El blog de 道


La anomalía
26/11/2012, 1:36 pm
Filed under: Contes | Etiquetas: ,

Sri Maharaj Nisargadatta, me inclino a sus pies e imploro su atención, vengo de muy lejos solo para verle y oírle, tengo la esperanza que usted pueda poner fin a mi búsqueda, que en su gran sabiduría me sepa decir quien soy.

Yo solo sé que soy una anomalía, quien sabe si soy único o existen otros como yo. Los he buscado sin encontrarlos.. Le explico todo esto con la esperanza de que usted que ve las cosas tal como realmente son pueda ayudarme, pueda dar un sentido a mi vida, pueda explicarme qué soy. No hay muchas personas a quien les haya confesado mi secreto.

No puedo empezar por el principio porque no lo recuerdo. Por alguna razón no puedo recordar cuando nací, ni recuerdo a mis padres, no recuerdo familiar alguno, ni siquiera cual es mi país de origen, a veces me vienen flashes de memoria de épocas algo pretéritas, recuerdo vagamente personas o lugares y me veo a mi mismo en el pasado. Pero no sé si son recuerdos reales o sueños, mi memoria es débil y con claridad no se extiende más allá de unos pocos años, lo demás son retales de vida, que apenas sé con seguridad si acaso me pertenecen o quizá no son ni mios. No podría asegurarlo, es más siento que no tengo nada en común con la persona que aparece en ellos, ¿cómo podría ser yo? Quizá son solo sueños, fantasías… pero dudo…

De vez en cuando me he encontrado con alguna persona que afirmaba haberme conocido, yo no lo recordaba, no podría asegurar que fuera cierto. En esos casos siempre he huido de esa persona o bien silenciado su testimonio de una manera u otra por vergüenza. Me aterra descubrir una y otra vez que olvido casi todo mi pasado.

¿Acaso uno tiene vida si no puede recordarla? ¿Acaso uno es alguien si no tiene pasado?

Al final mi vida es una continua huida. No puedo apegarme a nadie por mucho tiempo pues mi secreto es descubierto en pocos años, mi anomalía me condena a la soledad, o al menos a compañías eventuales, amistades o amores que duren no más de unos años.

Mis escasos recuerdos contienen como raíz la necesidad de la búsqueda, de entender quien soy y por qué soy diferente de los demás, por qué recuerdo tan poco y de forma tan fragmentaria. Si algo estructura mi vida y mis recuerdos es la búsqueda del significado de quién soy, y por qué me ocurre esto a mi.

Siempre me acompaña el extraño sentimiento, quizá provocado por mi débil memoria, de que yo no he nacido y no voy a morir. Leí en occidente un libro donde usted decía justo eso de sí mismo, y mi búsqueda incesante me ha llevado a recorrer medio mundo, a invertir en este viaje dinero y tiempo, para llegar hasta usted y preguntarle ¿quién o qué soy yo?

Siento que soy diferente, ya no me preocupa mi cuerpo ni mi supervivencia, es algo que doy por sentado, más una condena que una suerte. Como usted no siento que vaya a morir y los hechos del mundo no me interesan. Quiero poner un fin a esto pero no sé como, no entiendo la razón de mi situación y no sé como solventarla, sufro un hastío infinito por cualquier experiencia que pueda vivirse pues siento que ya las he vivido todas a pesar de que apenas recuerdo nada.

Finalmente callo y Sri Maharaj guarda silencio, me mira profundamente con curiosidad, al momento un anciano que se sienta a su izquierda me dice “Yo le conozco a usted, le he visto antes”.

Yo contesto más triste que sorprendido “¿Acaso nos conocimos en el pasado y lo he olvidado? ¿cuándo estuve yo en la India?

“No, no nos conocemos personalmente, pero sígame”

Me toma de la mano y me saca del ashram de Sri Maharaj llevándome por un caos de callejuelas. El gentío, el ruido y el veloz caminar me marean y me hacen sentir como en un sueño, en mi mente giran mil presagios y me siento desconectado de la realidad.

Me hace entrar en un pequeño templo mugriento en medio del laberinto llamado Mumbai. No podría volver a encontrarlo aunque quisiera. Tan pequeño es, que podría ser la casa de alguien pero en él hay un pequeño altar y ante él reza una modesta multitud que aún siendo escasa atiborra el espacio.

El ambiente está cargado de incienso y olor a humanidad, me siento enfermo, al borde del desmayo.

En el pequeño templo se adora la imagen de un sabio muerto el siglo pasado, nos abrimos paso entre la multitud a trompicones, alguno de los presentes me mira de forma extraña, siento que pierdo la conexión con la realidad poco a poco, que ¡yo ya he estado aquí antes! El altar contiene algunas fotos del sabio desgastadas por el tiempo, son solo tres, El anciano que me guía coge una de ellas y me la muestra, por su aspecto desgastado deben tener más de cien años.

En la foto, al lado del gurú del siglo pasado hay varias personas, algunas son occidentales, seguramente ingleses de finales del siglo XIX que se hicieron una foto con el antiguo sabio. Me señala el segundo empezando por la derecha.

No veo con claridad pero él me dice sonriendo “Es usted, no ha cambiado nada, está exactamente igual”

Su sonrisa desdentada me marea, lo veo reír tras una bruma, siento que la cabeza me da vueltas y empiezo a perder la consciencia, de nuevo me vuelven las imágenes a la cabeza y entiendo finalmente que no son sueños, veo las guerras, los romances, las culturas, las huidas, siempre las huidas y la búsqueda, siempre la búsqueda, mi último recuerdo antes de desmayarme es de una construcción gigantesca, miles de personas trabajan en ella en pleno desierto, parece… una pirámide. Pierdo la consciencia.

¿Cómo puede uno olvidar que es eterno?


1 comentario so far
Deja un comentario

Todos somos diferentes, cada uno tiene lo que yo llamo “su mundo interior “, lo que nos diferencia es que algunos no han aprendido a mirarlo. La eternidad………….una mirada al infinito.

Me gusta

Comentario por hada




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: