El blog de 道


Dos experimentos mentales
14/09/2011, 12:31 pm
Filed under: Fragments

Existen dos experimentos mentales muy sencillos, al alcance de todos y que ayudan a entender algunos conceptos zen o budistas de forma práctica.

El primero consiste en elegir un objeto, por ejemplo un cuadro e intentar observarlo durante un minuto sin pensar en nada. Ponte una alarma para saber cuando ha pasado el minuto, se te hará largo. Cuando acabes intenta recordar en cuantas cosas has pensado. Serán bastantes. ¿No habíamos quedado en no pensar en nada?

Este experimento nos certifica, como poco, el mínimo control que tenemos sobre nuestra mente. La mente discursiva es un caballo desbocado que no para, por mucho que quieras. ¿Lo que piensas es útil en ese momento? ¿es constructivo o positivo? ¿tienes control sobre ello? ¿o es, en el mejor, de los casos una merma de energía casi constante?

Experimento segundo: deshazte el cordón de un zapato, ahora busca algo que te resulte muy interesante para leer, para facilitar el ejercicio, mejor que sea en esta pantalla. Ahora mientra lo lees átate el zapato. ¿Todo bien? ¿has entendido lo que leías? Sí, claro. ¿te has atado bien el zapato? Perfecto, eres un crack.

Ahora dime, ¿dónde estaba tu mente? ¿tú YO? Eso que crees tan real, ¿en tu zapato o en el texto?

Probablemente creas que en el texto, no seré yo quien te lleve la contraria, pero entonces ¿quién ataba el zapato? ¿hay dos yo’s? ¿se ató sólo el zapato? ¿las manos solas ejecutaron?

De estos dos experiementos podemos deducir varias cosas, todas ellas relacionadas con el concepto del yo: que no controlamos nuestros pensamientos, que la mente no es una unidad sino algo mucho más complejo, que nuestra atención es deficiente, que “algo” es capaz de hacer por nosotros incluso cuando estamos “en otro sitio”, etc…

Ahora quizá te suene menos metafísico o ridículo cuando leas que los budistas dicen que el concepto de yo es una ilusión, que somos esclavos de nuestros pensamientos, que se puede “hacer sin pensar” o muchas otras cosas “sin sentido”… 🙂


2 comentarios so far
Deja un comentario

Mi mente consciente estaba en el texto.

Atarse el cordón de un zapato es una tarea que tenemos automatizada. Haciendo un símil informático, se podría decir que es una tarea que ejecutamos en background:

$ atarzapato.sh &

Seguro que si le planteas ese experimento a alguien al que le acabas de explicar como atarse un zapato, sería tan consciente del texto que está leyendo como de la acción de atarse el cordón. Lo más probable es que tuviera que acabar haciendo una acción después de la otra, de lo contrario sólo conseguiría poner toda su atención en el cordón del zapato y leería el texto de manera mecánica, sin enterarse de lo que está leyendo, como cuando estás leyendo y te empiezas a quedar dormido y al cabo de un rato te das cuenta de que llevas dos páginas leídas pero no sabes lo que has leído 😉

Me gusta

Comentario por oscar

Correcto, tu mente consciente estaba en el texto. ¿Y el otro? ¿eras tu o no? Si nos identificamos con nuestra mente consciente en exclusiva, dejamos fuera la mayor parte de lo que llamas yo. ¿O acaso podriamos vivir sin esa parte?

¿Y cuando no hay mente consciente? Por ejemplo mientras duermes, ¿existes?

Hace poco oia por la radio a una sicologa (no un mistico rarote) diciendo que solo estamos conscientes aprox. un 10% del tiempo de vigilia.

No solo tenemos un cuerpo que nos permite hacer automatismos mientras perdemos el tiempo en ensoaciones (a menudo previendo situaciones negativas futuras o recuerdos pasados) ese cuerpo tambien puede hacer cosas tan complejas como conducir. Seguro que mas de una vez estando muy preocupado en algo te ha parecido haber llegado con el coche a casa casi sin saberlo.

Por consciente o presente se quiere decir, igual que en la meditacion el hecho de no estar perdidos en ensoñaciones sino conscientes y concentrados, focalizados la realidad interior y exterior (que al final es lo mismo).

Ese entrenamiento del zen para estar presente el mayor tiempo posible, tambien lo han heredado tecnicas sicologicas modernas como el mindfullness.

¿Que se consigue entonces? Uhm, deberias probarlo… 🙂

Gracias por comentar.

Texto sin acentos forzadamente.

Saludos desde Atenas.

Me gusta

Comentario por




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: