de oir, no podemos “cerrar los oidos”.

Pero a veces estás escuchando y a veces no. A veces estás tan concentrado en otra cosa que no escuchas lo que ocurre a tu alrededor, incluso pueden hablarte y no te enteras si la absorción es muy intensa.

Pero el oir sigue acaeciendo… Incluso puede pasar que cuando salgas de tu concentración “recuerdes” que alguien te ha saludado hace unos segundos y ni le has contestado, hasta ese punto estabas desconectado de la audición ¿te ha pasado alguna vez?

Pues la sensación es justo esa.

Los pensamiento aparecen, débiles y escasos, con mucho tiempo de un silencio y paz inmensos entre ellos, pero cuando aparecen a veces ni te das cuenta y su efecto sobre tu estado de ánimo es nulo, A veces un pensamiento ni siquiera termina, a medio razonamiento o historia, lo observas, pierde fuerza y se apaga hasta desaparecer (y no te importa lo más mínimo que quería decir, recordar o soñar). A veces los observas pero a menudo de un pensamiento te llega el recuerdo cuando ya ha pasado y no le has prestado ni la menor atención (como cuando no escuchas).

Es importante entender que lo relevante no es la ausencia o presencia de pensamientos sino tu nivel de identificación con ellos. Así cuando meditas y tienes la menor reacción negativa porque sigues pensando, eso no deja de ser otro pensamiento con el que te has identificacdo y aún te aleja más de la desidentificación. Debes ver y dejar pasar los pensamientos como nubes por el cielo, sin reacción negativa alguna dado que no son problema alguno y que estén ahí es natural e inevitable.

Hay que entender que cuando se madura el estado mientras estás en él tú puedes estar totalmente activo, no hablamos de un estado que se produzca solo mientras estás sentado, cualquier estado que solo pueda ocurrir meditando tiene poco valor intrínseco, aunque pueden ayudar a clarificar tu verdadero Ser, tómalos como herramientas, nunca como objetivos a obtener.

Respecto a la Presencia en la vida diaria, por ejemplo puedes estar haciendo la compra y por supuesto no se compra al azar, la compra se ejecuta como siempre: no hace falta pensar (entendido como pensamiento consciente) para hacer todo lo que haces cada día, excepto para todo lo relacionado con el lenguaje, la argumentación y los conceptos, incluso esto último si se realiza en el estado de presencia se hace de una manera absolutamente consciente, de forma premeditada, se usa la mente como herramienta (recuerda, la mente es un gran sirviente pero un amo terrible).

Aunque es cierto que lo que con más facilidad te saca de ese estado es establecer conversaciones con otras personas que tu ego/personalidad considere relevantes, eso o pensamientos realmente absorbentes para esa personalidad. En general cuando más amenazado se vea el ego, más existe la tendencia a volver al modo de ser egoíco. El lenguaje y la sensación de falta de control son aquí elementos claves para sacarte de la Presencia vía la identificación con lo que no eres (el pensamiento que cree controlar su vida).

En el estado de presencia también, como se comenta siempre, se ve todo el mundo más brillante y limpio, los objetos se “ven” (¡cuantas cosas descubres en el camino al trabajo que has hecho mil veces!), la belleza de un árbol puede hacerte venir ganas de llorar de alegría, no ves el concepto árbol, ves el árbol y cada una de sus hojas, (ves el árbol y ves el bosque, ya no son excluyentes). Eres percepción casi pura (¡todavía casi!), nada te distrae de ver, oír y sentir, y la sensación de ser está presente pero sin la sensación de una personalidad tras ella, simplemente existir, de forma impersonal.

Durante los momentos sin pensamientos se percibe una sensación de gran silencio, incluso si hay ruido. Esta calma transmite una gran sensación de bienestar (bliss dicen en inglés pero es que a mi la palabra gozo no me gusta, tonterias de mi personalidad) que se percibe en el pecho (muy centrado, o casi a la derecha más que a la izquierda, tal como explica Ramana que el corazón espiritual está ligeramente a la derecha) y en el estómago (hara). Esta sensación es muy parecida (e igualmente intensa) a cuando estás profundamente enamorado, realmente muy, muy parecida (mariposas en el estómago dicen) y se siente esa misma alegría de ver a la persona amada pero sin ese ligero nerviosismo que suele acompañar el encuentro pues no hay objeto alguno que la provoque ni nada que alcanzar o lograr.


3 comentarios so far
Deja un comentario

Achaco al calor la agitación mental que últimamente noto desbocada y me impide “zentrarme”. Esto me desmotiva pero leer posts como este me empuja a seguir. Así que gracias de nuevo.

Me gusta

Comentario por marcos

Me tomó años entender que una mente desbocada es la mejor situación para ponderar y entender realmente que no controlas tus pensamientos, que no son tú, que tú no eres el motor de los pensamientos que son el motor de la acción y si no eres el motor de la acción…

Hace apenas unas horas he escrito esto:

http://4grandesverdades.wordpress.com/2013/07/25/meditar-el-como-comenzar/#comment-1443

Ningún maestro serio te va a pedir que suprimas tus pensamientos, eso es un malentendido, te dirán que te concentres y si aparecen pensamientos vuelvas a la concentración, simplemente, sin más, sin carga emotiva, cualquier carga emotiva surge de una identificación con ellos. No sufras porque estén ahí, todo va perfecto, cuanto más surjan y más vuelvas a la concentración, mejor. Cada vuelta a la concentración sin que ellos te saquen de quicio como si no fueran contigo es verdadero progreso no conceptual en el entendimiento de quién eres realmente.

Me gusta

Comentario por

eres brisa fresca.

Me gusta

Comentario por marcos




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: