El blog de 道


A la caza del Yo (pag. 5)
02/05/2012, 1:44 pm
Filed under: Fragments

Así es como el concepto de la caza del Yo se convierte en un método viable.

Uno mira hacia adentro para encontrar el “Yo Soy”. Cada pocos días, semanas o meses descubre algo nuevo que cree que podría ser el “verdadero” Yo Soy: el sujeto.

A veces es la luz de la conciencia, a veces es como un espacio interno iluminado, a veces puede ser una sensación completamente basada en el cuerpo. Algunos sentirán el sentimiento de “Yo Soy” como una sensación en el área del corazón de la auto-percepción del cuerpo. Otros creen que son conscientes del cuerpo como un sentimiento visual interno, que es en realidad un objeto en el espacio imaginario y por lo tanto irreal. Descubrirán el sentimiento interno de infinito (o no infinito, limitado) de espacio interno y creen que es eso. Pero no son eso.

Uno sigue explorando con la idea equivocada de que en algún momento va a encontrar el Yo, sin darse cuenta de que es el Yo el que está buscando. El sujeto no se encontrará, porque el sujeto nunca puede convertirse en un objeto. Lo que uno descubre es que todo lo que se ve, experimenta y conoce es en realidad un objeto experimentado o conocido por el sujeto, que no se puede localizar.

Esta búsqueda puede proseguir en vano durante años, porque el Yo no es una cosa, objeto, estado de energía o cualquier cosa que se pueda encontrar o experimentar. Debes entender esto.

¿Qué hacer?

En este punto debes darte cuenta de que hay algo que es consciente de los procesos de auto-indagación. Ese “algo” es el Ser o el último observador.

Entonces, la “nueva” práctica se convierte en observar al observador, no una sensación del cuerpo o un falso yo en el espacio imaginario. Ya sois conscientes del observador, pero no de que el observador es tu verdadero Ser. Caiste en el malentendido de que el observador podía encontrar al verdadero Ser, cuando en realidad, el observador es el verdadero Ser. El “buscar” es el problema, el espectador ya está completo y en reposo.

Por tanto, únete al observador.

Para ello hay dos pasos: encontrar el observador, que es el sujeto de las sensaciones, y tratar de jugar con él para observar todas sus manifestaciones, y luego descansar en él, relajarse y dejar que el espectador observe, y convertirse solamente en el observador.
 
Cuando se entiende esto tendreis una forma clara de permanecer en el Ser: tan sólo mira hacia la sensación aparentemente interna de ver, no busques un nexo, o el vacío, o la sensación del corazón o cualquier otra sensación o experiencia. Estas son prácticas preliminares y pasos antes de descubrir al espectador. A continuación, después de su descubrimiento, húndete en el observador, el sujeto, y conviertete en el sujeto.

Esto parece sencillo, pero en realidad el mundo interior está tan lleno de pensamientos, objetos, estados, experiencias, vacíos, energías y sensaciones, que claramente la localización del “observador” no es tan fácil. Lee la “Autobiografía de un Jnani”, y podrás ver lo intrincadas que son las experiencias internas, y lo difícil que es encontrar el estado fundamental.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: