El blog de 道


La ignorancia
05/12/2011, 2:18 pm
Filed under: Contes

Prólogo:

Cada vez me siento más convencido de que no existe maldad alguna en el mundo, sólo malentendidos, incomunicación e incomprensión, ignorancia y como consecuencia de todo eso egoismo. No sé si esta visión es excesivamente optimista o pesimista, pero a medida que se profundiza en las causas de las cosas que hacemos (empezando por uno mismo) esa realidad se me hace más evidente.

Tras una conversación con C. en pleno hospital esa idea me rondó por la cabeza una vez más y pocos dias después en el blog del robot T2C2 dí con este relato que me pareció perfecto para ilustrar la idea.

No sé quien es su autor, pero un buen zenista diría que no sabe el autor de ninguno de sus relatos o que el autor de todos es la misma realidad, por tanto no hay demasiada diferencia.

Aquí va:

Una señora estaba en la sala de embarque de un aeropuerto. Como faltaba bastante tiempo decidió comprar un libro y unas galletas. Luego, se sentó para leer. Muy cerca de ella se sentó un hombre para leer una revista. Entre ambos había un asiento vacío, donde estaban las galletas.

De pronto, la señora abrió el paquete y tomó una galleta. Inmediatamente el hombre tomó otra con una sonrisa. Ella se sintió indignada y pensó: “¡Que descarado! ¡Toma mis galletas sin pedírmelas!” Cuando la señora tomaba una galleta, el hombre tomaba otra. Finalmente quedaba una sola galleta, el hombre la tomó, con aparente desparpajo la partió en dos y entregó la otra mitad a la señora.

A la señora le pareció demasiado, frunció su ceño, cerró violentamente su libro y se dirigió al sector de embarque.

Cuando se sentó en el interior del avión, abrió su bolso y para su sorpresa, allí estaba su paquete de galletas ¡Había estado comiendo galletas del paquete del desconocido!

Lamentablemente ya era tarde para disculpas porque el avión estaba despegando.

Igual que el robot yo planteo un tercer final alternativo.

En ese tercer final la mujer realmente se dejó las galletas en la tienda, así que nunca supo que realmente comía las galletas de un hombre extremadamente generoso y mantuvo un odio injustificado durante mucho tiempo hacia ese buen hombre (supongamos que era gitano), todo ello fruto de su ignorancia y aún hoy pone esta anécdota como ejemplo de que los gitanos son todos unos ladrones (y es muy convincente puesto que es absolutamente sincera aunque equivocada).

Esta final  pienso que es el más habitual, así que, cuando te enfades con alguien, concede al menos el beneficio de la duda y ponte en lo mejor.


5 comentarios so far
Deja un comentario

El autor es Jorge Bucay, y en su relato era una estación de trenes en vez de un aeropuerto. Es una buena historia, muy real.

Saludos.

Me gusta

Comentario por Alan Rulf

Gracias Alan, nunca he sido muy fan de Bucay, algún prejuicio me limita, pero es una buena historia. Tan real como que ocurre millones de veces cada dia. 🙂

Bienvenido

Me gusta

Comentario por

Justament de judicis i prejudicis va la història de la Ignorància i els teus comentaris posteriors, que, per cert, trobo molt encertats!! 😛

Me gusta

Comentario por Totira

¡K!!! ¡Rizando el rizo!!!

Me gusta

Comentario por t2dcris

… i ja deia jo que em sonava:

http://labogeriailamort.blogspot.com/2010/12/las-galletas.html

Continuo dient que em semblen molt interessants les variacions que proposes!! 🙂

Me gusta

Comentario por Totira




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: