El blog de 道


El ladrón de cerebros
13/12/2012, 12:36 pm
Filed under: Fragments | Etiquetas: , ,

La abrumadora conclusión es que nuestros actos están muchísimo más predeterminados por mecanismos cerebrales involuntarios de lo que creemos. No tenemos dudas al afirmar que el comportamiento de una hormiga es puramente mecánico, o que una rana hambrienta se mueve sólo por instintos, o incluso que el cerebro de un gato es un órgano que en gran medida gestiona de manera automática e irreflexiva las entradas y salidas de la información. En cambio, nosotros nos suponemos libre albedrío; pensamos que nuestros movimientos no están tan predeterminados, que no somos robots al servicio de un subconsciente que se inventa ilusiones para dejarnos tranquilos creyendo que sí tenemos cierta capacidad de control. No exageremos, quizá menos de lo que nos pensamos, pero algo de libertad de acción sí debemos tener, ¿no?

Puede, pero de momento la neurociencia no lo ha encontrado.

En un muy recomendable artículo titulado «Volitional control of movement: the physiology of free will», el investigador Mark Hallett de los Institutos Nacionales de la Salud hace una revisión de todos los estudios y la bibliografía científica acumulada hasta el año 2007, y concluye que «no hay ninguna evidencia de que el libre albedrío sea una fuerza en la generación de movimiento. La sensación de libertad existe, pero no es la causa del movimiento, sino una percepción posterior. Los movimientos se generan inconscientemente, y la ilusión de voluntad llega después».

Resulta angustioso.

Un resumen de las dos opciones a considerar sería el siguiente:

a) La voluntad como fuerza generadora de movimiento: primero tomamos una decisión consciente, ésta activa los mecanismos del cerebro motor, y ellos generan un movimiento.

b) La voluntad como percepción: una serie de procesos inconscientes activan los mecanismos del cerebro motor, se genera un movimiento, y a imperceptibles instantes aparece una decisión consciente de haber tomado esa decisión.

En el caso del control del movimiento, la neurociencia está demostrando que la opción b) es la que más se ajusta a la realidad, aunque la mayoría pensemos que debe de tratarse de limitaciones tecnológicas, porque obviamente la a) tiene que ser la correcta.

Pero reflexionemos un momento desde una perspectiva más filosófica. La opción a), efectivamente, es la más lógica, pero tiene unas ligeras connotaciones dualistas; parece implicar la existencia de algo más allá de la actividad del cerebro que les dijera a las neuronas lo que deben hacer. Hoy en día esta explicación de tinte más espiritual está ya bastante descartada. Entonces, ¿nos toca aceptar que nuestras acciones están mucho más programadas de lo que nos pensamos, por todo lo que va acumulándose en el subconsciente de programación genética, experiencias, influencias sociales, aprendizaje, traumas, o estímulos subliminales? La neurociencia parece indicar que sí.

No sólo Mark Hallett aborda científicamente esta cuestión sobre el determinismo en nuestra conducta que hasta hace poco quedaba reservado a los filósofos. En el texto «La neurología de la autoconciencia», V.S. Ramachandran describe el libre albedrío como otra sensación generada por el cerebro para sobrevivir, como la sensación de unidad entre todas nuestras impresiones y creencias, de continuidad en el tiempo, o de un cuerpo propio que nos contiene.

-P. Estupinyà (El ladrón de cerebros)


10 comentarios so far
Deja un comentario

Catequesis para cazurros.

Me gusta

Comentario por Wu Qi

Creo que no te entiendo 🙂

Me gusta

Comentario por

Catequesis para cazurros.

Me gusta

Comentario por Wu Qi

Voy a vista por una placa tecnica. Cogido a dos regletas, con la chapa por debajo de los pies, busco desesperado el siguiente agarre que me acerque a la reunion. No estoy fluyendo, ojalá, estoy que me caigo. De repente intuyo un canto, flexiono un poco las piernas y tenso toda la musculatura, ejecutando un salto hacia dicho canto, jugandomela, pues si no lo es me voy a pegar un vuelo del quince. ¿no es esto libre albedrio? ¿puede haber ocasiones en que sí exista esa toma consciente de decisiones? salud!!

Me gusta

Comentario por marcos

La descripción es preciosa ¿dónde necesitas libre albedrío ahí? La lucha por la supervivencia está programada, las reacciones concretas dependen de tus sentidos, escalando apenas piensas si es que piensas (aunque no es relevante, los pensamientos también están condicionados).

Al final todo es más fácil que pensar en situaciones concretas, como dice el autor del libro, si existe libre albedrío ¿quién dice a las neuronas lo que deben decidir? porque las neuronas son maquinitas deterministas, no encontrarás nada que genere libre albedrío en tu cerebro (ni en un universo regido por leyes, dicho sea de paso).

Te ves obligado a pensar en algo más allá. Ningún problema, si esa es tu fé, pero es solo eso fé. Creencia sin pruebas.

Y encima los estudios prácticos dicen que tú cerebro dió la orden lanzar a ese canto unas décimas antes de que tú creyeras que habías decidido.

¿Qué más pruebas quieres? ¿tiene acaso alguien alguna de la existencia de libre albedrío? ¡Veámosla! No he visto ningún experimento científico que refuerce su existencia.

Pero incluso en un caso tan desequilibrado, en que la verdad es tan evidente, el ego se resiste, se resiste a creer que es una entidad ficticia, fantásmagórica, onírica…

Me gusta

Comentario por

Obviamente, cuando caigo, toda una serie de sensores se ponen en marcha para recibir el impacto, ahi no eres consciente de nada, no puedes controlar nada, y menos mal, dicho sea d paso, pues la mente consciente es torpona. Ahi hay una demostracion de que no somos quienes decidimos, de que hay una estructura que decide la colocacion de los pies,por ejemplo, basandose en la velocidad de caida, la cantidad de cuerda desplegada, en fin, un monton de parametros que es increible a la velocidad que son procesados para que conservemos los tobillos. Agradezco mucho tus aclaraciones. LLevo un año lidiando con mi ego y si, se resiste bastante, no en vano lleva 42 mandando.

Me gusta

Comentario por marcos

Correcto, es así Marcos, cuando bajas de una via en la que has estado concentrado al máximo notarás si has entrenado tu capacidad de auto-observación (una utilidad más de la meditación) que no han habido apenas pensamientos, que todo ocurre y punto. Tu cuerpo está perfectamente capacitado para hacer todo sin esa vocecilla interna, que probablemente no es más que un malfuncionamiento del sistemas que nos permite hablar. Se ha sobredimensionado tanto que no para de hablarse a sí mismo igual que un loco (la diferencia con el loco es que él lo hace en voz alta y sobre temas obsesivos, nosotros sobre un poquito de todo y solo a nosotros mismos). Ese ego no son más que pensamientos sin apenas nexo, ni sentido. Si te sigues auto-observando durante el dia, intenta ver qué pensamientos te están siendo útiles en el momento que aparecen o simplemente no lo son en absoluto, descubrirás que la mayoría no lo son.

Me gusta

Comentario por

Sumamente interesante incursión científica en el asunto del libre albedrío-determinación, pese a que -si bien desafía con fundamento algunas suposiciones convencionalmente aceptadas- incurre no obstante en otras suposiciones, como la de dar a entender que “la actividad del cerebro” es la que “les dice a las neuronas lo que deben hacer” , dando por sentado -sin más- la existencia inherente o absoluta de algo llamado cerebro y de algo llamado actividad cerebral, etc, etc.
Por otro lado, obviamente, estos científicos (o tal vez únicamente el autor del artículo, P. Estupinyà) parecen inclinarse o adherirse incluso al determinismo.
En cualquier caso, un paso que llevará a otros más desafiantes. 😀
Tiempos estos fascinantes para la consciencia.
Un abrazo.

Me gusta

Comentario por Freeman

Bueno, es un científico, por ello usa hipótesis de la ciencia.

En todo caso quisiera concretar que el determinismo es imposible si aceptamos el principio de incertidumbre cuántico (Heisenberg), no creo que el autor de ese texto ponga eso en duda.

No es lo mismo ausencia de libertad que determinismo, aunque suene paradójico.

La incertidumbre cuántica viene a decir algo así como “nunca podrás conocer/predecir el futuro con precisión” luego no lo puedes determinar.

La ausencia de libre albedrío dice “nunca habrá entidad alguna que decida nada sobre el curso del universo” luego no lo puedes dirigir…

Esas dos cuestiones sumadas son la visión más razonable del universo que se me ocurre, lo que no sabría es como llamar a esa teoría 🙂

Me gusta

Comentario por

La incertidumbre cuántica viene a decir algo así como “nunca podrás conocer/predecir el futuro con precisión” luego no lo puedes determinar.
La ausencia de libre albedrío dice “nunca habrá entidad alguna que decida nada sobre el curso del universo” luego no lo puedes dirigir…
Esas dos cuestiones sumadas son la visión más razonable del universo que se me ocurre, lo que no sabría es como llamar a esa teoría 🙂
——-
😀 Qué bueno que las formulaciones más atinadas de lenguaje intencional sobre la naturaleza de la realidad llegan a convertirse en un koan que lleva a que la mente pensante colapse y haya algún tipo de samadhi o, en todo caso, más aceptación, contentamiento y fluidez.
(pero luego el guna sattva, que hace que a este cuerpo-mente le encante recrearse en la indagación y el conocimiento, lo vuelve a meter a uno en la “cháchara” mental. Bueno, está ok y está ok, ni bueno ni malo, “me” digo, eso entra dentro del papel que de momento le toca a este personaje).
Namasté 道

Me gusta

Comentario por Freeman




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: