El blog de 道


Dāna paramita
09/03/2011, 7:27 pm
Filed under: Contes

Paseaban por la ciudad un maestro con un novicio. Este preguntó.

– Sensei, en el camino del bodhisattva, de las paramitas (perfecciones) la primera es la generosidad (Dāna) pero ¿cómo se puede ser perfectamente generoso? Aquel que da limosnas espera mejorar su karma y renacer en el cielo, el vecino ayuda al vecino para recibir el mismo trato o para que su reputación mejore, aunque sólo sea por unas gracias o un reconocimiento ¿dónde está la generosidad pura si todo el mundo espera algo a cambio de sus actos?

– Ves esa anciana, cada dia sale de madrugada a la calle para llevar comida a los gatos callejeros. Son gente pobre y su marido la riñe a menudo por ese desfilfarro. Los vecinos la odian pues afirman que con su actitud atrae animales con enfermedades y que molestan. Ninguna religión jamás le reconocerá mérito alguno por ese acto y ella lo sabe. De los mismos gatos no puede esperar nada, si intentara apenas una caricia con suerte huirían aunque una arañazo tampoco puede descartarse.

– Entonces ¿por qué lo hace?

– Los gatos tienen hambre, eso basta.


1 comentario so far
Deja un comentario

Dar sin esperar…

Me gusta

Comentario por Daniel Riera




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.



A %d blogueros les gusta esto: