El blog de 道


El oro de los tontos
21/03/2019, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

¿Puedes mostrarme algo que no haya visto antes?
Los trucos de magia y barcos piratas ya no funcionan
Renuncio a los cofres del tesoro que se mojan en la orilla
porque el oro de los tontos nunca mantiene su brillo.

¿No puedes darme algo que pueda tocar?
Enfermo de promesas de la fiebre del oro y planes con maletas vacías.
No volveré a los mapas del tesoro, ni cavaré en la arena
porque siempre pierdo todo lo que encuentro.

Sí, siempre parece que lo dejo todo atrás.
Dame tardes doradas en mayo
Dame lunas de plata que iluminen mi camino.
Y no pediré más el oro de los tontos.

¿Puedes hacerme sentir como no me he sentido en años?
Cuando nos reíamos, cuando éramos niños, hasta llorar
Cuenta las estrellas de diamantes y bebe agua cristalina
y serás más rico que cualquier hombre que viva con miedo.

Dame tardes doradas en mayo
Dame lunas de plata que iluminen mi camino.
Y no pediré más el oro de los tontos.

No pediré más el oro de los tontos.

 



Yoga de mindfulness – adquisición de prajna – experiencia personal ajena
19/03/2019, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Mi querido SS, del otro lado del mundo me envia este mensaje que creo que puede ayudar a reflejar una fase de nuestra práctica. Probablemente podría mapearse al yoga de mindfulness en su estadio intermedio y es una muestra muy real como ocurre la adquisición de sabiduría espiritual en el yoga de mindfulness, es decir antes de la realización de SíMismo o Yosoyidad:

Me fui de paseo solitario a la montaña por unas semanas y me dí el espacio para practicar una investigación focalizada, y uno de los pocos textos que llevé era “el factor fundamental para despertar” de tu foro, que tengo copiado a mano en unas hojas gastadas…

Qué decir K , todo se desenvuelve… No creo que nada esté en “mis” manos,

He dedicado un buen tiempo a revisar el “pensamiento” y toda esta noción de “controlador” de la experiencia, y ha habido momentos de claridad no conceptual, de una manera que antes no creo que haya sucedido, y luego bañandome en el río se cruzó este pensamiento “lo tenía y ahora lo perdí” y luego “Ahá, conque a esto se referían, ja, ja”.

Me he preguntado entonces por la naturaleza de ese “alguien” que podría “tener” algo; la idea de ser un controlador de un cuerpo es una falacia absoluta sin ningún tipo de consistencia a la más mínima investigación, al suceder esta comprensión de repente quedé un poco perplejo… “qué clase de “yo” soy entonces?, un “yo” que no mueve un cuerpo? pero esa no es la creencia cierto? la creencia es que este “yo” tiene injerencia en el cuerpo”, este yo es una idea. un pensamiento.
Así como estos, muchos momentos interesantes, ningún kensho ni nada definitivo pero creo que por fin he podido encarnar más mi propia práctica y comenzar a hacer mis propios descubrimientos, “sigue por esa línea” es lo único que sé que K me diría en esos momentos je, je.

Respecto al pensamiento, es un…. circulo, la noción de “identidad” como el pensamiento, es decir, esta idea “yo soy el que está pensando”, es un círculo vicioso, no se puede encontrar a este que supuestamente está pensando fuera del pensamiento!!!!! “y quién es ese yo?” “pues yo”, sólo ideas.

Un día el pensamiento hizo esta pregunta, “a quién le está hablando la vocecita?” y de repente se vió. a nadie!!! No hay nadie! es solo pensamientos flotando!!!! No hay un “no yo” tu jodido personaje espiritual demente (a este “santi” de acá refiero) ja ja, simplemente no hay algo que los esté escuchando!!!!! ja ja y descubrí exactamente a qué te refieres cuando dices “vipassana”, a ese “mirar” con interés.
Dices de buscar a wally, se me viene esta metáfora, es como buscar a Wally, en un libro sobre Wally, pero en una imágen en la que no hay Wally!!! todo dice que si lo hay y que si buscas más fuerte lo encontrarás, es decir, es un jodido libro de Wally!!!! Entonces en esta imagen lo buscas y lo buscas convencido de que estará en alguna parte, pero no está!!!! Cómo puede ser!!!
Es la historia de “mi” vida, el pensamiento siempre dice “yo yo yo yo”, digo, tiene que estar ahí en alguna parte, cierto? ja ja. No, no está en ningún lado.

Y luego “se fue” ja ja y el pensamiento creo rollos de alguien que lo perdió ja ja

Siento que no hay “vuelta” a etapas como las que te contaba antes en las que olvidaba por completo mi interes en la práctica.

He alargado mis sentadas a 40 minutos, ahora es realmente una actividad disfrutable. Eso sucedió cuando me di cuenta de que realmente podía olvidar mis “ideas” y mis “dudas” sobre “de qué va esto, qué tengo que hacer y cómo” y toda la pretensión de una buena sentada y etc etc, y, en vez de eso, atender a lo que sea que haya en la experiencia, como dije antes, mucho tiene que ver con los sonidos y las sensaciones. Eso aparte de las veces que practico sentadas más vipassanicas (aunque normalmente entremezclo ambas practicas en una sentada, investigo y luego me dejo ir, o al reves; siento que se refuerzan mutuamente).


Recopilatorio 2016-2018
15/03/2019, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Un lector del blog, Juan, ha realizado una tarea impresionante recopilando y categorizando (y dando formato) a las entradas de este blog de los últimos dos años y un poquito más (también incluye Dinámicas de Realización).

Son nada menos que 500 páginas.

Mil gracias, Juan.

Blog de Tao : 2016 – 2019

 



El yoga de la más alta no-conceptualidad.
13/03/2019, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Cuando el yogui que observa con el ojo de la sabiduría no capta ninguna naturaleza inherente en lo existente, entonces, para él no hay concepción de la existencia. Y también para él por tanto no hay concepción de la no existencia. Si alguna vez se ve algo existente, siendo este el caso, la concepción de la inexistencia surge por contraste con lo anterior. Pero cuando a lo largo de los tres tiempos no se capta algo existente por parte del yogui observando con el ojo de la sabiduría, entonces ¿cómo podría él formar una concepción de la no existencia a través de la negación?

De la misma manera, otras conceptualizaciones definitivamente no surgen en esos momentos para él. Debido a la penetración de todas las concepciones de existencia e inexistencia, y a que cuando hay una ausencia de malinterpretación, no existe posibilidad de eso que puede ser malinterpretado.

Este en sí mismo es el yoga de la más alta no-conceptualidad.

– Kamalasila



Hinayana, Mahayana, Vajrayana, Theravada y los tres giros de la rueda del Dharma (III)
11/03/2019, 7:07 am
Filed under: Uncategorized

Llegados a este punto hay varias formas de ver la situación:

A) El segundo giro de la rueda del dharma no puede ser palabra de Buddha luego es falso y debe ignorarse. Orientación Theravada.

B) El segundo giro de la rueda del dharma es palabra de Buddha, solo que esos textos que aparecieron más tardíamente. Orientación Mahayana.

C) El segundo giro de la rueda del dharma es simplemente la evolución espiritual razonable que se dará siempre que la doctrina no sea excesivamente dogmática (y por eso hay tercer giro y debería haber más, es una mala señal que no los haya habido en siglos).

Todos los giros son aceptados por los budistas Mahayanas, así que en realidad podríamos decir que son solo uno junto con el budismo Mahayana. Solo la corriente Theravada queda fuera defendiendo como budismo solo el primer giro de la rueda del dharma pues, y no les falta razón, no es razonable que sea una enseñanza directa de Sakyamuni.

El resto de budismos aceptan todos los giros (con mayor o menor entusiasmo, pero los aceptan).

También por eso el budismo Vajrayana (tibetano) a menudo dice que es Mahayana, no distinguen demasiado entre ambas propuestas…

Pero hablemos de ese tercer giro. En este giro de la rueda del Dharma se redefine la naturaleza búdica. Así como el segundo deriva de la doctrina Madyamika, el tercero lo hace de Yogacara o Cittamatra, la doctrina de solo-cognición.

Esta redefinición de la naturaleza búdica, no es una reversión al concepto de atman, aunque es bien fácil caer en esa visión y una forma sutil de caer en ello es a través del que se llama Budismo Shentong (o de otro vacío) que es muy minoritario y suele ser visto por el resto de budista como una desviación a tolerar más que otra cosa.

Este budismo no retorna tampoco a la visión de un atman, simplemente afirma que la naturaleza búdica, aún siendo Anatman, pertenece a “otro plano” de existencia. Mientras que la respuesta ortodoxa budista es que la naturaleza búdica es la vacuidad (Sunyata/Anatman) y por tanto no está ni aquí ni allí (no está), el Buddha es un cuerpo-mente que sabe existir completamente en esa verdad.

Lo que dice ese planteamiento del tercer giro sobre la naturaleza de Buddha, es que todos tenemos la naturaleza de un Buddha y que por tanto solo hemos de retirar “lo que sobra” para que brille y nos realicemos.

Es también en este punto cuando por primera vez se considera que la budeidad es posible en una sola vida y es precisamente por eso, porque solo hay que “retirar lo que sobra”. No hay que volverse perfecto, hay que retirar manchas.

También nace la idea de la posibilidad de “iluminación súbita” e incluso la idea de las prácticas directas, es decir aquellas que te proponen “ser un Buddha” ya, ahora mismo, las principales Rigpa (Dzogchen) y Shikantaza (Zen Soto).

Gran parte del caos espiritual budista actual parte realmente de este giro. No porque se diga nada falso, sino porque es demasiado sencillo malinterpretarlo, aunque Sunyata tampoco está nada mal en ese sentido…

Digamos que a medida que ganamos complejidad doctrinal, es más fácil malinterpretar un texto. De hecho, se afirma que cada giro de la rueda del dharma apela a un tipo de individuo en función de su capacidad mental y espiritual. Eso puede sonar a elitismo en la era del “todos somos iguales” pero no hay que descartar que pueda ser cierto y en todo caso, todos los giros de la rueda del dharma ofrecen al final el mismo resultado: “la eliminación de dukkha”.

A este último giro pertenecen los sutras tan apreciados aquí: Lankavatara y Samdhinirmocana (que por cierto, se considera el primero que nombra un “tercer giro”).

Quedará el tantrismo. En el budismo tibetano distinguen entre sutrayana y tantrayana (el vehículo basado en los sutras y el vehículo basado en los tantras) y en algunos textos al tantrayana consideran que es el cuarto giro y a veces parte del tercero.

Y creo que eso es todo.




A %d blogueros les gusta esto: