El blog de 道


Encontrar una solución
10/10/2011, 3:51 pm
Filed under: Reflexions

Ya se ha dicho varias veces de varias formas, nos identificamos con la parte discursiva de nuestra mente, la que mantiene ese diálogo interno casi ininterrumpido. Pero somos mucho más, incluso el mero cerebro que sólo es un órgano más, es mucho más. Eso es sabido pero lo olvidamos con facilidad.

Cuando tenemos un problema, nos angustiamos y aceleramos el diálogo interior. No paramos de hablarnos y ponernos es situaciones negativas imaginariamente, las queremos preveer para controlarlas, pero sabemos que la reacción del cuerpo ante esa imaginación es como si viviesemos esa situación negativa.

Se dice que el valiente muere una vez pero el cobarde mil, pues prevee la situación mil veces antes.

Es cierto.

El diálogo y el estrés no ayudan a fluir, no ayudan a encontrar una respuesta.

Tanto hablarnos nos impide oirnos. Y no encontramos la solución al problema.

Cuanto más nos alteramos más excitamos la parte discursiva que corre en busca de una solución que no encuentra. El problema nos atormenta conduciendo, nos impide dormir o concentrarnos en el trabajo…

Se dice que si persigues una mariposa por el campo abierto no la atraparás nunca, pero si te tumbas a dormir la siesta probablemente te despiertes con ella en la nariz.

La mente discursiva jamás ha tenido una idea, sólo sabe hablar, las ideas surgen de algún otro sitio, parecen brotar de la nada hasta la capa superficial y entonces decimos ¡sí, era eso, esa es la solución!

La sabiduría popular lo tiene claro, si se te olvida algo, deja de pensar en ello, dedícate a otra cosa y de repente, al cabo de cinco minuros ¡ah! ¡ya me acuerdo!

Es el mismo proceso.

Ante un problema, nada mejor que relajarse y acallar el diálogo interior, vete al campo a dormir una siesta. Deja de pensar en ello y se resolverá.

¿Quién lo resolvió?

A eso sólo saben contestar los más sabios.


3 comentarios so far
Deja un comentario

Doncs una gran veritat!
i a més és que ho tinc comprobadissim!
Quan he tingut un problema, allò complexe (m’ha passat molt amb temes de feina), la solució correcte ( o menys dolenta ) ha aparegut com miraculosament un cop l’he dormit, sempre…
Suposo que per això també allò de … consultar con la almohada, no?

Me gusta

Comentario por Lu

Eso mismo se observa de forma casi “espontánea” al soltar una flecha… cuanto más piensas en todas las secuencias para conseguir una buena suelta… ( posición, apertura, anclaje, preapuntado, respiración, bla..bla…bla… ) más lejos del centro de la diana queda tu flecha… Cuando la dejas ir casi sin pensar.. de forma totalmente “instintiva”… podemos observar com o tu acierto es mayor… 😉

( Me ha encantado lo de la mariposa.. ) 😉

Me gusta

Comentario por Pekas

Lu, creo que es la primera vez que comentas por aquí ¿no?

Bienvenida

El sueño y la meditación tienen muchos puntos en común, da que pensar.

Respecto a las flechas, el Advaita vedanta (es lo que estoy leyendo estos dias) dice, entre otras cosa, que Tú no eres el “que hace” sino que las cosas son hechas. Tú eres sólo el observador, es un concepto interesante y que me ha atrapado porque a menudo he tenido esa sensación en estados meditativos en la vida diaria. Si lo consigues, eres capaz de ver tu cuerpo actuando y Tú meramente observando,

Me pregunto a donde lleva todo eso. 🙂

Salut!

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: