El blog de 道


Sobre el mini-yo (I)
21/03/2012, 1:55 pm
Filed under: Reflexions

¿Quién o qué soy yo?

Una de las grandes preguntas de la mística. Dejando aparte los conceptos místicos, incluso en textos científicos podemos leer frases aparentemente inofensivas pero realmente enigmáticas como que “el cerebro nos engaña” ¿el cerebro engaña a quién? ¿no soy yo el cerebro? ¿o soy otra cosa? ¿qué?

En el lenguaje de cada dia normalmente entendemos por “yo” al menos dos cosas muy diferentes:

1. Mi cuerpo, es decir todo YO o el GRAN YO y si creo en un alma pues también la incluyo, sería una visión a máximos, sería lo máximo a lo que podemos llamar YO, no hay nada más allá que pensemos que es parte de nosotros, ni nuestra ropa, ni nuestra familia, ni nuestras obras, por cercanas que nos parezcan… aunque en verdad casi siempre asumimos que realmente el “yo” es muchísimo más pequeño, es decir:

2. Mi otro yo, el mini-yo sería lo que llamamos también mi mente o parte de ella, es la voz que suena en mi cabeza, mis pensamientos, aquel que ve y oye, el que recuerda, el que aparecentemente decide qué hace el resto del cuerpo (al menos sus funciones conscientes., etc…), el soberano del GRAN YO. Quizá mente consciente sea la palabra cotidiana que mejor lo defina, aunque seguro que no es demasiado precisa.

Aquí, ahora nos vamos a ocupar un poco de este mini-yo.

Para empezar parece que se acerca mucho más a nuestra idea de identidad que el GRAN YO, pues todos asumimos que si me cortan una pierna sigo siendo yo, incluso si me cambian el corazón por una maquinita. Pero si me quitan mi mente consciente dejo de ser “yo”, como cuando alguien se convierte en un vegetal en coma.

Parece claro que este mini-yo ni siquiera es todo el cerebro, sino sólo su parte consciente. Sabemos que existen miles de procesos mentales no conscientes gracias a la siquiatría, neurología y sicología modernas. Luego este mini-yo, que es con el único que podemos identificarnos, es una fracción sea grande o sea pequeña del cerebro. Por eso podemos decir “el cerebro nos engaña”. En realidad deberíamos decir “parte del cerebro engaña a otra parte”. En este caso a la que nos preocupa, a NOSOTROS, es decir al mini-yo.

Tiendo a pensar que la parte del cerebro que corresponde al mini-yo es pequeña respecto al total de procesos cerebrales, es la punta del iceberg, lo cual no significa que no sea la parte más compleja del todo, algo así como el resultado final, la producción última del cerebro (¡quizá!).

De que es una parte pequeña y que es la más compleja no tengo prueba alguna, es sólo una intuición. Podría ser como cuando en un PC todos los procesos de un ordenador acaban en lo que este muestra  por pantalla. Esa parte es quizá la más compleja, el resultado final de todo el proceso oculto dentro del ordenador, pero la mayor parte de los cálculos se realizan por debajo, haciendo mil tareas de mantenimiento, cálculo, reacción, etc, para finalmente mostrar al usuario lo que quiere ver que es poco comparado con todo lo que hay por debajo, pero es lo fundamental, es el resultado final de todos esos cálculos.

Nuestro mini-yo, también es la única parte del cerebro sobre la que tenemos cierta visibilidad, es decir son los únicos procesos cerebrales que percibimos, es esa pantalla final resultado de millones de procesos mentales más complejos que nos están velados.

Pero si podemos verlo (con un poco calma) entonces veamos que contiene aparentemente esa pantalla final, ese mini-yo.

(continuará)


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: