El blog de 道


La carrera
26/04/2013, 2:27 pm
Filed under: Cuentos propios | Etiquetas: , , ,

Vas en tu coche a toda velocidad por una carretera estrecha y revirada, con el asfalto en un estado penoso. Pared a un lado y al otro un abismo.

El coche toma las curvas botando y derrapando, pasando al lado del abismo una y otra vez.

Tienes prisa, mucha prisa, llegar a tiempo es vital y vas con retraso. Si no llegas a tiempo tu vida va a cambiar, y a peor…

Contigo van tus seres queridos, tus más preciadas posesiones, todo lo que valoras en este mundo.

Te juegas la vida y todo lo que valoras en cada curva, pero no puedes parar, debes lograrlo.

Tensión y angustia, ganas de llorar de rabia y miedo. Pero debes continuar, no tienes ni un segundo para pensar cada curva se lanza hacia ti a una velocidad vertiginosa y cada vez ves el abismo más cerca.

Entonces oyes una voz en tu interior que te dice que el coche tiene piloto automático, que aunque dejes el volante nada malo va a pasar.

Se acerca una curva a la izquierda, muy cerrada, sin visibilidad, el abismo queda justo al lado derecho, el coche va demasiado deprisa, ¡no podrá coger la curva! Por el retrovisor interior mirar atrás y ves a tus seres queridos mirándote aterrorizados.

¿Te atreves a levantar las manos del volante y cerrar los ojos?

Esa, esa, justo esa, es la fe que hace falta. ¿Te extraña que sea tan raro encontrar a un ser liberado?


9 comentarios so far
Deja un comentario

Ainssssss que me he perdido..no acabo de entender la pregunta en si..

Me gusta

Comentario por Anónimo

¿La primera o la segunda? 🙂

Me gusta

Comentario por

La segunda, por supuesto.

Me gusta

Comentario por Anónimo

Si quieres llegar hasta el final, tarde o temprano el ego tendrá que rendirse, dejar de creer que controla algo, cerrar los ojos y dejar que el coche siga su camino, si este es caer por la curva estará bien y si no es caer por la curva también estará bien.

Lo paradójico es que independientemente de si cierras los ojos o no, va a pasar lo mismo, pero ¿estas seguro de ello? ¿te atreverás a creer que realmente es así y no-actuar (Wu Wei) en consecuencia?

Esta la claudicación final del ego y es equivalente a morir en vida (muerte solo del ego, por supuesto, lo que no ha nacido no puede morir).

A partir de ahí solo hay no-acción pues no hay nadie actuando.

¡Buenos dias anónim@!

Me gusta

Comentario por

¿Todavía persigues un rabo que no es tuyo?

Me gusta

Comentario por Fu Tu Wu Chi

Gracias por la aclaración, ahora veo claro el porque no te acavaba de entender, la definición o interpretación del ego para ti, es diferente a la mia; me gustaria mas la parabra consciencia.

Buenos dias K

Me gusta

Comentario por Anónimo

Nada tiene que ver ego con consciencia, sin duda seguimos malinterpretándonos.

Cuando muere el ego (llámale personalidad, pensamiento consciente o argumentativo o lo que quieras) queda consciencia, pero la consciencia pura no tiene volición.

Así pues no hace, no puede hacer. Entrar de forma permanente en la consciencia pura es equivalente a la muerte tal como la conoce el ego.

Me gusta

Comentario por

Se que nada tiene que ver un témino con el otro, pero en el relato, yo lo interpreto como tal, consciencia, si fuera consciente de que está muerto antes que que cayera al avismo, su yo estaria vivo.

Me gusta

Comentario por Anónimo

Complicado, anónima 🙂

El texto pretende ser una metáfora solamente. Una metáfora de lo difícil que es “abandonarnos” pues tememos que si nos abandonamos nos vamos a estrellar.

Hablo de abandonar como lo contrario a controlar.

El control proviene del ego, sin ego no hay control. Abandonar el ego implica abandonar toda intencionalidad de control sobre la realidad.

Cosa que parece un suicidio pero que en realidad es inofensiva pues en realidad tú nunca estuviste controlando tu vida (tú=ego en este caso).

Para travesar la barrera hacía la consciencia pura, el ego debe abandonarse, que viene a ser lo mismo que abandonar el control.

Incluso en meditación, a partir de cierto punto el problema no es controlar (por ejemplo la respiración) sino al contrario, ser capaz de abandonarse hasta que la sensación de existir desaparezca, no control.

Este es un fallo de muchos meditadores, no ver el cambio de fase del control al abadono. En realidad el control inicial es solo una fase de aprendizaje para darte cuenta de lo poco que controlas realmente, para empezar ¡no controlas ni lo que piensas!

¿Qué control puede existir partiendo de que en la raíz de la acción ya no hay control alguno!?!

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: