El blog de 道


A la caza del Yo (pag 2)
20/04/2012, 1:37 pm
Filed under: Fragments

Todos estos falsos Yoes tienen que ser observados, explorados y jugar con ellos, para descubrir que no son el yo verdadero, la sensación de «Yo soy» de la que habla Maharaj es el nudo del ego que conecta el cuerpo con la consciencia. Este nudo no eres tú, pero tienes que descubrirlo por ti mismo a través una experiencia directa y no sólo aprendiéndolo de otros. Una vez que ese nudo se rompe, todo lo demás es simple y claro, y este nudo se corta a través de la observación continua, entonces se descubre que ese nudo es observado por el Yo imperecedero.

La auto-indagación es un proceso continuo, un trabajo a tiempo completo, no se limita a los periodos de meditación formal. La meditación formal, practicada con frecuencia, es una gran ayuda ya que crea un gran poder de introspección.. Por supuesto, demasiada meditación hace que la mente se vuelva débil y estúpida, lo cual es un error.

La meditación formal debe ser de al menos dos períodos del día, con dos sesiones de 25-35 minutos cada una separados por un descanso de cinco minutos. Este tiempo puede ser aumentado gradualmente a tres o cuatro sesiones, de tres períodos de 25-35 minutos.

Sin embargo, los efectos beneficiosos de la construcción de ese poder de introspección durante la meditación se disiparán si el resto del día se pasa dedicado a servir al mundo. Una vez se ha aislado lo que piensas que es tu “Yo Soy”, el estudiante tiene que parar varias veces durante el día durante unos minutos, y mirar en ese “Yo soy” para tener un mejor entendimiento del mismo durante la vida cotidiana. La conciencia de uno mismo debe acabar siendo continua.

Descubrirás cambios en el “Yo soy” a lo largo del tiempo, debido a que no es el Yo real lo que estás viendo; lo que ves es sólo un objeto haciéndose pasar por el Yo.

Entonces, un día se descubre la anomalía, lo que nunca cambia, que es el sujeto de todas las miríadas de objetos. Una vez que se ve claramente, todos los objetos pierden importancia, y el “trabajo” del buscador es el de quedarse, o permanecer en ese observador, que mira, que da testimonio, aquel del que todos los objetos del mundo surgen. Es este un estado reposo. Tratar de permanecer en ese centro no supone realmente esfuerzo alguno. Lo que pasa es que la mente inquieta, con la que nos identificamos, necesita estar activa, y debido a esa identificación con la mente, “nosotros” nos activamos. Sin embargo, el Yo real está siempre en reposo, y llevando continuamente la atención de la mente al observador o testigo, esta pierde interés en ir a otra parte debido a la profunda paz que siente en ese estado de reposo.

Una vez que el testigo se descubre, hay un amplio camino a seguir para la auto-realización. Los falsos yoes desaparecen o se disipan. A partir de aquí el trabajo a tiempo completo es permanecer en ese Yo, quedarse allí, y una paz y felicidad infinitas llegarán, y sin esfuerzo llegarás a ellas durante todo el camino.

Como debe hacer esto se explica a continuación.


2 comentarios so far
Deja un comentario

Qué sepas que el “serial” mini-yo… y la caza del yo… me tiene tan enganchado, que he decidido imprimirme los textos para leermélos con mayor detenimiento… 🙂 Ya te contaré conclusiones..

Me gusta

Comentario por Pekas

Juer qué regalo de sant Jordi

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: