El blog de 道


Las emociones, los sentimientos y la senda espiritual (I)
20/09/2017, 7:13 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , ,

Durante unos cuantos días vamos a hablar de las emociones y los sentimientos en toda senda espiritual.

Como siempre, hay bastante lio lngüístico al respecto, el habitual caos surgido de sobre-conceptualizar usando además palabras ambigüas. Nada nuevo, ocurre en todos los ámbitos de la espiritualidad. En neurociencia han avanzado un poco más en esto, y vamos a aprovechar algo de su rigurosidad.

Empezaremos distinguiendo emociones de sentimientos.

Usaremos aquí una definición de emociones y sentimientos bastante parecida, o quizá la misma, que muchos autores neurocientíficos:

  • Emoción: es un conjunto de respuestas neuroquímicas, eléctricas y hormonales (muy rápidas) que nos llevan a reaccionar de cierta manera ante un estímulo externo o interno. Son respuestas relativamente directas de sistemas fisiológicos. Para tener emociones no hace falta más que cerebro repitiliano y límbico, la parte más primitiva de nuestro cerebro.
  • Sentimiento: es el resultado de la evaluación de una emoción o conjunto de ellas. Por evaluación quiero decir que la inteligencia se hace consciente de la emoción o emociones, y les asigna características adicionales. En el caso humano sin duda también características conceptuales. Eso permite que exista una gestión inteligente y a menudo conceptual de las emociones y en general caracteriza y explica (o lo intenta) un conjunto de emociones que ocurren en distintos momentos en el tiempo.

Para tener sentimientos, por tanto seguramente hace falta neocortex (la parte más evolucionada del cerebro).

Un ejemplo:

  • Si viendo a alguien siento mariposas en el estómago. Eso es una emoción.
  • Si tras ocurrir eso o mientras ocurre, o cuando ocurre por tercera vez, concluyo que estoy enamorado de él. Eso es sentimiento.

Se dice por ejemplo que solo hay cuatro emociones, no sé si es cierto: tristeza, enfado, alegría y miedo. Otros incluyen el asco y la sorpresa. En todo caso no más de diez.

Aunque estrictamente seguramente deberían mapearse las emociones a los neurotransmisores o hormonas que las generan y por tanto deberían haber tantas como neurotransmisores que desencadenan emociones o combinaciones inevitables de ellos (es decir, cuando dos neurotransmisones siempre se disparan juntos). No sé si hay estudios en esa línea.

Así que si buscas amor, o compasión, o envidia, o resentimiento, etc… como emociones, no las encontrarás.

Son sentimientos.

Y son sentimientos, por decirlo lo más sencillo posible, porque tratan de emociones pero añaden “algo más” a la pura química corporal. Ese algo más, por ahora dejémoslo aquí, es siempre procesado mental de un tipo u otro… ya no hablamos solo de fisiología.

En cierto artículo se afirma que se pueden describir tres mil (¡3.000!) sentimientos en lengua inglesa (aunque matizan que solo 500 son habituales)

(continua)



Las emociones, los sentimientos y la senda espiritual (prólogo)
18/09/2017, 7:40 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,

No somos máquinas pensantes que sienten, más bien somos máquinas sensibles que piensan.

– A. Damasio



Seronda
16/09/2017, 7:44 am
Filed under: Cançons | Etiquetas:

Ya no sé si merecerá la pena
partir hacia otro lugar.
Ya no sé si con esta lluvia eterna
no me habré acostumbrado a la humedad.
Yo que creí ser amable con la Luna
encontré su palidez allí en mi hogar.

En mi propio hogar.

Ya no sé si esta vez
todo está dentro de mí,
y ya no puedo escapar.

Decidí que no hay nada que perder.
Sale un tren hoy antes del anochecer.
Probaré a ser otra persona,
probaré a morir un poco y volveré.

Y me acercaré hasta aquí sólo para ver
las arrugas arañadas en la piel.

Y poder comprobar
todo lo que cambió
y todo lo que sigue igual,
y que así seguirá,

Y poder comprobar
todo lo que cambió
y todo lo que sigue igual,
condenado a no cambiar,
condenado a no cambiar.

Volveré a las noches sin dormir
y las noches sin pensar,
y las noches sin soñar,
y las noches sin sentir.

Y las noches sin pensar
y las noches sin dormir,
y las noches sin sentir,
y las noches sin soñar,
una vez más.



Una nueva aproximación científica a la consciencia (y VI)
14/09/2017, 7:29 am
Filed under: Traduccions | Etiquetas: , , ,
Estos hallazgos nos llevan de camino de regreso a Descartes. La experiencia específica de ser tú (o yo) no es más que la mejor suposición del cerebro sobre las causas de las señales de sensibilidad sensorial relacionada con uno mismo.

Hay un giro final a esta historia. Los modelos predictivos son buenos no sólo para averiguar las causas de las señales sensoriales, sino que también permiten al cerebro controlar o regular estas causas, cambiando los datos sensoriales para ajustarse a las predicciones existentes (esto a veces se llama “inferencia activa”). Cuando se trata del yo, especialmente en sus aspectos profundamente asumidos, la regulación efectiva es  más importante que la percepción exacta. Mientras nuestros latidos cardíacos, presión arterial y otras cantidades fisiológicas permanezcan dentro de límites viables, podría no importar si carecemos de representaciones perceptuales detalladas. Esto podría tener algo que ver con el carácter distintivo de las experiencias de “ser un cuerpo”, en comparación con las experiencias de los objetos en el mundo – o del cuerpo como un objeto.
Y esto nos devuelve una última vez a Descartes. Al disociar la mente del cuerpo, argumentó que los animales no humanos no eran más que “máquinas bestiales” sin ningún universo interior. En su opinión, los procesos básicos de regulación fisiológica tenían poco o nada que ver con la mente o la consciencia. He llegado a pensar lo contrario. Ahora me parece que los aspectos fundamentales de nuestras experiencias de la personalidad consciente pueden depender de la percepción predictiva orientada al control de nuestra fisiología desordenada, de nuestra sangre y tripas animales. Somos seres conscientes porque también nosotros somos máquinas bestiales – sacos de carne autosostenibles que se preocupan por su propia persistencia.

 

Anil K. Seth is professor of cognitive and computational neuroscience at the University of Sussex, and co-director of the Sackler Centre for Consciousness Science. He is also editor-in-chief of Neuroscience of Consciousness. He lives in Brighton.

Artículo completo en inglés:

https://aeon.co/essays/the-hard-problem-of-consciousness-is-a-distraction-from-the-real-one



Una nueva aproximación científica a la consciencia (V)
12/09/2017, 7:23 am
Filed under: Traduccions | Etiquetas: , , ,

De las muchas experiencias distintivas dentro de nuestros universos internos, uno es muy especial. Esta es la experiencia de ser tú. Es tentador tomar las experiencias de la individualidad por sentado, ya que siempre parecen estar presentes, y generalmente sentimos una sensación de continuidad en nuestra existencia subjetiva (excepto, por supuesto, al salir de la anestesia general). Pero así como la consciencia no es sólo una cosa, el yo consciente también se entiende mejor como una construcción compleja generada por el cerebro.

Existe el yo corporal, que es la experiencia de ser un cuerpo y de tener un cuerpo particular. Existe el yo perspectivo, que es la experiencia de percibir el mundo desde un punto de vista particular en primera persona. El yo volitivo implica experiencias de intención y de agencia – de impulsos para hacer esto o aquello, y de ser las causas de las cosas que suceden. En los niveles superiores, nos encontramos con el yo narrativo y social. El yo narrativo es donde entra el “yo”, como la experiencia de ser una persona continua y distintiva a través del tiempo, construida a partir de un rico conjunto de recuerdos autobiográficos. Y el yo social es ese aspecto de la experiencia de sí mismo que se refracta a través de las mentes percibidas de los demás, moldeadas por nuestro entorno social único.

En la vida cotidiana, puede ser difícil diferenciar estas dimensiones de la individualidad. Nos movemos por el mundo como complejos aparentemente unificados, nuestra experiencia del yo corporal se integra perfectamente con nuestros recuerdos del pasado y con nuestras experiencias de volición y agilidad. Pero la introspección puede ser una mala guía. Muchos experimentos y estudios de casos neuropsicológicos cuentan una historia diferente, en la que el cerebro activa y continuamente genera y coordina estos diversos aspectos de la experiencia propia.

Tomemos el ejemplo de la personalidad corporal. En la famosa “ilusión de mano de goma”, le pido que concentre su atención en una mano falsa mientras su mano real se mantiene fuera de la vista. Si yo a continuación, al mismo tiempo golpeo su mano real y la mano falsa con un pincel suave, puede desarrollar la sensación extraña de que la mano falsa es ahora, de alguna manera, parte de su cuerpo. Esto revela una sorprendente flexibilidad en cómo experimentamos “poseer” nuestros cuerpos y plantea una pregunta: ¿cómo el cerebro decide qué partes del mundo son su cuerpo y cuáles no?

Para responder a esto, podemos apelar al mismo proceso que subyace a otras formas de percepción. El cerebro hace su “mejor conjetura”, basado en sus creencias o expectativas anteriores, y los datos sensoriales disponibles. En este caso, los datos sensoriales pertinentes incluyen señales específicas del cuerpo, así como los sentidos clásicos como la visión y el tacto. Estos sentidos corporales incluyen la propiocepción, que señala la configuración del cuerpo en el espacio, y la interocepción, que implica una serie de entradas que transmiten información desde el interior del cuerpo, como la presión arterial, la tensión gástrica, los latidos del corazón y así sucesivamente. La experiencia de la individualidad encarnada depende de las predicciones sobre las causas relacionadas con el cuerpo de las señales sensoriales a través de los canales interoceptivos y propioceptivos, así como a través de los sentidos clásicos. Nuestras experiencias de ser y tener un cuerpo son ‘alucinaciones controladas’ de un tipo muy distintivo.

La investigación en nuestro laboratorio está apoyando esta idea. En un experimento, usamos la llamada realidad aumentada para desarrollar una nueva versión de la ilusión mano-de-goma, diseñada para examinar los efectos de las señales interoceptivas sobre la propiedad del cuerpo. Los participantes vieron el entorno a través de una pantalla montada en la cabeza, centrándose en una versión de realidad virtual de su mano, que apareció frente a ellos. Esta mano virtual fue programada para destellar suavemente rojo, ya fuera sincronizada o fuera de tiempo con sus latidos del corazón. Predijimos que la gente experimentaría un mayor sentido de identidad con la mano virtual cuando estaba pulsando de forma sincronizada con su latido del corazón, y esto es justo lo que encontramos. Otros laboratorios están descubriendo que principios similares se aplican a otros aspectos del yo consciente. Por ejemplo, experimentamos agencia sobre eventos cuando los datos sensoriales entrantes coinciden con las consecuencias previstas de las acciones y las dicotomías en la agencia experimentada, que pueden ocurrir en condiciones tales como la esquizofrenia, pueden ser rastreadas hasta anomalías en este proceso predictivo.

(continua)




A %d blogueros les gusta esto: